Foto: Fiba.com

Serbia no tiene miedo de Estados Unidos

Previa de la final de los Juegos de Río

Kevin Durant ha sido el mejor del Team USA hasta el momento (Foto: Fiba.com)
Kevin Durant ha sido el mejor del Team USA hasta el momento. (Foto: Fiba.com)

Las selecciones de baloncesto de Serbia y Estados Unidos serán las encargadas de poner punto y final a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Sí, porque los organizadores de las XXXI Olimpiadas, a la hora de confeccionar el calendario de 16 días de competición con 28 deportes y la asignación de 307 títulos olímpicos, decidieron que la última medalla de oro en decidirse fuera la del baloncesto masculino. El domingo a las 20.45 (hora española), la Serbia de Sasha Djordjević intentará obrar un milagro y arrebatar el título al Team USA de coach K.

Estados Unidos, como previsto, llega a la final sin haber perdido ni un partido pero, contrariamente a las expectativas, no fue tan devastador y varios encuentros acabaron con una ventaja inferior al doble dígito, concretamente 3. Frente a la propia Serbia en fase de grupos los americanos se impusieron 94-91, frente a Francia dos días después 100-97 y finalmente en semifinales contra España 82-76.

Por su lado Serbia vivió una fase de grupos más accidentada: tras ganar fácilmente a Venezuela, cayó derrotada los siguientes tres partidos: 95-80 frente a Australia, 76-75 con Francia y el ya citado partido frente a Estados Unidos, para ganar finalmente a China 94-60 y pasar a la siguiente fase como cuarta de grupo. Victoria sufrida en cuartos en el derbi balcánico contra Croacia (86-83), para luego pasearse contra Australia en semifinales.

Serbia se siente fuerte y lo quiere intentar, tras las buenas sensaciones del partido de la fase de grupos, Teodosić y los suyos quieren pelear de cara a cara a la mejor selección del mundo, y vivir un partido diferente al 129-92 de la final del mundial en Madrid de hace dos años. Por otro lado Estados Unidos ha demostrado poder hacer lo que quiere cuando quiere: igual va abajo, pero sin aparentar sufrimiento y, en cuanto pisa el pie sobre el acelerador, la calidad y la fortaleza atlética de sus estrellas acaban imponiéndose. Kevin Durant ha sido el mejor hasta el momento, con un promedio de 17.9 puntos, 5.3 rebotes y 3.4 asistencias y un brutal 62,5% de acierto en triples, en una plantilla que permite alargar al máximo las rotaciones.

Lo contábamos en la presentación del torneo: la selección de Serbia es la que menos jugadores NBA en su roster tiene entre las nacionales “fuertes”, únicamente Nikola Jokić de los Denver Nuggets; sin embargo, cuenta con algunos de los mejores jugadores europeos, como el indiscutido Miloš Teodosić, campeón de la Euroliga con el CSKA, Bogdanović y Kalinić, subcampeones de la misma Euroliga con el Fenerbahçe, los “milaneses” Raduljica y Mačvan o el ya ex ACB Stefan Marković. Se tratará entonces de un enfrentamiento entre dos estilos de baloncesto: el americano y el europeo. La fuerza frente a la clase, la rapidez frente a la circulación de balón, los músculos frente a la inteligencia.

Declaraciones de los protagonistas:

El base del Zenit San Petersburgo y ex Unicaja Stefan Marković admite que el hecho de haber plantado cara al Team USA en la fase previa les ha quitado el miedo escénico:

“Ellos son uno de los mejores equipos del mundo» – dijo Marković. – «En el primer partido, comenzamos un poco asustados, pero aprendimos que no puedes jugar de esa manera contra ellos. Tenemos que salir y hacer nuestro juego«.

Antes de conocerse el rival para la final, tras ganar a España, el alero de los Indiana Pacers Paul George se declaró listo y motivado, fuera cual fuera el rival:

«Estamos bien jugando contra cualquiera» – dijo. – «Nosotros jugamos con un objetivo, que es muy excitante. Hemos visto de todo, no será una sorpresa para nosotros el equipo con el que nos midamos. Hemos jugado con los dos [Australia y Serbia] en la Fase de Grupos y sabemos lo que esperar en este reencuentro«.

Cerramos con el ex Milwaukee Bucks Milos Raduljica, que en el partido de la fase previa anotó 18 puntos frente a Estados Unidos:

“Estoy emocionado por jugar contra ellos de nuevo» – dijo el jugador de 2,13. – «Hemos demostrado que podemos aguantarles y que no son invencibles. Es por eso por les que tengo tantas ganas. Cualquier cosa es posible en la final«.

Estamos de acuerdo, ¡cualquier cosa es posible! No se pierdan la cita con este que promete ser un auténtico partidazo.