Foto: Michael (CC)

Nash vs Kidd: ¿Quién es el mejor base Maverick?

Dos redactores de D-Town Basket se enfrentan en un cara a cara

¿Nash o Kidd? ¿Quién lo hizo mejor en Dallas?/ Keith Allison (CC) y Bradley Parl (CC)
¿Nash o Kidd? ¿Quién lo hizo mejor en Dallas?/ Keith Allison (CC) y Bradley Parl (CC)

Los Dallas Mavericks no tienen una larga historia, son franquicia de la NBA desde los años 80 y no han sido un equipo a tener realmente en cuenta hasta 20 años después, con la llegada del siglo XXI y de Dirk Nowitzki, con Steve Nash de la mano. Pese a todo, los Mavs han tenido a grandes sus jugadores en sus plantillas y varios de ellos han dado mucho por el baloncesto de Dallas, siendo merecedores de estar entre los mejores jugadores de la historia de la franquicia; algunos seguro que tendrán en un futuro su camiseta colgando en lo más alto del American Airlines Center. Pero solo uno puede ser el mejor y solo 5 podrían ocupar un hipotético «mejor quinteto de la franquicia». Entre esas posiciones, primero desde el Twitter de D-Town Basket y después desde la propia redacción, surgió un entretenido debate en torno al puesto de base: ¿Quién es el mejor base en la historia de los Dallas Mavericks?

Para los que somos de las generaciones de los 90 (la mayoría tanto en la redacción como en Twitter) el debate estaba entre dos opciones: ¿Steve Nash o Jason Kidd? Ambos jugadores tuvieron un rendimiento excelso en Dallas; pero también es cierto que se convirtieron en leyendas por su juego desplegado en los Phoenix Suns y los New Jersey Nets respectivamente. Eso sí, no son las únicas opciones; y es que hace unos días, nuestro colaborador y amigo Pedro Antequera nos trajo un poco de su sabiduría old school con Derek Harper, un jugador que merece ser recordado por todo aquel que se considere un verdadero fan de los Dallas Mavericks; además, Harper tiene un punto a su favor que los otros dos candidatos no tienen: No tendríamos que compartir a «nuestro mejor base de la historia» con otras franquicias.

Para salir de dudas, enfrentamos en un cara a dos redactores de D-Town Basket; Albert Bernadas que defenderá la postura de Steve Nash y Borja Rodríguez, que hará lo propio por parte de Jason Kidd:

Albert Bernadas: Steve Nash (14.6 puntos, 7.2 asistencias y 2.2 rebotes en 6 temporadas)

https://vine.co/v/i1zQMAPtHlp

Si me diesen a elegir, entre todos los bases que han jugado en los Dallas Mavericks, en mi más sincera opinión me quedaría con Steve Nash.

El de Santa Clara, drafteado por los Phoenix Suns, llegó al equipo tejano de la brillante mente del mítico Don Nelson, por aquel entonces entrenador y general manager de Dallas. Todos los aficionados de los Mavericks seguro que recordarán con especial ilusión la noche del Draft del 1998, en la cual los Mavericks se acabarían llevando a Dirk Nowitzki y Steve Nash, dos futuros Hall of Famers.

Sin lugar a dudas, la llegada de ambos jugadores conjuntamente con Michael Finley supondrían un punto de inflexión para la franquicia tejana, que venían de ser los actuales Sixers de los 90’s. Después de casi diez años sin pisar los playoffs, en la temporada 2000-2001, los Mavericks acabaron entrando en la postemporada, con un Steve Nash que acabaría explotando aquella temporada, llegando a promediar 15,6 puntos y 7,3 asistencias de media.

Durante su carrera profesional como Maverick, era increíble como un jugador de su estatura y envergadura en la NBA conseguía brillar ante monstruos de su época,  como pudieron ser Jason Kidd, Baron Davis y Gary Payton.  El canadiense consiguió ser un jugador desequilibrante en la NBA, debido a su increíble capacidad de visión de juego, capacidad para penetrar hacia canasta y, en mi opinión, tener uno de los mejores tiros de media y larga distancia de toda la NBA.

Sí que es cierto, por otra parte, que tenía un punto negro en su juego: la defensa. No era por falta de fundamentos defensivos, sino más bien por su falta de poderío físico que si tuvieron otros jugadores de Dallas, como fueron Derek Harper y Jason Kidd.

A pesar de sus problemas defensivos, en mi opinión, Steve Nash ha sido el mejor base en jugar con los Mavericks, por representar el cambio de rumbo de una franquicia perdedora a una franquicia acostumbrada a entrar con regularidad en los playoffs.  Otro aspecto a destacar de Steve Nash ha sido su capacidad de enganchar al espectador con sus pases de fantasía que podían recordar al mejor Stephon Marbury o al mejor Jason White Chocolate Williams.

No hay debates, será uno de los jugadores más recordados en Dallas y debería formar parte del mejor quinteto que ha vestido la camiseta de los tejanos. Por desgracia para nosotros, no pudimos seguir disfrutando de este magnífico jugador, que en la agencia libre de 2004 acabaría volviendo a Phoenix donde sería 2 veces MVP, “gracias” a que Mark Cuban, el dueño de la franquicia, no decidiese igualar la oferta. ¿Cuantos anillos podrían haber ganado Dirk y Nash juntos?

Borja Rodríguez: Jason Kidd (10.5 puntos, 8.4 asistencias y 5.5 rebotes en 8 temporadas)

https://vine.co/v/OFBgegMblP1

Jason Kidd, el casi eterno jugador de California es mi elección como mejor base de la historia de los Dallas Mavericks. Miles de razones y miles de argumentos hay para decantarse por uno u otro jugador. Tantas como aficionados que sean capaces de defenderlas. Todas respetables, claro, pero unas más justificadas que otras.

Para defender mi postura me voy a apoyar en el único aspecto que se escapa de la subjetividad: la estadística y las cifras. Quizás Kidd no sea ni será nunca en Dallas el base más recordado ni el más querido. Puede que haya otros compañeros de posición que hayan empatizado mejor con la ciudad o que hayan deleitado más a la afición con jugadas y pases espectaculares. Sin embargo, Jason Kidd ha cosechado logros que ningún otro base ha logrado aún con la camiseta de los Mavericks.

En este punto, quiero recordar que estamos tratando de elegir al mejor base en la historia de los Mavs, no al mejor base en la historia de la NBA que haya pasado por Dallas. De este modo, Kidd es el único base titular que ha conseguido el anillo de campeón con la franquicia texana. Primer y más fuerte motivo para defenderle.

Por aquel entonces, Kidd tenía 38 años, lo cual le sirvió para convertirse en el segundo campeón de la NBA más longevo (tras Kareem Abdul-Jabbar, que lo ganó con 41 años). En el partido decisivo, Jason hizo gala de su polivalencia al sumar 9 puntos, 8 asistencias y 4 rebotes. Pero no sólo eso, además supo guiar al equipo a la perfección, maniobrando con una piezas inferiores que su rival: el gran Big Three de Miami Heat formado por Lebron, Wade y Bosh.

Esto supuso el colofón a una relación que unió a Jason Kidd y a los Dallas Mavericks durante ocho temporadas. Desde el inicio de su trayectoria, Kidd estuvo relacionado con los Mavs, ya que el equipo de Texas le seleccionó en el puesto número 2 del Draft de 1994. Desde entonces, franquicia y jugador alcanzaron juntos cinco veces los Playoffs.

A sus espaldas, el base acumula 500 partidos con la camiseta de los Mavs. Más de 17.000 minutos (octavo en la historia de la franquicia) en los que ha dejado constancia de su impacto en todos los aspectos del juego. De esta manera, ostenta el récord de asistencias en una temporada (783) y lidera la clasificación histórica de los Mavericks en robos por partido (1,9) y asistencias por partido (8,4).

En definitiva, Kidd es el mejor base en la historia de los Mavericks por ejercer un papel muy importante en el primer y único campeonato de la franquicia, por su amplia relación con la ciudad y el equipo y por los números individuales que atesora.

Las cartas ya están echadas y ahora solo queda que todos los lectores den su punto de vista: ¿Quién es el mejor base en la historia de los Dallas Mavericks?