(Foto: Laura Cristaldi, SB)

Un Michael Malone amargado empieza a resumir la temporada

Declaraciones tras la derrota frente a los Jazz

Foto: Laura Cristaldi (CC)
Foto: Laura Cristaldi (CC)

Vale, los Utah Jazz se estaban jugando el acceso a los Playoffs, tenían un objetivo claro y con ello en la cabeza saltaron a la cancha del Pepsi Center concentrados y combativos. Pero también los Denver Nuggets tenían sus objetivos: ayudar a los Huston Rockets para que se metieran en Playoffs en lugar que los de Utah y hacerse así con su pick de primera ronda y también cerrar positivamente una temporada de altibajos en casa, en frente del público que, para la ocasión, se presentó bastante numeroso al coliseo de Colorado.

Los Nuggets, además, habían perdido los tres encuentros disputados en la temporada frente a los vecinos de Utah, equipo con el cual hay una cierta rivalidad, y habría estado bien acabar la temporada de baloncesto en Denver con un éxito, pero no pudo ser. Un horrible tercer cuarto (34-15, con un parcial de 24-0 por parte de los Jazz) condenó al conjunto de Michael Malone a cerrar el telón con una nueva derrota por 100-84 en casa.

El entrenador de los Nuggets no escondió su decepción por el resultado y por la prestación de los suyos en determinados momentos del encuentro:

Perdimos el partido en el tercer cuarto. No puedes dejar que un equipo te meta un parcial así en casa. No hicimos nada para pararles: no defendimos, no anotamos y les dejamos muchas segundas oportunidades gracias a sus rebotes ofensivos”.

Esta vez la pareja de interiores Jokić/Nurkić no funcionó como lo esperado, Lyles hizo mucho daño:

Trey Lyles parecía un jugador de AllStar y nos costó defender sobre él. Gordon Hayward es un gran jugador, hace un gran trabajo llevando al equipo. Hemos realizado un pobre trabajo defendiendo sobre Lyles y en la línea de los tres puntos. Creo que lo de esta noche nos hace entender que no podemos vivir muchos minutos con esta alineación con dos interiores grandes”.

“Ellos han demostrado ser mejor equipo que nosotros, nos han ganado 4 veces y están luchando para meterse en los Playoffs, es un nivel donde nosotros no estamos ahora mismo”.

Desde las consideraciones sobre el partido, Malone se enganchó en seguida y empezó a hablar en general de la temporada al punto de acabarse, con palabras siempre interesantes:

“Ha habido muchas cosas positivas este año, pero también ha habido muchos momentos complicados en los cuales pararse a reflexionar para ver donde estamos yendo: tenemos un largo camino por recorrer. Me encuentro bien en este papel, he firmado por esto. Sabía dónde estábamos y sé hacia donde estamos intentando ir, y creo que estamos por la recta vía, pero luego hay momentos como el tercer cuarto de hoy que te hacen dudar”.

El partido frente a los Jazz puede ser un resumen perfecto de la temporada: tres cuartos jugando bien, pero un cuarto haciéndolo mal y perdiéndolo todo, frente a un equipo que está ahora mismo en la posición de la tabla donde a los Nuggets les habría gustado estar:

“Creo que este partido resume bien lo que ha sido nuestro principal problema a lo largo de la temporada: la consistencia, y no solo de un partido a otro, sino de un cuarto para otro. Ya veis, salimos, remontamos, jugamos bien, nos pusimos uno por delante, y luego nos vinimos abajo y no fuimos capaces de recuperar el control del encuentro. Esto tiene que ser uno de nuestros retos para el año que viene: tenemos que ser más consistentes en nuestro enfoque del encuentro y jugar de la manera correcta. Solo cuando consigamos esto seremos un equipo completo”.

Los Nuggets cierran la temporada con un récord negativo en el Pepsi Center: 18-23, al cual se espera dar la vuelta el año que viene.

“Considero este récord muy pobre, hemos ganado un partido menos que la temporada pasada en casa, lo cual es bastante decepcionante. Si queremos ser un equipo de Playoffs tenemos que aprender a proteger nuestra cancha. ¿Cuánto tiempo tardemos en darle la vuelta? Depende de lo que pase este verano. El equipo que vimos en la cancha frente a los Jazz no será el equipo que abra la temporada el año que viene. Esta es la realidad de la NBA, los cambios son inevitables: hay el draft, la agencia libre y los traspasos que habrá que llevar a cabo”.

“Depende de cómo nos encontraremos en el training-camp, para ver cuáles serán nuestras expectativas. Hemos demostrado que podemos ganar a los mejores equipos, pero también que podemos perder contra cualquiera. Así que realmente no sé cuánto cerca estamos”.

¿Qué se espera del verano?

“Necesitamos que cada uno de los integrantes de la plantilla vuelva siendo un jugador mejor, de que cada uno se empeñe en lo que haga durante las vacaciones. Nos sentaremos con cada uno de los jugadores para planificar la off-season: cuáles son las cosas en las cuales concentrarse más. El verano es muy importante, sobre todo para un equipo joven, y los jugadores jóvenes que tenemos. Si cada uno de ellos se compromete a intentar progresar y vuelve siendo un jugador mejor, entonces colectivamente será un bien para nosotros”.

Queda aún un último esfuerzo para los Nuggets, en la noche entre el miércoles y el jueves en la cancha de los Portland Trail Blazers, antes de bajar definitivamente el telón sobre esta temporada de refundación.