Joffrey Lauvergne está listo para su nuevo reto en Oklahoma (Foto: Laura Cristaldi, SB)

Joffrey Lauvergne, listo para su nueva aventura

Llegó desde Denver por dos segundas rondas

Joffrey Lauvergne está listo para su nuevo reto en Oklahoma (Foto: Laura Cristaldi, SB)
Joffrey Lauvergne está listo para su nuevo reto en Oklahoma (Foto: Laura Cristaldi, SB)

Joffrey Lauvergne habló por primera vez como jugador de los Oklahoma City Thunder tras el traspaso que le vio salir de los Denver Nuggets a cambio de dos elecciones de segunda ronda para el próximo Draft. Explicó a la prensa de su nueva franquicia la que fue su trayectoria personal y profesional:

“Tuve una vida bastante atípica cuando era joven”.

Stéphane Lauvergne, padre de Joffrey, también era jugador de baloncesto, y por 15 años se desempeñó en varios equipos a lo largo de la geografía francesa, y también en la selección nacional del país galo desde 1989 a 1985. El alero de 1.98 estaba jugando en Mulhouse cuando nació Joffrey el 30 de septiembre de 1991, y luego la familia de mudó siguiendo los equipos del padre: Paris, Levallois, Toulouse y Villeurbanne, hasta retirase en el 2000.

Nueve años después el joven Joffrey empezó su trayectoria deportiva en las filas del Élan Chalon, equipo de Chalon-sur-Saone, a mitad de camino entre la ciudad donde nació por circunstancias (Mulhouse) y la originaria de su familia (Clermont-Ferrand). A partir de ahí, las mudanzas se convirtieron en algo habitual también en su carrera profesional. En 2012 jugó 5 partidos con el Valencia Basket antes de firmar un contrato con el Partizan de Belgrado, donde su gran temporada hizo que los ojos de los cazatalentos de la NBA se posasen sobre él. En 2013 Joffrey fue escogido como 55ª elección por los Memphis Grizzlies, que luego traspasaron sus derechos NBA a los Denver Nuggets.

Su trayectoria europea no había acabado, en 2014 fue elegido capitán del Partizan, primera vez que un jugador no serbio se veía premiado con este honor. Sus mudanzas siguieron: media temporada con el Khimki ruso, antes de firmar con los Denver Nuggets en febrero 2015 y dar así el salto a la NBA.

En Europa cada país tiene una cultura del baloncesto diferente” – comentó Lauvergne – “y esto es algo que ha ayudado mi desarrollo. Sobre todo cuando estuve en Serbia, durante esos dos años fue cuando mejoré más y gracias a aquella experiencia me he convertido en el jugador que soy ahora”.

El primer partido de Lauvergne en Denver fue el 19 de febrero 2015, casualmente frente a los Thunder. Anotó 8 puntos y capturó 3 rebotes y jugó un total de 24 encuentros en su media temporada de rookie. En la última temporada su presencia en el campo se hizo más continua, disputando un total de 59 partidos, 15 e los cuales en el quinteto inicial. Promedió 7.9 puntos y 4.9 rebotes por partido en 17.6 minutos.

Los Thunder se hicieron con sus servicios para que contribuya en los dos aspectos del juego, sobre todo en el ofensivo en la pintura, gracias a sus calidades. Sabemos por su trayectoria con los Nuggets y por sus años en Europa que puede ser muy productivo aunque goce de minutos limitados en la cancha. Parece que este aspecto, tan difícil a asimilar sobre todo para los interiores, sea algo que sale bastante natural en el francés.

“Tienes que hacerte encontrar listo y seguir entrenando para estar en buena forma, porque 16 minutos de juego en cada partido no son bastante” – explicó Lauvergne – “Te tienes que entrenar por tu cuenta para mantener la forma. Cada vez que saltas a la cancha hay que luchar y dar el máximo para ayudar a tu equipo a ganar”.

Aún no está claro que rol tendrá Joffrey en las rotaciones de los Thunder; el training-camp podría ayudar a Billy Donovan a aclarar sus dudas. Mientras tanto, todo lo que puede y tiene que hacer Lauvergne es seguir trabajando para impresionar al cuerpo técnico de los Thunder y ganarse sus oportunidades a base de esfuerzo.

“He trabajado mucho en el gimnasio este verano, haciendo pesas, con lo cual mi cuerpo está más fuerte. Trabajé en el tiro, ya que el porcentaje de acierto depende de cuánto te entrenas” – dijo Joffrey – “Cuando juegas, mejoras en cada aspecto del juego solo si eres agresivo y lo das todo, y esto es lo que intentaré hacer”.

Antes de aterrizar a Oklahoma City, Lauvergne participó en el torneo preolímpico y en los juegos olímpicos con la selección francesa. En los cinco encuentros disputados en los Juegos de Río, Joffrey promedió 9.4 puntos y 3.6 rebotes, jugando al lago de estrellas de la NBA como Tony Parker, Boris Diaw, Nicolas Batum y Rudy Gobert.

“Puedes aprender mucho de ellos sencillamente pasando los días a su lado, jugando y entrenando; así como quiero aprender mucho de Russell Westbrook, tan solo viéndolo que hace todos los días, la manera en la cual actúa y como compite en la cancha en cada momento de cada encuentro” – aseguró el jugador.

Tomar como ejemplo al base líder del equipo es una muy buena manera para empezar el training-camp de aquí a dos semanas. Mientras tanto empezará a conocer a sus nuevos compañeros de equipo y la vida en su nueva ciudad como jugador de los Thunder; deberá de entender lo que los entrenadores se esperan de él para adaptarse rápidamente al proyecto.