Keith Allison (CC)

Kemba Walker está completamente recuperado

El base afirma que ya se ha curado de su lesión

¿Volverá Kemba Walker al mismo ritmo de su pasada campaña? - Keith Allison (CC)
¿Volverá Kemba Walker al mismo ritmo de su pasada campaña? – Keith Allison (CC)

A finales del anterior curso, Kemba Walker arrastraba molestias en su rodilla y se le detectó que su menisco estaba roto, por lo que debía de pasar por quirófano. Se trata de una lesión no muy grave, pero necesaria de intervención quirúrjica, ya que puede derivar en lesiones más graves que no le benefician en nada. Esta operación no es muy complicada, por lo que no debería afectarle en su rendimiento de cara a la próxima campaña.

Si hablamos de Kemba Walker no nos referimos precisamente a un jugador «frágil» en cuanto a las lesiones, puesto que en las cinco campañas que lleva en la NBA, en la que menos partidos ha jugado son 62 de 82 partidos posibles. Además, la pasada temporada pese a esta lesión que hemos mencionado anteriormente, el base sólo se perdió un partido en liga regular, debido a esta lesión. En cosas como esta, podemos ver el nivel de compromiso que tiene el base con la franquicia, porque no sólo es el líder en el campo, si no también en el vestuario. 

El base no bajó el ritmo en ningún momento durante la pasada temporada, que ha sido la mejor de su carrera (20.9 ptos., 5.2 asistencias, 4.4 rebotes y 1.6 robos por partido), pese a la lesión que le fastidió el final de la temporada. Gran parte de culpa de esta mejoría tiene Nico Batum, el francés llegó para ser otra amenaza exterior en el quinteto de Clifford y asumió perfectamente su papel de actor secundario para que Walker se aprovechara de los espacios que dejaba su juego exterior. Ambos han formado una pareja bastante difícil de vencer, ya que en muy poco tiempo se han compenetrado y adaptado muy bien al juego del equipo, el cual ha salido ganando gracias a la superactuación de estos jugadorazos, que han eclipsado un poco la bajada de nivel que tuvo Al Jefferson durante la pasada temporada, el cual era la principal amenaza ofensiva de los Hornets.