Derrick Favors y la incertidumbre de su renovación. Nil Alemany SB (CC)

Los Jazz quieren atar a Favors y Hill

Ambos jugadores de Utah están siendo el foco de rumores

/Nil Alemany SB (CC)
En Utah todavía tiene tiempo para renovar a Favors/Nil Alemany SB (CC)

Hace poco más de una semana que los Jazz terminaron con la incertidumbre y ampliaron el contrato de una de sus jóvenes estrellas, el pívot Rudy Gobert, por más de 100 millones de dólares. Ahora el foco se ha desplazado a otros dos jugadores claves en la formación de Utah, el veterano base George Hill y el ala-pívot Derrick Favors. El primero termina contrato este verano y ha tenido un impacto enorme nada más llegar, y el segundo es elegible para una extensión al haber cumplido ya dos años de su actual acuerdo.

Hill llegó a Salt Lake City este verano para tratar de dar empaque a una posición de base, huérfana desde hace tiempo por diversos motivos – la juventud y lesión del australiano Dante Exum, el batacazo de Trey Burke…-. El ex de los Pacers vino como parte de un traspaso a tres bandas y que costó a los Jazz su primera ronda del pasado draft, pero de momento está siendo una inversión sobresaliente, incluyendo el premio a Jugador de la Semana en la Conferencia Oeste que recibió ayer lunes.

Hace unos días, Hill habló con la prensa ante los rumores que dicen que querría extender su contrato con los Jazz y no llegar al mercado de agentes libres, a pesar de que Tony Jones, del The Salt Lake Tribune, dijo en verano lo opuesto. Preguntado ante una supuesta oferta de Utah dijo que «si ese es el caso, entonces estaría muy interesado»:

«Voy a dejarles que se encarguen de ello y simplemente hacer lo que puedo controlar. No soy el tipo de persona a la que le guste ir de sitio en sitio y de equipo en equipo. Realmente estoy bien aquí. Mi familia está bien aquí. Tengo algunos amigos aquí. La ciudad ha sido genial para mí de momento y es un buen lugar para criar una familia, así que esperemos que tenga una oportunidad para renovar aquí si ellos quisieran que siguiera».

Los Jazz tienen de momento otros problemas más urgentes que resolver, como la situación de un Gordon Hayward que podría abandonar el equipo en verano, pero tras años buscando un director de juego que ayudara al conjunto a dar el siguiente paso, Utah haría bien en planteárselo al menos. A pesar de sus 30 años, Hill tiene todavía mucha gasolina y sólo ha tenido problemas con las lesiones en dos de sus ocho temporadas como profesional.

Tal y como ha quedado el panorama salarial tanto para Jazz después de la renovación de Gobert como para la NBA con el aumento de los ingresos por televisión, Hill podría ganar mucho dinero como agente libre este verano. Los Jazz pueden no disponer de ese dinero llegado el momento si tienen que pagar a Hayward primero.

En cuanto a Favors la situación es totalmente diferente ya que los Jazz acaban de renovar a su compañero interior y todavía tienen esta temporada y la siguiente a un precio muy asequible para decidirse. El ex de Nets está cobrando entre 11 y 12 millones de dólares, y todavía se está esperando que por fin explote tras un par de años en los que nunca se ha producido su ansiada explosión.

Preguntado acerca de una posible extensión Favors afirmó que le gustaría seguir, pero también admitió que esto es un negocio. El ala-pívot natural de Georgia ha empezado limitado el curso por una lesión, pero apenas tiene 25 años y su precio en el mercado libre podría hacerle inalcanzable para unos Jazz con tantos jóvenes por pagar – Hayward, si renueva, Rodney Hood, Trey Lyles, tal vez Dante Exum -. También estarán confiando en Utah que Favors pueda ampliar aún más su arsenal ofensivo para poder hacer funcionar un ataque con dos jugadores que necesitan en la pintura.