Fuente: ESPN

El ataque de los Bucks pasa por Khris Middleton

es la revelación de la plantilla por segundo año consecutivo

middleton
Fuente: ESPN

En equipos con gran proyección y una plantilla tan joven, normalmente cada año los jugadores dan un paso para lo que acabarán reportando al equipo; un base que dirija al grupo, un pívot que sea el estandarte defensivo o el comienzo de una nueva leyenda en la liga. En el caso del protagonista de esta noticia, Khris Middleton, estamos ante la evolución de un anotador puro.

Sus números

Después de doblar sus estadísticas desde que llegó desde Detroit en su primera temporada en Milwaukke, cada año ha ido subiendo un peldaño más. Ya la temporada pasada empezó a tener más importancia en la rotación y sobre todo en la ofensiva. Este año a pesar de no haber tenido postemporada, asumió responsabilidades y se erigió como uno de los principales peligros en ataque de los ciervos.

El año pasado el alero hizo 13.4 puntos por partido, 2,3 asistencias y 1,5 robos, y en esta temporada sus números son de: 18,2 puntos por partido, 4,2 asistencias y 1,7 robos. Bien es cierto que en rebotes ha bajado; 4,4 rebotes la temporada pasada y 3,8 esta, muestra de que se ha centrado más en el ataque que en la defensa.

Tercera espada

Con la cada vez mayor evolución de Giannis Antetokounmpo como uno de los mejores jugadores «todoterreno» de la liga, y con el futuro prometedor de Jabari Parker, Middleton, quiere ser la tercera punta del tridente, sabe marcar su territorio en la pista y sus compañeros le buscan sin dudarlo.

Con la poca adaptación que ha tenido Monroe y la poca fiabilidad en el tiro exterior de todo el equipo, el alero ha cargado con gran parte del peso ofensivo del equipo, aunque su porcentaje de triples no era de lo mejor de la liga (39,6 %), sí que es uno de los tiradores más fiables de los Bucks, algo que tienen como asignatura pendiente para el verano.

La temporada 2016/2017 aún ni si quiera está por empezar, pero ya es de vital importancia para el equipo de Wisconsin, sus jugadores quieren mejorar y lo hacen partido tras partido, y si las estadísticas siguen su curso, más pronto que tarde los ciervos volverán a dar guerra en Playoffs.