Nil Alemany (CC)

Kristaps Porzingis está empezando a aprovechar su altura

El pívot letón fue clave en la victoria ante Portland

La altura de Kristaps Porzingis le permite anotar con facilidad sobre los defensores, futura clave de su juego - Nil Alemany (SB)
La altura de Kristaps Porzingis le permite anotar con facilidad sobre los defensores, futura clave de su juego – Nil Alemany (SB)

Kristaps Porzingis es, a esta altura y con toda seguridad, un futuro All-Star. Su capacidad atlética, sumada a su inteligencia, su habilidad con el balón y, por supuesto, sus 2,21 metros de altura, hacen a un jugador único, comúnmente apodado «unicornio». Tiene tiro de corta, mediana y larga distancia, unos brazos largos que permiten molestar y bloquear casi cualquier tiro, y una agilidad inusual para alguien de su estatura.

A pesar de que Porzingis no siempre usa su altura como ventaja para anotar, de a poco está empezando a entender la ventaja que tiene sobre el resto de los jugadores.

Kristaps Porzingis continúa con su racha de buenos partidos, anotando 31 puntos y 9 rebotes contra los Trail Blazers. Es la octava vez esta temporada que Porzingis anota al menos 20 puntos, y es su segundo juego con al menos 30. Un comentario de él resume por qué se está convirtiendo en un jugador All-Star:

Es tan simple como eso. Kristaps está aprendiendo a aprovechar la ventaja de la altura ante defensores más pequeños y ágiles, que la temporada pasada lo tenían a maltraer. Entiende que su tiro es muy difícil de bloquear y eso le da confianza a simplemente pararse de frente al otro jugador, saltar y probar a canasta. Suelta la pelota a un punto muy alto y es virtualmente imposible bloquear la pelota a esa altura.

Brandon Jennings es uno de los que mejor se lleva con Kristaps Porzingis dentro del campo, y se está empezando a armar un dúo interesante entre los dos. Por esto, lo empuja a continuar animándose a más:

Básicamente, Brandon dijo que KP mide 2,21 metros, y puede ir a por los 30 puntos todas las noches. Antes de éste último partido, le dijo que quería 30 puntos de él y KP contestó: «De acuerdo». Terminó con 31.

Desde que fue relegado a tres puntos en el cuarto juego de la temporada, ante Houston Rockets, Kristaps Porzingis fue absolutamente dominante. Los últimos diez juegos promedió 23.6 puntos por juego, con una efectividad del 52% de campo. Y lo que más asusta al resto de la liga, es que tanto la alta cantidad de puntos, como la efectividad que está llevando, son posibles de mantener.

Brandon Jennings, al igual que todos nosotros, está ilusionado de que KP se de cuenta de lo alto que es y lo simple que puede volver los juegos a su favor.

Parece que Kristaps Porzingis está empezando a entenderlo.