Jean-Baptiste Bellet (CC)

5 razones para no creer en estos New York Knicks

Arranca un nuevo proyecto con muchas dudas

Knicks
Jean-Baptiste Bellet (CC)

Si eres un antiguo fan de los New York Knicks ya sabes el significado de la palabra desilusión en todo su esplendor. Este artículo no es más que la acumulación de muchas decepciones a lo largo de los años con nuestros queridos Knicks. Por lo que si estás harto de desilusiones y no quieres caer en la trampa de nuevo, te recomiendo que leas las 5 razones para no creer en los New York Knicks.

LA PLANTILLA

Partimos de la base que la plantilla de los New York Knicks ha mejorado notablemente tras las incorporaciones que se han producido este verano, sin embargo, no es oro todo lo que reluce y los problemas pueden estar patentes desde el inicio de temporada.

En primer lugar, tenemos en la franquicia tres jugadores nuevos que partirán como titulares, hecho que tenemos que tener muy en cuenta. A la ya química contrastada entre Carmelo Anthony y Kristaps Porzingis tenemos las incorporaciones de Courtney Lee, Derrick Rose y Joakim Noah, que formarán a priori el quinteto titular. Partiendo de la base de que Lee parece que puede encajar a la perfección con las dos estrellas citadas anteriormente, nos quedan las dudas de  Noah y Rose.

Rose llega a Nueva York en una situación complicada. Con la más que certera situación de que ya no volveremos a ver al Rose MVP, su último año de contrato se antoja complicado ya que posiblemente intente buscar números personales para pescar una buena cantidad de dinero en la próxima agencia libre. Sin embargo, esto es una mala noticia para los New York Knicks, ya que estos, necesitan una versión de Rose mucho menos individualista para el beneficio del equipo. Esto unido al problema que puede ser jugar junto a una estrella como Anthony, el cual buscará ser protagonista tanto del balón y de los minutos finales, hace que nos encontremos con un problema llamativo.

Por otro lado tenemos a Noah, el pívot francés llega para ser un ancla defensiva y sobre el papel, parece que ese rol lo podrá ejecutar eficazmente. El problema puede venir en el aspecto ofensivo del equipo, y es que si el triángulo ofensivo parece un sistema adecuado para Noah, las transiciones rápidas que presumiblemente instaurará el nuevo entrenador pueden ser una auténtica pesadilla para él. Esta incertidumbre del juego ofensivo que posiblemente vayamos a ver en los Knicks pueden crear ciertas dudas en el pívot nacido en Nueva York, que lógicamente mermarán su rendimiento y quién sabe si le relegarán de jugar minutos importantes.

Para concluir habría que hablar de la profundidad de la plantilla, posiblemente el talón de Aquiles de este equipo. En esta segunda unidad nos encontramos con jugadores como Jennings, Thomas, Holiday, O´Quinn, Vujacic (del cual voy a tomarme la licencia de eliminar de cualquier análisis), Kuzminskas, Hernangómez, Baker, Randler, Tokoto y Plumlee. De estos jugadores solo los cinco primeros tienen experiencia NBA y al parecer solo Jennings puede tener un cierto nivel NBA para  rendir plenamente desde el banquillo. Los otros nombres son un conjunto de  jugadores secundarios y novatos en la  NBA, de los cuales no se vislumbra más que uno o dos jugadores que puedan dar la sorpresa y rendir a buen nivel.

EL ENTRENADOR

Mas que ilusión o expectativas fueron dudas (a mi parecer)  las que creó la contratación de Jeff Hornaceck como nuevo entrenador de los Knicks. Desde hace dos años, desde Nueva York solo nos han llegado noticias del triángulo ofensivo como solución a todos nuestros problemas, y nada más lejos de la realidad, solo ha dado constantes dolores de cabeza. Sin embargo, a pesar de lo poco útil que se ha mostrado el sistema triangular en la franquicia neoyorquina, lo cierto es que se podía ver en él un camino a seguir que ayudaba a la estabilidad del equipo. Y ahora, de repente, nos encontramos con la presencia de un entrenador con un sistema bastante antagónico al triángulo ofensivo. Los años de Hornaceck en Phoenix nos dejaron una clara idea que el entrenador disfrutaba con las transiciones rápidas y las jugadas básicas como Pick & Roll. Nos encontramos por lo tanto ante la incertidumbre de qué sistema veremos más a lo largo de la temporada, lo que sin ninguna duda,  solo puede crear una dinámica negativa en ciertos jugadores como Rose, Noah, Porzingis o Melo, que indudablemente repercutirá en el rendimiento del equipo.

Otro aspecto a tener en cuenta, será el liderazgo que Jeff Hornaceck pueda mostrar en una franquicia tan mediática y complicada como la de los Knicks. Tenemos noticias de que su destitución en Phoenix estuvo muy relacionada con diversos problemas de vestuario que no supo resolver, y eso que estamos hablando de Phoenix, que lógicamente no tiene la repercusión de Nueva York. Este último hecho, unido a la constante presencia de la autoridad de Phil Jackson mediante su espía repulsivo e incapaz ayudante, Kurt Rambis, no puede más que complicar el papel del nuevo entrenador de los Knicks.

EL NIVEL DE LA CONFERENCIA ESTE

Si el año pasado por estas fechas ya se podía intuir una NBA con conferencias mucho más equiparadas, el transcurso y el final de la temporada hizo que todo esto se confirmara de manera definitiva. La Conferencia Este se ha convertido en una competición que se caracteriza por una competencia máxima y muchos equipos con opciones reales de colarse en la parte alta de la clasificación. Es cierto que dos de los grandes ¨cocos¨ de la competición, como son los Spurs y los Warriors, están en la Conferencia Oeste, pero no podemos olvidar que el actual campeón de la competición son los Cavaliers.

Esto no es más que otra piedra en el camino para los Knicks. En temporadas pasadas los Knickerbockers podrían haber sido mucho más optimistas con sus opciones de postemporada, pero visto lo visto en la actualidad, no pueden más que aceptar la realidad y considerar sus verdaderas opciones.

Nos encontramos, por lo tanto, ante una situación complicada, equipos como Cavaliers, Raptors y  Pacers  parecen tener plantillas de mucho nivel y bastante compensadas. Por otro lado, tenemos a equipos como Celtics y Pistons que se espera que mantengan o superen el nivel que mostraron el año pasado. Y en último lugar, están los equipos que lucharán por las últimas posiciones que dan entrada a playoffs donde presumiblemente estarán Hornets, Heat, Hawks, Bulls, Wizards, etc. Posiblemente es en esta categoría donde podamos incluir a los Knicks, pero como hemos visto la competencia es alta, y la clasificación se antoja complicada para los de Nueva York, a pesar de los posibles equipos sorpresas o los descalabros de todos los años.

LAS LESIONES

Muchos pueden considerar este aspecto algo secundario, pero si revisamos la plantilla actual de los New York Knicks, debemos tener muy en cuenta que la salud del equipo puede dictaminar en gran medida el éxito o el fracaso de esta franquicia. Sin entrar mucho en detalles, actualmente en los Knicks nos encontramos con Derrick Rose, el rey de las lesiones, un tipo que se ha perdido prácticamente el 50% de su carrera por problemas, sobre todo de rodillas. Le siguen Noah, que el año pasado se perdió prácticamente la temporada por una lesión en el hombro, Jennings, que sufrió una grave lesión en el tendón de Aquiles, Courtney Lee, con una larga lesión de tobillo, y los problemas de rodilla de Melo y Thomas.

Por otro lado, también tenemos que tener en cuenta que hay jugadores como Porzingis, Hernangómez, Vujacic o Kuzminskas que tienen un físico un poco justo para aguantar la larga temporada regular.

LA DINÁMICA NEGATIVA Y EL FUTURO INCIERTO

Si los aspectos anteriormente desarrollados deben de ser tenidos muy en cuenta, este último apartado solo está fundado en presunciones y rumorologías, aunque cierto es,  que muchas franquicias se mueven con cierta asiduidad en es estos terrenos llenos de incertidumbre. Si parece que la idea principal de los Knicks es y debe ser la de luchar por entrar a playoffs no parece descabellado que ese plan inicial pueda cambiar a lo largo de la temporada si algunas de los problemas citados anteriormente se convierte en habituales. El equipo puede que funcione bien o no, esto es una realidad, pero lo más sensato sería que si el equipo no cuaja bien se apostara por tanquear de manera relajada (nada de hacerlo al estilo Philadelphia), ya que el draft del año que viene parece que puede traer cosas interesante, y esta vez los New York Knicks sí que poseen pick.  Todo esto también puede ir de la mano de que ciertos jugadores que están en su último año de contrato no acepten ciertos roles y puedan desbaratar la dinámica grupal del equipo, lo que nos llevaría a la opción de pensar en el tanking o la agencia libre de 2017, aunque sea de manera forzada.

Sin embargo, esto es solo un articulo de opinión que se ve generado por las constantes decepciones de un humilde sufridor de los New York Knicks, así que si no eres tan pesimista como el escritor de este artículo, te animo a que confíes en las 5 razones para creer en los New York Knicks. 

LETS GO KNICKS !!!

***BONUS TRACK : Recientemente se ha sabido que el juicio al que se enfrenta Derrick Rose por presunta violación, no tiene buena pinta y podría ser declarado culpable de todos los cargos.