Foto: Euroleague

La Final Four 2017: Incertidumbre en Euroliga

Dudas sobre la celebración del evento en Estambul

La Final Four de la Euroliga es, todos los años, el mayor espectáculo de basket europeo a nivel de clubes, una cita donde se concentran los 4 mejores equipos de Euroliga de la temporada.

Todas las temporadas tiene una aceptación y seguimiento brutal entre los aficionados al basket europeo hasta límites insospechados por parte de los aficionados de los equipos allí presentes cada primavera. Sin embargo, para esta edición de 2017 la elección de Estambul como sede del 19 al 21 de Mayo puede ser un quebradero de cabeza para la organización de la Euroliga debido a los atentados que esta sufriendo la ciudad turca en las últimas semanas, poniendo en serio peligro la seguridad de Clubes y aficionados.

Ahora, con los hechos acontecidos nos preguntamos… ¿Es viable una Final Four en una ciudad en estas condiciones? ¿Esta asegurada la ciudad para un evento de esta dimensión? ¿Le es rentable a la Euroliga organizar el evento en Estambul?

Foto: Ara.cat

Por todos es conocido que Estambul es una de las ciudades mas turísticas de Europa por su belleza y por su riqueza cultural. Muchos son los visitantes que cada año acuden a Estambul para pasar sus vacaciones o tiempo de relax. No obstante, en este último año la violencia en forma de atentados ha aumentado considerablemente, poniendo en duda la seguridad de la ciudad otomana a la hora de organizar eventos de gran magnitud. Tanto es así, que en las últimas semanas varios jugadores y entrenadores de equipos Euroliga han mostrado su preocupación.

El primero en mostrarlo incluso pidiendo cambio de sede ha sido el base americano del CSKA Moscú, ex Retabet Bilbao Basket, Aaron Jackson, a través de su cuenta de twitter:

Jackson no es el único que ha pedido que se tomen medidas ni el que ha mostrado su preocupación. El entrenador del Real Madrid, Pablo Laso, ha manifestado hace pocos días en el diario Marca Lo siguiente:

» Hay menos gente en la ciudad. No lo digo yo, lo dice cualquier turco al que preguntes. Yo no he ido al Gran Bazar, pero sí lo dice gente de la expedición que ha ido. Obviamente, el miedo es libre. Nosotros no tenemos esa sensación en ningún momento cuando hemos ido. Vamos menos de 48 horas y del aeropuerto al hotel y a entrenar. No hacemos mucha vida allí, pero es cierto que estos atentados son jodidos«.

«Nos queda ir una vez allí como mínimo. Veremos. La mayoría de las veces se preocupan más los amigos y los familiares que nosotros«.

La decisión de que la próxima Final Four se celebre en la ciudad turca de Estambul parece una decisión precipitada por parte de la organización de la Euroliga debido a que esta ciudad ya albergó la fase final de la Euroliga en 2012, donde Olympiacos fue el ganador del torneo venciendo a CSKA Moscú de forma brillante. Además, la difícil conexión de la ciudad turca con las principales ciudades europeas con clubes de basket de élite hace un poco complicado el éxito . No obstante, el crecimiento del baloncesto turco en los últimos años sobre todo gracias a Fenerbache y Anadolu Efes confeccionando plantillas muy potentes e incluso contratando grandes técnicos para el banquillo. La inclusión de Darussafaka Dogus y Galatasaray con diferentes licencias se suman a los dos clubes antes citados que disponen de licencia A. También es destacable que en Turquía hay muchas empresas dispuestas a invertir en este deporte , y mas para una fase final de una competición continental de un alto prestigio como es la Euroliga. La celebración de la Final Four hace que todos los años la ciudad donde se celebre tenga unas ganancias económicas importantes y eso hace que las ciudades crezcan poco a poco además de la mayoría de ellas ser ciudades importantes en Europa. Por otro lado, también es verdad que la organización debería variar bastante más las sedes de las Final Four ya que Estambul acogerá en poco tiempo dos fases finales de Euroliga. La celebración de una fase final de Euroliga en una ciudad que no tenga club de basket de élite como por ejemplo Budapest podría incluso hacer que varios miles de aficionados locales se enganchen a este maravilloso deporte disfrutando de un evento de alto nivel como primer contacto y a partir de ahí convertirse poco a poco en una ciudad referente en lo deportivo ademas de ya serlo en lo cultural. El hecho de que un evento de este tamaño se celebre en una ciudad céntrica del viejo continente haría mucho más viables las conexiones para desplazarse a ciudades de este tipo. Además, la Euroliga podría extender su marca por estos nuevos mercados poco afines al basket de élite y ser así un atractivo turístico más para unos turistas que normalmente quieren ver cultura antes que deporte aunque otros ámbitos como la gastronomía esten muy unidos al deporte entre los aficionados.