Foto: Fiba.com

Río: España está más viva que nunca

ESPAÑA 109 - 59 LITUANIA

Pau Gasol
Pau Gasol fue el máximo anotador de una excelente España (Foto: Fiba.com)

Nunca dar por muerta a España, nunca dudar de Pau Gasol. Los años siguen y la historia se repite. Este año un poco más “a lo bestia”, pero la selección de Scariolo demostró una vez más estar más viva que nunca y poder decir aún su palabra en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Tras las dos derrotas frente a Croacia y a Brasil y la agónica victoria contra Nigeria que no puso fin a la lluvia de críticas que estaban inundando al equipo, llegó una victoria aplastante por 109-59 frente a Lituania. Eso es: 50 puntos de ventaja frente a la selección que hasta el momento lideraba el Grupo B, con 3 victorias en 3 partidos.

Un éxito rotundo e irrefutable, que los españoles empezaron a construir desde el primer balón, con una prueba seria en defensa y muy acertada en ataque, con la aportación de todos los hombres empleados por Scariolo y sin perder la concentración. Lituania, ya matemáticamente clasificada para cuartos, en la reedición de la final del pasado Eurobasket no tuvo su noche ni mucho menos, posiblemente jugó uno de los peores partidos de su historia.

Sergio Llull empezó anotando un triple, al cual contestó su compañero en el Real Madrid Jonas Mačiulis con un tiro de dos; a partir de ahí España pisó sobre el acelerador y Lituania no volvió a meterse en el partido nunca, con la diferencia entre los dos equipos que fue creciendo de forma exponencial cuarto tras cuarto: 26-11 a final del primero, 48-29 al descanso, 84-45 a final del tercer parcial y 109-59 a la conclusión de una noche de ensueño para España y de pesadilla para la selección báltica.

Pau Gasol fue dominante, en 23 minutos en la cancha anotó 23 puntos, con un irreal 5/5 en triples, además de sumar 5 rebotes, 5 asistencias y 2 robos. En general los porcentajes de acierto de la selección española fueron excelentes: 23/36 (64%) en tiros de dos y 16/32 (50%) en triples. Todo lo contrario para Lituania, que registró un 49% en tiros de dos y un pobre 26% en triples. España dominó también en el apartado de rebotes, con 41 (15 de ellos ofensivos) frente a los 25 de los lituanos.

Con estos números es fácil cuantificar la brecha entre los dos conjuntos, pero más allá de las estadísticas, lo que gustó fue la actitud ganadora puesta en la cancha por parte de los hombres de Scariolo, la determinación, las ganas, la concentración. Gasol a parte, otros hombres destacados fueron Nikola Mirotić (17 puntos con 8/11 en tiros de campo), Rudy Fernández (13 puntos), Ricky Rubio (11 puntos con una gran noche al tiro), Felipe Reyes (11 puntos y 9 rebotes en 15 minutos) y Sergio Llull (10 puntos, 6 asistencias).

Por parte lituana se salvaron solo Mindaugas Kuzminskas (17 puntos y 4 rebotes) y Mantas Kalnietis (16 puntos). Jonas Valančiūnas vivió una noche horrible al tiro, quedándose a 0 (0/6), pero capturó 10 rebotes.  El seleccionador lituano Jonas Kazlauskas intentará olvidar pronto cuando ocurrido frente a España para recuperar a su equipo a nivel anímico en vista de la última jornada de la fase de grupos, donde afrontará a Croacia.

El andamiento del partido nos demuestra que cuando España juega como sabe, aprovechando bien de todas sus armas, es un equipo muy difícil de batir; aunque el camino aún es largo y complicado: para asegurarse el pase a cuartos, la selección debería de repetirse dentro de dos días frente a Argentina. Luego se abrirán todos los varios cálculos y especulaciones para intentar evitar a Estados Unidos en los cruces, pero para pensar en ello era fundamental ganar frente a Lituania y sería útil hacerlo también frente a Argentina. El camino a seguir está marcado.