Fuente: Wikimedia (CC)

Unos defensivos Detroit Pistons reducen a los Nuggets

DENVER NUGGETS 86-103 DETROIT PISTONS

Detroit Pistons
Los Pistons están intratables en el Palace. Fuente: Wikimedia (CC)

En la madrugada del sábado, los Detroit Pistons encaraban su cuarto partido como local en el Crystal Palace, lugar en el que todavía están invictos. Frente a ellos, unos Denver Nuggets que tras años de esfuerzo en las oficinas y sufrimiento en las canchas, comienzan a ver la luz al final del túnel, con un equipo más que preparado para enfrentarse al salvaje oeste. Sin embargo, el Palace nunca es un sitio cualquiera para ganar un partido cualquiera.

En el primer cuarto, el equipo dirigido por Stan Van Gundy se mostró como una bestia intratable, ya que consiguieron anular a sus rivales durante toda la mitad del cuarto, colocando un parcial de 20-4, que sin duda alguna, mostraba el gran trabajo defensivo empleado por los Pistons. A pesar de un intento de resurgir por parte de los Nuggets, los Pistons siguieron fustigando sus errores, finalizando el cuarto 29-12. Al comienzo del segundo parcial, los Nuggets sintieron que el partido ya había comenzado, y comenzaron a anotar, aunque en vano, ya que los Pistons tardaban poco tiempo en responder. No por ello dejaron de intentarlo, y tras todo un cuarto insistiendo, consiguieron dejar el marcador 51-44 al descanso, posibilitando opciones de remontada.

A la vuelta del intermedio, la dinámica del partido se estabilizó, ya bien sea porque los Pistons tenían una prudencial ventaja sobre sus rivales o que éstos no conseguían aunar fuerzas para evitar la anotación de los Bad Boys. Por ello, la mayoría de los doce minutos de juego del tercer cuarto se desarrollaron en torno a la ventaja de diez puntos que los Pistons mantuvieron sobre Denver, yéndose al último cuarto 77-67. En el cuarto final, los Detroit Pistons demostraron por qué en las casas de apuestas se les coloca tan alto en las clasificaciones, ya que nuevamente volvieron a impedir que su rival alcanzara la cifra de 90 puntos en Auburn Hills, ya que hasta seis jugadores de su roster consiguieron alcanzar dobles dígitos en anotación, sumado a los 9 tapones y robos realizados, cuajando una actuación defensiva impresionante. Finalmente, el marcador se paralizó mostrando un resultado de 103-86 que le brinda a los Detroit Pistons su cuarta victoria esta temporada.

Entre los jugadores más destacados, nombraremos a Andre Drummond, que con sus 19 puntos y 20 rebotes comienza a normalizar que alguien consiga atrapar más de 15 rebotes en un partido de NBA. Por parte de los Denver Nuggets, Wilson Chandler tuvo un muy buen partido, con 21 puntos y 9 rebotes. El próximo partido de los Detroit Pistons lo jugarán el lunes contra los Clippers, mientras que los Nuggets visitarán a los Grizzlies el martes.