Alessandro Gentile y sus sueños perdidos

El alero italiano está en horas bajas

Alessandro Gentile (Foto: Laura Cristaldi, SB)
Alessandro Gentile no está pasando por su mejor momento (Foto: Laura Cristaldi, SB)

Todas las estrellas parecían alineadas el pasado verano: cuando se anunció que Mike D’Antoni iba a ser el nuevo entrenador de los Houston Rockets, todo el mundo daba por descontado que finalmente la franquicia de Texas traería al alero italiano Alessandro Gentile, del cual posee los derechos NBA. Gentile, de 24 años, fue elegido en segunda ronda por los Minnesota Timberwolves en el draft de 2014 y finalmente sus derechos fueron cedidos a los Rockets, que siempre se han demostrado muy interesados en su perfil.

Mike D’Antoni, italoamericano, transcurrió su vida de jugador en el Olimpia Milano, donde disputó 13 temporadas, y en el club de la capital de Lombardía también empezó su carrera como entrenador. Las relaciones con el club donde actualmente juega Alessandro Gentile son muy buenas, y además el coach de los Rockets confirmó recientemente en una entrevista con la prensa italiana que quería a Alessandro en su equipo.

No sé porque no llegó Gentile” – dijo el coach de los Rockets a La Gazzetta dello Sport – “no era mi trabajo hacer que llegase aquí: yo soy el entrenador, no el director deportivo. Y me sabe fatal, me habría encantado tener un italiano más en la NBA. No me lo sé explicar, quizás nuestros dirigentes querían seguir un camino distinto. Me gusta mucho como jugador y creo que habría encajado bien en nuestra plantilla: es un gran atleta y con un gran sentido del juego, y luego viene de la familia del Olimpia…”

La familia del Olimpia Milano… No habría sido la primera vez que D’Antoni hubiese hecho debutar en la NBA a un “hijo del Olimpia”: ya le pasó en 2008/09 cuando entrenaba a los New York Knicks y la franquicia de la Gran Manzana seleccionó en el draft a Danilo Gallinari, hijo de Vittorio, que fue compañero de equipo suyo por una década en las filas del club de Milán.

¿Por qué finalmente Alessandro Gentile siguió en Milán y no cruzó el charco? Es una pregunta que se queda en el aire: el jugador quería irse, D’Antoni lo deseaba en su equipo, los Rockets tienen sus derechos, el Olimpia en principio no hizo fuerza para retenerle contra su voluntad… Se habla más bien de “problemas burocráticos”. Sea lo que sea que haya pasado, influyó negativamente sobre el estado anímico del jugador, que no está pasando ni mucho menos por su mejor momento.

A principio de temporada el presidente del Olimpia, Livio Proli, despojó a Alessandro Gentile de los galones de capitán, siempre por el hecho que Alessandro, tras haber ganado el “scudetto” 2015/16 con Milano, declaró públicamente que quería marcharse a la NBA, un deseo legítimo para cualquier jugador de baloncesto.

Gentile ahora mismo está en horas bajas: la relación con el coach croata del Olimpia Jasmin Repeša no es de las mejores, tanto que hace un par de semanas dejó fuera a Alessandro en el tercer cuarto del partido de Euroliga frente al Baskonia “por haber tirado una patada a una papelera en el vestuario”, claro síntoma de nerviosismo; y ahora mismo está de baja por lesión, debido a unos problemas físicos a la espalda.

Sus estadísticas tanto en Serie A como en Euroliga en lo que va de temporada están bastante lejos de los grandes números que hicieron que fuera uno de los jóvenes más prometedores del baloncesto europeo: 6 partidos jugados en el campeonato italiano promediando 9.5 puntos, 3.9 rebotes y 3.2 asistencias en 19.7 minutos (y un desolador 0% en triples: no ha metido ni uno en campeonato este año) y 10.8 puntos, 3 rebotes y 2.4 asistencias en 22.5 minutos en Euroliga, pero siempre con el problema en el tiro exterior (21.4% en triples).

Como si no fuera bastante, sobre las espaldas del joven y talentoso jugador pesa el hecho de haber fallado las canastas más decisivas con la camiseta de la selección italiana durante los últimos dos veranos. Tanto en los cuartos de final del Eurobasket 2015 contra Lituania como en la final del preolímpico disputado en julio frente a Croacia Alessandro Gentile tuvo en sus manos balones importantes a final de los partidos que, de haber anotado, habría permitido a los azzurri de disputar la semifinal del Eurobasket frente a Serbia y, sobre todo, de participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Está claro que Alessandro Gentile está apagado, frustrado, triste, y este estado mental, junto con los problemas físicos, influye negativamente sobre su baloncesto. El Olimpia Milano, además, se encuentra en una situación no muy estimulante: prácticamente sin rivales en campeonato, donde el roster es tan superior a los rivales que permite a los de Milán ganar muchos partidos sin demasiadas dificultades, pero poco competitivo en Euroliga, donde ahora mismo el conjunto italiano es 13º en clasificación con 4 victorias y 6 derrotas.

Aunque, ahora mismo, posiblemente, lo que más duele dentro de la cabeza de Alessandro, es la consciencia de haber quizás perdido el tren para la NBA y de tener que luchar con sus sueños perdidos.

Comments