Keith Allison CC

¿Ha mejorado realmente la plantilla de los Warriors?

Analizamos los movimientos veraniegos de Golden State

 

kevin Durant
Kevin Durant es el refuerzo de lujo de estos Warriors para la próxima temporada. Keith Allison (CC)

Meses movidos atraviesan los Golden State Warriors. Tras no haber logrado su segundo trofeo Larry O’Brien consecutivo (lo que puede ser considerado un fracaso tras haber batido el récord de victorias en una temporada regular de los Chicago Bulls de Michael Jordan y compañía), los de La Bahía se propusieron unos cambios. Para empezar, expondremos las nuevas caras de los Warriors y los jugadores que dejaron el equipo (vale aclarar que todavía no está cerrado el roster).

Altas (no todos con un lugar en la plantilla asegurado):

  • Kevin Durant (Oklahoma City Thunder)
  • Zaza Pachulia (Dallas Mavericks)
  • David West (San Antonio Spurs)
  • Damian Jones (30° del Draft 2016, sin puesto ganado en el roster)
  • Patrick McCaw (38° del Draft 2016, vía Milwauckee Bucks)
  • Elliot Williams (Panathinaikos, había estado en los Santa Cruz Warriors -filial de GSW en la D-League-; no tiene el puesto en el roster asegurado, tendrá que ganárselo; con contrato parcialmente garantizado)

Bajas confirmadas:

  • Andrew Bogut (Dallas Mavericks)
  • Harrison Barnes (Dallas Mavericks)
  • Leandro Barbosa (Phoenix Suns)
  • Festus Ezeli (Portland Trail Blazers)
  • Marreese Speights (Los Ángeles Clippers)
  • Brandon Rush (Minnesotta Timberwolves)

El roster, hasta el momento, quedaría formado por: Stephen Curry, Shaun Livingston, Klay Thompson, Ian Clark, Patrick McCaw, Andre Iguodala, James Michael McAdoo, Kevin Durant, Kevon Looney, Draymond Green, David West, Anderson Varejao y Zaza Pachulia. ¿Se sumarán Elliot Williams (contrato parcialmente garantizado), Damian Jones (sin contrato garantizado) o algún veterano?

Alguien que no siguió tanto al equipo de San Francisco llega, empieza a leer la lista, ve el nombre de Kevin Durant y se pregunta cómo puede uno dudar si mejoró o no la plantilla del equipo del récord histórico. Es cierto que el MVP de 2014 es una súper estrella mundial, eso nadie lo pone en duda, pero:

A) Para adquirir a KD, algunos jugadores tuvieron que abandonar la franquicia. Algunos titulares, otros de segunda línea (punto a tener en cuenta luego).

B) Hay que ver cómo se adapta el oro olímpico en 2012 y 2016 al sistema de Steve Kerr.

C) Se sabe que no es fácil juntar a tantas estrellas y lograr un gran funcionamiento (a pesar de que estos jugadores llegan en las cumbres de sus carreras, hay antecedentes de fracasos de súper equipos).

Tener a Stephen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant y Draymond Green es hermoso, pero nadie duda que los nombrados (salvo Draymond Green posiblemente) son jugadores a los que les gusta tener el balón y tirar mucho, ojalá se compenetren de la mejor manera y puedan ceder todos por el bien de la franquicia. Por su parte, Klay Thompson, ya avisó que no tiene problemas en tomar un rol un poco más secundario por el bien del equipo; hay que ver qué opinarán y cómo actuarán Stephen Curry y Kevin Durant (yo creo que, por lo menos KD lo hará, ya que decidió pasar a GSW por el deseo de ganar un anillo a sus casi 28 años), dos de los tres mejores jugadores del mundo (a mí entender, junto a LeBron James), ya que siempre fueron la estrella en sus respectivos equipos y están acostumbrados a tomar los tiros decisivos.

Si todos aceptan ceder, disponer de menos tiros y logran una gran química entre ellos, será muy difícil pensar en no ver a los de La Bahía levantando su segundo trofeo en tres temporadas. Claro está que tener a Curry, Durant, Thompson, Green, Iguodala, etc. es afano.

Uno de los factores del éxito de la Dub Nation en las últimas temporadas fue el nivel del banquillo. Casi siempre superaron al rival en puntos con las segundas líneas en cancha. Jugadores como Livingston, Barbosa, Iguodala o Speights tuvieron un gran rendimiento y le permitieron al equipo triunfar en la mayor parte de los encuentros. Leandrinho Barbosa (una de mis debilidades), Mo Speights (gran jugador también) y Festus Ezeli (no particularmente de mi gusto, pero cumplidor) no estarán en la temporada 2016/2017 defendiendo los colores azul y dorado.

Hay que ver cómo se rearma la segunda línea, lo seguro es que será difícil igualar los resultados que logró la antes mencionada. Podrán haber estado en cancha el 30, el 11 y el 23, pero los muchachos que salieron del banquillo fueron siempre más que competitivos (incluso en partidos de Playoffs). Sin lugar a dudas, David West será un importante jugador de recambio; también lo serán Shaun Livingston y Andre Iguodala (o, en su defecto, Zaza Pachulia, si se opta por un extremo small ball, opción que hoy en día no veo tan factible).

Surge, al mismo tiempo, una pregunta: ¿hace falta incorporar un escolta? La respuesta podría estar en Elliot Williams. Se intentó convencer (o, por lo menos, eso se dijo) a veteranos jugadores, como Ray Allen (un gran tirador para no perder tanto tiro de 3 en la segunda línea), evidentemente en vano. También habrá que ver qué rol toman los rookies McCaw y Jones (en caso de jugar éste último la próxima temporada para los de San Francisco). La salida de los jugadores antes nombrados se debió o a la necesidad de ganar espacio salarial para poder contratar a Durant (el caso de Barbosa y Ezeli) o no (la franquicia podía ofrecer contratos por el mínimo de veterano, Speights no aceptó y firmó con la franquicia angelina de los Clippers por un contrato con las mismas características).

Los Golden State Warriors, al mismo tiempo, se «desprendieron» de jugadores titulares muy importantes para el funcionamiento del equipo: Andrew Bogut y Harrison Barnes. Los dos se marcharon a los Dallas Mavericks, menudas incorporaciones. Estos jugadores, a pesar de que no tuvieron unas grandes finales (el pivot se lesionó y el alero tuvo unos partidos muy flojos), fueron claves para conseguir el anillo en la temporada 2014/2015 y el 73-9 en la temporada saliente. Sin el brillo y los flashes de los otros que salían noche tras noche desde el principio, fueron muy importantes para los logros antes mencionados. De todas maneras, el equipo se reforzó muy bien en sus posiciones, pero se verá en los partidos cómo se acoplan los nuevos jugadores.

Otro punto a tener en cuenta es el de los centers, «los hombres altos». La franquicia perdió a los ya mencionados Andrew Bogut y Festus Ezeli, los dos pivots del roster. A pesar de los buenos rendimientos de estos jugadores, principalmente del australiano, no creo que éste vaya a ser un problema, ya que las incorporaciones de Zaza Pachulia, Damian Jones (el primera ronda del Draft que, aunque no lo tengo muy visto, creo que puede dar que hablar -si queda finalmente-) y la permanencia en el roster del brasilero Anderson Varejao suplirán, para mí, muy bien a las nombradas bajas. A esta lista se puede sumar al dos veces All-Star David West (es ala-pivot, pero un centro a fin de cuentas).


CONCLUSIÓN:
A pesar de que la franquicia, sin lugar a dudas, perdió a jugadores muy importantes (que le dieron muchos frutos en el último tiempo) y posiblemente un gran nivel en el banquillo, yo creo que la incorporación de Kevin Durant (uno de los fichajes más importantes y resonantes, por lo menos, de los últimos tiempos) sumada a la llegada de jugadores de renombre llamados por la concreta posibilidad de ganar un anillo en este súper equipo (como Pachulia y West), puede más. El mayor inconveniente, tanto para los jugadores como para Steve Kerr, será lograr una compenetración y complementación de tantas estrellas, es decir, lograr que los egos no opaquen al nivel que hay en este roster. Repito, si logran dejar los egoísmos de lado y tiran para el mismo lado, cosa que creo que sucederá (hay que tener paciencia en los primeros partidos, no todo es magia, después de un mercado tan movido los jugadores tienen que conocerse dentro y fuera del parqué), no hay rival que se le pueda acercar a los Golden State Warriors, aunque en el deporte puede pasar cualquier cosa, y eso es lo lindo.

En resumen, para mí los Golden State Warriors han mejorado su plantilla en el mercado veraniego. ¿Para ustedes ha mejorado el roster del subcampeón de la NBA? ¿Cómo se compenetrarán tantas estrellas juntas? ¿Se incorporará a otro jugador o esta será la plantilla final? ¿Tú qué harías? ¡Dejen su opinión!