Fuente: www.bostonherald.com

El verano ideal de los Boston Celtics

Os contamos qué va a pasar en el futuro de la franquicia

Foto: DGA Productions (CC)
Danny Ainge, General Manager de los Boston Celtics (DGA Productions; CC)

15 de Septiembre de 2016

Danny Ainge parece desencajado durante el Media Day de los Boston Celtics. Andrés Villar y un servidor, desplazados de El Despacho de Auerbach hasta Massachusetts, comentamos entre nosotros que no habíamos visto una sonrisa tan falsa y nerviosa en nadie que no fuese Keira Knightley. No es para menos: el verano había sido un torbellino para el frontoffice de la franquicia más laureada de la historia, todo por culpa de una moneda…

23 de Junio de 2016

¿Cómo es posible que la gente siga cogiendo el teléfono a este hombre? Sin nadie esperarlo, y dos meses después de haberlo negado en la prensa, Jimmy Butler estaba haciendo la maletas camino a Boston a cambio del manido pick de los Brooklyn Nets acompañado del de los Boston Celtics, Kelly Olynyk, y Avery Bradley. Sus problemas con Fred Hoigberg, la falta de jugadores para jugar al estilo que quiere implantar en la ciudad del viento, y la vuelta de Derrick Rose han sido las lluvias que han provocado la crecida del río. Y nadie pesca mejor en aguas revueltas que el ex-escolta.

Por si fuera poco, la prensa lleva semanas dando por sentada la adquisición de Al Horford vía sing & trade y el hecho de que Jared Sullinger haya empezado a seguir en todas sus redes sociales a Coca-Cola y se ponga como avatar a un gran jefe Cherokee deja pocas dudas sobre cuál iba a ser el precio a pagar por los Orgullosos Verdes.

Ahora, con el que ha sido nombrado como el segundo mejor entrenador de la liga y un grupo de trabajadores jugadores jóvenes que, liderados por el mejor bajito de la historia y el sexto hombre del año, cayeron honrosamente en semifinales con los a la postre finalistas de la NBA, nadie tiene la menor duda de que la siguiente puerta a picar va a ser la de Kevin Durant. El gran agente libre del verano parece decidido a salir de la que ha sido su única casa en la liga tras caer frente a los San Antonio Spurs en semifinales de conferencia de manera demoledora (4-0). Con un posible quinteto formado por Isaiah Thomas, Jimmy Butler, él mismo, Jae Crowder y Al Horford, más una segunda unidad liderada por Marcus Smart, Evan Turner y Jordan Mickey, no cabe duda que el alero tendrá grandes tentaciones de ser la estrella de estos Celtics, candidatos a todo durante la próxima década, y en el tercer mercado más grande de la NBA.

25 de Julio de 2016

De oreja a oreja y justo debajo de unos ojos que parecen decir: os la he vuelto a clavar y sin vaselina, Danny Ainge esboza una sonrisa mientras entrega la camiseta verde al nuevo niño bonito de la ciudad de Boston. Tras una sesión de fotos que parece durar una eternidad y durante la que confieso haber derramado un par de lágrimas sobre mi block de notas, la primera pregunta que le lanzan al que será nombrado de nuevo mejor ejecutivo del año es la obvia: ¿Cómo lo ha hecho?.

La verdad es que no me gustaría llevarme nada de crédito por lo ocurrido durante este verano, ¿saben ustedes? La verdad es que todo fue gracias a esa moneda que se lanzó al aire el 17 de Mayo. El traspaso que cerramos para hacernos con Jimmy durante la noche del draft ya estuvo a punto de llevarse a cabo en Febrero, pero aquella noche solo teníamos un pick de Nets que lo mismo podría ser la primera como la quinta elección. Pero tras resolverse el desempate con los Phoenix Suns a nuestro favor y obtener el pick #3 en nuestras manos, estaba claro que ya tenía algo sólido que ofrecer a los Chicago Bull. El resto, como dicen, es historia. Sin esa moneda al aire Jimmy no estaría aquí y, por mucho que hoy os trate de decir que de pequeño soñaba con este día, seguramente Kevin tampoco lo estaría.

Mientras nos emborrachamos con alcohol por la noche tras haberlo hecho con emociones durante la tarde, Andrés y yo comentamos que ya era hora, veintisiete años a cuestas con la maldita mala suerte irlandesa son demasiados para cualquiera, mucho más para la mejor franquicia deportiva del mundo. Juntos, en el local más mugriento del North End, repasamos cómo fue esa noche.

15 de Mayo de 2016

Aún me duele la cara del tortazo que me acaba de meter el argentino para que me tranquilice. ‘Empieza a fumar y controla los nervios como un hombre‘ fueron las amables palabras que empleó justo antes de aplicarme su remedio digital para que dejase de morderme las uñas. El desgraciado, sentado y tranquilo mientras fuma, tiene un aire a Joseph Fiennes en el final de «Enemigo a las puertas»; cuando se lo hago saber se parte el pecho a reír y me aclara el motivo de su serenidad: ‘¿Sabés por qué ese pelotudo está tranquilo en esa escena? Porque sabé que va a morir, pues lo mismo me pasá a mí’. Puto Borges y puta que los parió.

Lo peor es que no le falta razón, históricamente, los Boston Celtics no han podido tener peor suerte. Si draftearon a Bill Russell y Larry Bird dirán algunos, pero solo porque Red Auerbach fue el único que se atrevió a poner a un afroamericano en una pista en el primer caso y sabía mejor que nadie las reglas que rigen la liga en el segundo. El resto de su historial ahí está, desde Len Bias hasta el desempate con Utah el año que trajeron a Marcus Smart.

Moneda al aire. Mierda. Sorteo para los Phoenix Suns, Boston elegirá en cuarto lugar durante el «NBA Draft 2016».

15 de Septiembre de 2016

‘Qué cara querés que tenga, el hombre ha hecho todo lo que ha podido: acumuló picks durante tres años con la esperanza de que algún día una súper-estrella saliese al mercado y poder pujar por ella. Al final salió Jimmy Butler, sí, pero estaba cantado que iba a acabar en los Sixers. Su pick #1, otras tres primeras y dos segundas, junto a Jahlil Okafor es más de lo que nosotros podíamos dar cualquier día del año. Si al menos hubiésemos tenido un pick #3 podríamos haber entrado a negociar, eso lo sabe todo el mundo, pero ¿dónde vas con un #4 en un draft tan malo como este?’

Danny Ainge, con la mirada perdida en un punto entre nosotros dos, parece escuchar a Andrés y asiente con la cabeza. Menudo papelón tiene por delante, a ver con qué cara presenta en menos de un minuto a siete rookies (de los cuales cinco ya tienen beca Erasmus asegurada), a Dwight Howard y a Joe Johnson. Maldita moneda y maldita suerte irlandesa.