Goran Dragić le quita la magia a los Wizards

Washington Wizards 101-112 Miami Heat

goran dragic miami heat
Keith Allison (CC)

Miami recibía a Washington Wizards buscando terminar la mala racha de 5 partidos sin conocer la victoria, a pesar de contar con buenos rendimientos de Dragić y Whiteside durante esa racha. Por el lado visitante, de la mano de Wall y Beal pensaban seguir en su remontada. Spoelstra podría contar con James Johnson y Luke Babbit luego de ser autorizados por los médicos para jugar, algo clave para la energía de los locales.

Un partido cambiante durante tres cuartos, pero que gracias a Wall y Beal, Washington Wizards sacaba una pequeña ventaja en el marcador. Ambas ofensivas dependían del talento individual de sus jugadores, ninguna de las dos escuadras lograba agarrar ritmo ofensivo consistente. Quien mantuvo a flote a los Heat fue el esloveno (cuando no) Dragić, con un nivel magnífico durante esos tres cuartos, demostrando todo su talento y poderío físico.

Al final el partido caía de parte de los locales, en un duelo entre dos equipos que todavía no han terminado de arrancar y ven como sus opciones de competir esta temporada en la Conferencia Este.

El trío ganador

Dragic, James Johnson y Tyler Johnson se unieron para ser los actores principales en el último cuarto para Miami. Ante el bajón de Wall y Beal, sumado al cansancio de algunos Wizards, ellos dieron el paso adelante y aprovecharon cada oportunidad que tuvieron. Dragić fue el amo y señor del partido y puso 13 puntos solo en el último cuarto. Eso sumado a sus dos compañeros, llegaron a meter 25 de los 31 puntos de Miami en el último período. Un último cuarto que ha servido para poner el broche de oro a un buen partido.

La banca fue la diferencia

Mientras que los Wizards dependía pura y exclusivamente de Wall y Beal, Miami podía confiar en su banca. Richardson, Tyler Johnson y James Johnson fueron claves para aportar puntos y buena defensa. El nivel ofrecido por la segunda unidad del conjunto de Florida fue el factor clave ya que, como se puede apreciar, dos de los mejores de los Heat fueron los dos líderes de su banquillo.