Adrian Rodriguez (SB)

Salta un rumor: D’Angelo Russell a los Jazz

El trade se completaría con el pick 2 a cambio de Hayward+Favors+Pick 12

Fuente: Adrián Rodríguez (CC)
Fuente: Adrián Rodríguez (CC)

Estamos en fechas propicias para rumores y conjeturas. Aquellos equipos que han terminado su temporada, a estas alturas todos excepto Warriors y Cavaliers, están trabajando para reforzar, reconstruir o intentar mejorar de alguna forma lo que ya poseen. El Draft es la etapa mas próxima, pero con el mismo suelen venir acompañados todos los años varios movimientos de jugadores y elecciones buscando, como decimos, la optimización de los recursos disponibles. Esta es una pelea que no pocas veces se pierde. Conseguir una estrella cuando no la tienes, un jugador en un puesto especifico allá donde la plantilla cojea, subir el nivel general del roster o añadir jóvenes talentos a un proyecto a medio-largo plazo no es siempre sencillo. Esto no son matemáticas, ni los jugadores disponen de una media del 1 al 100 a la que siempre es fiel su rendimiento como si fuera un videojuego.

Por lo cual los rumores, fundados o no, suelen alimentarse de esas necesidades, carencias o filosofías que marcan el trabajo de los G.M. Muchos de esos rumores son inventos típicos de algunos medios o de internet. Algunos son absurdos, otros difíciles de materializarse, los hay de escaso interés o de resultado muy incierto...pero en ocasiones salen a la palestra otros que tienen mucho sentido y benefician sobre el papel a los equipos implicados, o cuanto menos, casa con sus objetivos.

En éste último apartado, de esta lista que me acabo de inventar, podríamos incluir un rumor que ha cogido fuerza en las últimas horas: un posible traspaso entre los Utah Jazz y Los Angeles Lakers. En este hipotético «trade» los Utah Jazz recibirían a D’Angelo Russell y el pick 2 de este Draft y mandarían a LA a Gordon Hayward, Derrick Favors y el pick 12 del mismo Draft. Vamos a analizarlo:

Desde el punto de vista Jazz 

Deshacerse de sus dos principales espadas, que andan rondando un nivel cercano al All-Star, parece demasiado riesgo para una franquicia acostumbrada a tomar muy pocos. El proyecto está mas que claro. El estilo de juego también. El cuerpo técnico tiene un guión muy definido y se ha renovado recientemente a Quin Snyder con un contrato de larga duración para que continué desarrollando a la plantilla (la segunda mas joven de la NBA) sobre los mimbres de los que ya dispone. Los Jazz tienen el pick 12 en el próximo Draft (los dos últimos pick 12 que tuvieron se transformaron en Alec Burks y Trey Lyles) y si no se renueva a Trevor Booker y se deshacen de algún contrato menor no garantizado dispondrá de 30 millones para gastarlo en la FA, traspasos y/o renovaciones. En una franquicia como ésta, a la que le ha faltado un solo partido para entrar en Playoffs, con un roster tan joven, seguir con el plan establecido parece lo mas lógico y sensato. Pero…pero los Jazz carecen de una estrella. Todo el mundo tiene claro que los Jazz van a tener casi imposible traerse a alguna estrella en la Agencia Libre, por lo que las únicas opciones son hacerse con una en el Draft, via traspaso o esperar a que alguno de los integrantes del equipo actual consigan alcanzar ese estatus.

Con éste supuesto traspaso los Jazz conseguirían, al menos en potencia, a dos estrellas. Por lo que transitarían por dos vías de las tres recién comentadas, pero no dejaría de ser un riesgo. ¿Y si Russell se queda en lo que és ahora? ¿y si Ingram o Simmons no son lo que parecen? ¿Y si no se aclimatan a Utah o a la franquicia? Mucho riesgo, pero en favor del traspaso podemos decir que Snyder es especialista en desarrollar jugadores jóvenes sin prisa y acertadamente, y que los Jazz quedarían en una situación económica envidiable. Si no renovando a Bokker y deshaciéndose de algún contrato no garantizado Dennis Lindsey dispondrá de cerca de 30 millones, con este nuevo escenario dispondría de mas de 50. Hayward cobrará el próximo curso 16 millones y Favors casi 11, por lo que descontando los sueldos de Russell y Ingram/Simmons se plantaría la franquicia en la FA con un poderío económico desconocido por aquellos lares mormones.

Desde el punto de vista Laker

Es difícil adivinar que pueden traerse entre manos en los despachos de los Lakers. Los angelinos no son una franquicia cualquiera y su necesidad de estar en la palestra les obliga a, o por lo menos intentarlo, quemar fases en su reconstrucción mas rápidamente que otras franquicias. Los Lakers no se pueden permitir el lujo de estar entrando en lotería muchos años seguidos. Y esa necesidad extra les puede llevar, de hecho así ha sido en otras ocasiones, a cometer errores de planificación. Y no creo que haya sido por mera incompetencia, ha sido mas bien necesidad de correr mas riesgos que otros lo que les ha llevado en el pasado a estrellarse, aunque también han logrado tocar las estrellas. Parece claro que tener una dupla como Russell+Ingram/Simmons dirigida por un entrenador que ilusiona a muchos como es Luke Walton y la posibilidad de añadir al proyecto a varios jugadores importantes, ademas de los que ya posee como Clarkson o Randle,  es un buen plan que solo necesaria paciencia y trabajo. Pero…¿tendrán paciencia? Si se llegase a materializar el traspaso los Lakers obtendrían dos muy buenos jugadores con margen de mejora, que si no son mas reconocidos es por ser los Jazz un equipo de mercado pequeño, poco mediático. Ambos jugadores tienen hechuras de All-Star, lo logren ser algún día o no. Pero aunque su techo fuese inferior al de Russell+Ingram, que solo el tiempo nos lo aclarará, su rendimiento inmediato sería claramente superior. El riesgo es menor, y si miran al medio plazo los Lakers estarían acertando de pleno con una operación así.

Nuestra previsión

Por mucho que cuadren las cifras; por muy beneficiosa que fuese la operación para ambas franquicias; por mucho sentido que tenga este rumor, para variar…no vemos a estos dos equipos cerrando una operación como ésta. Cada uno de ellos por razones bien diferentes, pero razones poderosas al fin y al cavo. Muchos aficionados entrarían en shock y el resultado de la misma se miraría con lupa, sumando mucha presión a los respectivos GM. Aunque una cosa tenemos claro conociendo a quienes se sientan en cada uno de los despachos: éste traspaso ha estado en la mesa de alguno de los dos GM, si no en el de ambos. Quizá se realicen tomas de contacto, ofertas y contraofertas…pero casi seguro que si no llegan a buen puerto jamás lo sabremos. Vale.

Leave A Reply

Your email address will not be published.