Foto: Keith Allison y Mark Runyon (CC)

Kyle Lowry y DeMar DeRozan traen el oro a Toronto

Las dos estrellas Raptors celebran la medalla

Lowry-DeRozan Raptors
Foto: Keith Allison y Mark Runyon (CC)

Los EEUU se llevaron el oro en Río de Janeiro. Nada sorprendente, ¿verdad? Con un equipo plagado de hasta 10/11 All-Stars, los estadounidenses no tuvieron rival desde que comenzaron los cruces finales. Y, evidentemente Kevin Durant fue la pieza fundamental del equipo. Pero la rotación ideada por Coack K fue clave para el éxito de la selección. El quinteto Kyle Lowry – Jimmy Butler – Kevin Durant – Paul George – DeMarcus Cousins fue fundamental en cuartos de final y en la Final. Por ejemplo, contra Argentina, este quinteto logró un +20 en 12 minutos mientras que el resto del equipo en el resto del partido logró un +7. Y por la parte que nos toca, Kyle Lowry acabó siendo fundamental para el equipo nacional.

Los números de Kyle Lowry fueron 16.2 minutos por partido para 5.0 puntos, 3.3 rebotes, 3.8 asistencias y 1.0 robos, con un 41.4% en TC, 25.3% en T3 y 75.6% en TL. Su defensa fue fundamental, tapando las carencias defensivas de Kyrie Irving, titular en el puesto de base. Como dicen en NBC Sports, el oro de USA llegó gracias a su defensa y muchas veces la defensa llegó gracias a su banquillo. Por ello, el seleccionador Mike Krzyzewski ideó una buena rotación, juntando un jugador ofensivo como Irving con un «rim protector» como DeAndre Jordan de inicio, mientras que en el banquillo tenía a la pareja Kyle Lowry – DeMarcus Cousins, un base defensivo y un pívot talentoso en el ataque.

Por último, traemos las declaraciones de Lowry y de DeRozan tras lograr su medalla de oro. Comenzaremos con las del base de Philadelphia:

«Lo tengo. No me importa nada más, va a venirse conmigo a casa. Esta medalla se viene a casa. Las palabras no pueden describir (lo que siento). Quiero decir, me siento excitado, con mucha energía. Siento que he hecho algo especial con un grupo de chicos geniales y ahora hemos escrito un poco de historia en los Juegos Olímpicos.

Es mi primer campeonato y con suerte espero que no sea el último. Quiero volver a sentir esto de nuevo. Voy a recordar este momento todo lo que pueda».

Por su parte, DeMar DeRozan, quien estuvo más desaparecido en la rotación que su compañero, también tuvo palabras de agradecimiento. El escolta se vio superado por Durant, Anthony, George y Butler en todo momento y se tuvo que conformar con partir como jugador número 11 en determinadas ocasiones.

«No puedo ni siquiera encontrar las palabras para explicar todo esto, especialmente hacerlo con mi compañero, un chico ue ha luchado conmigo cada noche. Poder formar parte de los Olímpicos, y hacer historia con la medalla…son muchas cosas. Es algo que vamos a compartir con nuestros niños, para ellos. Van a estar muy orgullosos. Es un sentimiento increíble poder haberlo hecho con tu compañero de equipo».