Keith Allison (CC)

Goran Dragić, en el ojo del huracán

Todos los rumores de traspaso apuntan hacia él

El base de los Miami Heat podría salir traspasado a cambio de piezas mejores. Keith Allison (CC)
El base de los Miami Heat podría salir traspasado a cambio de piezas mejores. Keith Allison (CC)

Día tras día, cada partido de Miami está siendo un despropósito tras otro, y lo peor es que no tiene pinta de que se vaya a poder atajar a corto plazo. Parece que deberemos acostumbrarnos a esta dinámica al menos hasta final de temporada, la cual acabará tras el 82º partido de temporada regular a excepción de un milagro. Sin embargo, por muy mal que vaya la marcha del equipo, siempre hay algo positivo. Este es el caso de Goran Dragić, quien está liderando al equipo junto a Whiteside.

Mientras que éste último es inamovible, Goran Dragić sí cuenta con muchas papeletas para hacer las maletas. Por lo que se ha podido saber, los Heat no planean dejarle ir a corto plazo, viendo que es el que hace jugar al equipo y que aún es demasiado pronto para deshacer el equipo.  Por tanto, ahora mismo no está en el mercado, pero ello no quita que vaya a acabar la temporada en los Heat. De hecho, Orlando Magic, Sacramento Kings y Denver Nuggets podrían ser algunos de los posibles destinos.

La idea es deshacerse de dos cargas salariales: Bosh y Dragić. Ambos cobran el máximo, y a pesar de que el segundo está rindiendo, con el salario de ellos podría traerse jugadores de gran talla con los que rodear a Whiteside y Winslow, los únicos que parecen estar a salvo de cualquier movimiento. En el caso del esloveno, las posibilidades giran en torno a equipos que puedan ofrecer buenos picks en el draft, para así conseguir piernas jóvenes y con calidad para tener jugadores de futuro y banquillo. Esto será más sencillo en unos meses teniendo en cuenta que el base se está revalorizando enormemente, amén de las actuaciones que está dando partido tras partido.

Por supuesto, los medios no dudaron en preguntarle a Goran Dragić cuando tuvieron la oportunidad,  pero é.l se mostró tajante:

«Sólo sé que [los rumores] no vienen de mí. Todo lo que cuentan es porquería».