Fuente: Texas Heart Institute (CC)

Los mejores jugadores de los Houston Rockets

Los más destacados en la historia de la franquicia tejana

Fuente: Texas Heart Institute (CC)
Fuente: Texas Heart Institute (CC)

A la hora de elaborar una lista con los mejores jugadores de una franquicia debemos centrarnos en numerosas variables. Los números son una base sobre la que adquirimos los fundamentos para la creación de la susodicha lista, siempre teniendo en cuenta que no todo se resume en lo meramente matemático y siempre valorando el carisma, la fanbase y la aportación dentro del vestuario de cada jugador.

Houston Rockets es una franquicia con una gran historia por la cual han pasado fantásticos jugadores. A  la hora de destacar a los mejores jugadores, todo el mundo se centra en uno, marcándolo como buque insignia de una franquicia que durante este último año se ha alejado de lo que los aficionados tanto a los Rockets como los aficionados a la NBA se esperaban.

Atendiendo a los números, la lista de los mejores jugadores de la historia de la franquicia tejana se resumiría en la siguiente:

Hakeem Olajuwon

A aquel que se le ocurra negar que Olajuwon es el mejor jugador de la historia de los Houston Rockets, o ha bebido demasiado o tiene poca idea de la historia de la franquicia y más bien de lo que es el baloncesto en sí mismo. Lo primero que debemos destacar a la hora de hablar de este gran jugador, es que sus ganas por jugar y triunfar en la franquicia tejana se impusieron a todo y su lucha nos dio la oportunidad de soñar y al fin de conseguir el título de la NBA, un jugador que se empeñó en hacer a su equipo campeón y que lo consiguió gracias a su esfuerzo y total superioridad por encima del resto de jugadores de la NBA.

Fue drafteado como el número 1 y jugó 18 temporadas en las cuales llevó 15 veces a su equipo a los play-offs, lo cual es una cifra espectacular para una franquicia, porque implica una regularidad increíble durante una etapa muy extensa en el tiempo. La bestia nigeriana se ha ganado ser recordado como uno de los mejores jugadores de la historia y como uno de los más dominantes. Un Hall of Fame del que nadie duda y que sembró el pánico en las zonas de la liga durante mucho tiempo.

Sus números en temporada regular son tremendamente espectaculares. Ha jugado 1.177 partidos en los cuales se ha erigido como un jugador imparable. Su etiqueta de jugador irremplazable se demuestra en la media de minutos jugados 35,7 por partido, y su tremenda capacidad ofensiva en sus números de cara a la canasta rival con unos más que envidiables 21,8 puntos por partidos, que demuestran que no era un jugador simplemente de carácter defensivo. Bien es cierto que su capacidad rebotadora no era brutalmente espectacular, pero sus 11,1 rebotes lo colocan como un gran trabajador en el aro propio. En play-offs su figura es todavía mayor, habiendo jugado 39,6 minutos por partido y aumentando sus prestaciones hasta unos espectaculares (25,9- 11,2- 3,2). Por último destacar que su capacidad en el tiro libre era muy correcta aún siendo un jugador alto, su 71,3% desde la línea de tiro libre demuestra que tenía una mano muy fina.

Moses Malone

Las seis temporadas que Moses Malone ha pasado en los Rockets serán recordadas por su dominio implacable en ambas zonas del aro. Sus 464 partidos lo convierten en otro histórico de la franquicia tejana, sobre todo atendiendo a sus números que provocan la envidia de todo jugador habido y por haber. Sus 38,3 minutos por partido son cifras estratosféricas  y sus 24 puntos por partido acompañados de 15 rebotes muestran que fue la gran superestrella hasta la llegada de Hakeem dos años más tarde de su marcha de la franquicia.

Calvin Murphy

De 1970 a 1983 este jugador mostró sus numerosas cualidades en un equipo que era realmente temido. 1.002 partidos a sus espaldas hacen que sea recordado como otro mítico jugador de la franquicia. Sus números de cara al aro rival son muy destacables 17,9 puntos y aunque ciertamente sus cifras en el resto de estadísticas son menores, fue un pilar fundamental  para llegar a la final de la NBA pérdida frente a los Boston Celtics en el año 1981.

Rudy Tomjanovich

Lo que está claro es que durante la etapa que se sitúa entre 1976 y 1981 los Rockets contaban con un equipo de escándalo, unidos a Moses Malone y a Calvin Murphy se encuentra otro histórico de la franquicia como es Tomjanovich. Los 768 partidos en liga regular lo convierten en una institución que junto a los anteriormente citados se les ha retirado la camiseta por respeto a todo lo conseguido. Aunque no lograron traer ningún anillo su trabajo, sacrificio y calidad los hicieron ser un equipo a tener en cuenta. Unos (17,4 – 8,1 – 2) son la carta de presentación de otro de los jugadores que hicieron soñar a los aficionados durante los años setenta.

No se puede obviar que fue el entrenador que consiguió llevar al éxito a los Rockets, ya que era el entrenador que dirigía al equipo ganador del anillo en los años 1994 y 1995.

Elvin Hayes

572 partidos subdivididos en dos etapas diferentes en la franquicia tejana. En ellos sus números son increíbles (20,6 – 12,2), son cifras envidiables, para alguien que se prodigaba con la misma calidad y fuerza tanto en la canasta contraria como en la defensa de la propia. Su primera temporada fue brutal habiendo sido drafteado en 1968, pero sorprendentemente no fue elegido mejor rokkie ya que dicho premio recaló en Wes Unseld.

James Harden

Aunque pueda parecer un poco pronto para colocar a Harden como uno de los mejores jugadores de la franquicia, lo cierto es que sus números son muy claros y seguirá haciendo historia por el bien de los corazones de los aficionados a los Rockets.  Ya 314 partidos en temporada regular le colocan entre un gran número de jugadores que han alcanzado ese número de partidos, pero sus 27 puntos por partido son unas cifras espectaculares, que acompañadas de 5,4 rebotes por partido y 6,6 asistencias, lo hacen ser uno de los jugadores más completos de la historia de este equipo y que tiene muchos años por delante para demostrar que puede llevar a los tejanos a un nuevo título.

Yao Ming

Fue una gran noticia para el negocio NBA. Su llegada provocó la apertura del mercado asiático, convirtiéndolo en una novedad que llegó siendo el número uno del draft del año 2002. Su prematura retirada le impidió ser un jugador todavía mejor, pero aun así se coloca claramente entre los mejores de la historia de la franquicia. Sus primeros años en la franquicia fueron todo un éxito logrando sacar a la franquicia del pozo en el que se encontraba. De la mano de T-Mac consiguió convertirse en uno de los equipos con mayores aspiraciones al título, pero fracasaron durante los play-offs. Sus lesiones le obligaron a retirarse prematuramente, pero fue  uno de los jugadores más queridos durante su etapa en la NBA.

Robert Ride 

Después de más de 700 partidos se ha convertido en otra de las leyendas  de los Rockets, sus números no son realmente espectaculares, pero coincidió con la etapa que Malone o Murphy, sus grandes cualidades defensivas lo hicieron ser titular de forma constante en aquel brillante equipo.

Otis Thorpe

Pasó 6 temporadas y media en Texas, siendo elegido para jugar el All-Star Game en 1992 y ganando el anillo de campeón dos años más tarde. Mantiene el record del equipo en porcentaje de tiros de campo, con un 55,9%. Promedió unos espectaculares 15,8-9,7 durante su gran etapa en Houston.

Tracy McGrady

Mítico jugador de los últimos quince años de la NBA. Sus 303 partidos lo hacen ser un jugador a destacar, sin olvidarnos de su enorme carisma, su gran aportación en el campo, le hicieron formar una pareja muy temida al lado de Yao Ming. Sus números son  realmente escandalosos habiendo promediado (22,7- 5,6 – 5,5). Un ilustre de esta franquicia que lo lleva a ser uno de los jugadores más queridos de la NBA por su juego explosivo y espectacular.