¿Tiempo de Conferencia Este?

Atípico arranque de temporada en la NBA

Foto: Michael Tipton (CC).
Foto: Michael Tipton (CC).

Quizá sea pronto para afirmar que el Este ha vuelto, pero una vez superado el primer cuarto de la temporada regular se empieza a entrever tendencias en las dos conferencias que forman la NBA. Si el día en que se escribe este artículo se echa un vistazo a la clasificación, se puede observar que hay hasta diez franquicias pertenecientes a la Conferencia Este que cuentan con más victorias que derrotas en su haber, por tan sólo seis equipos correspondientes a la Oeste con este balance positivo. En otras palabras, ya puede tratarse de Lydia Clar o de uno de los descendientes del pulpo Paul, que en septiembre pocos habrían creído sus predicciones.

Para mostrar que lo anterior no se queda en una simple hipérbole, echemos la mirada atrás. Curso baloncestístico 98-99. El buen aficionado a la NBA habrá relacionado rápidamente dicha temporada con el lockout que se produjo en la misma. Pero ese año dio para una peculiaridad más que continúa hasta el día de hoy: desde entonces el octavo clasificado para playoffs de la Conferencia Oeste ha superado a su análogo oriental en victorias cosechadas al finalizar el curso. De hecho, de las diecisiete temporadas que abarcan este periodo, en doce ocasiones el equipo campeón pertenecía a la Conferencia Oeste. Sin embargo, esta clara supremacía que se contempla a día de hoy se encontraba en la zona Este durante las diecisiete temporadas anteriores al famoso cierre patronal que se ha comentado. En aquellos años el trofeo Larry O’Brien se quedó once veces en la conferencia más cercana al océano Atlántico (gran responsable de ello es aquel jugador tan bueno que lucía el 23 a sus espaldas).

Una vez contado esto, ¿que está sucediendo esta temporada en la NBA? En verano no se produjeron incorporaciones de primer nivel por parte de equipos de la Conferencia Este que expliquen dicho auge. Es probable que el motivo más sencillo que responda a la pregunta sea que aún quedan unos sesenta partidos de liga y que hay varios equipos de la Western Conference que todavía no han alcanzado el nivel que se espera de ellos visto años anteriores, como por ejemplo Houston Rockets. Pero también es cierto que hay otros con los que a priori no se contaba, caso del buen arranque de los veteranos Mavericks. De cualquier modo, se presenta interesante analizar el éxito que están teniendo los equipos de la conferencia que en los últimos años nos tenían acostumbrados a su inferioridad. Siendo objetivos, a día de hoy sólo se tiene la certeza de que Sixers y Nets no pelearán por estar entre los ocho mejores de su conferencia. En cuanto a los trece restantes, todos cuentan con posibilidades. Evidentemente, algunos de ellos cuentan con infinidad de papeletas para jugar la ansiada postemporada allá por el mes de abril, siendo por tanto sus aspiraciones mucho más ambiciosas.

Los vigentes campeones de conferencia han mantenido el bloque con el que esperan conquistar el anillo. Esta tarea parecía en principio obvia y sencilla, pero tanto Kevin Love como Tristan Thompson se encargaron de añadirle una pizca de emoción al asunto (y algún fajo de billetes de más). Nadie duda que si las lesiones los respetan, la temporada regular será un mero trámite para estos Cavaliers, que pese a no contar con Kyrie Irving, lideran la Conferencia Este. Las incorporaciones de los veteranos Mo Williams y Richard Jefferson ha sido un acierto por parte de la directiva. En cuanto a Chicago Bulls, aún es pronto para concretar si el cambio ofensivo adoptado por la franquicia al contratar a Fred Hoiberg es un acierto o no. Jugar con Mirotic de titular (Pau de center) conlleva riesgos, pero no se trata de una locura por dos razones principales: en primer lugar, la defensa, seña de identidad del equipo con Thibodeau al mando, que dejó de ser efectiva siendo Joakim Noah uno de los principales responsables; y en segundo lugar, la pareja española dejó buenas sensaciones al compartir pista en el Eurobasket. La revelación de la pasada temporada, los Hawks, tienen la compleja misión de alcanzar el nivel mostrado el pasado curso, y más aún cuando en verano vieron cómo una de sus piezas claves hacía las maletas y ponía rumbo a Toronto. Tras un nuevo fracaso en playoffs, la franquicia canadiense estaba obligada a realizar cambios. Si bien es cierto que se han marchado nombres importantes como Lou Williams, Greivis Vasquez o Amir Johnson, han llegado otros jugadores que tratarán de paliar los puntos débiles mostrados años atrás: defensa con Carroll y Biyombo, y veteranía y saber estar en la cancha de la mano de Scola y Joseph (sólo 24 años pero con la experiencia de cuatro con los Spurs).

Las dos principales ausencias de la Conferencia Este en los pasados playoffs, Indiana Pacers y Miami Heat, ocupan la segunda y tercera plaza respectivamente. Tras un año de lesiones para olvidar, ambos equipos están mostrando un buen nivel en estos primeros compases de temporada. Larry Bird estaba decidido que el camino a seguir era el small ball, aspecto que no ilusionaba a su estrella. Pero tras diecinueve partidos, Paul George ha ido alternando la posición de 4 con C.J. Miles, viéndose el equipo entero beneficiado. George está teniendo actuaciones brillantes a un nivel incluso superior al mostrado antes de su grave lesión, mientras que Miles está promediando topes de su carrera en puntos y porcentaje de tiros de tres. De la principal incorporación de la franquicia en verano, Monta Ellis, se espera que en pocos partidos termine de adaptarse por completo a su nuevo equipo. Hablando de incorporaciones, son muchas las que ha tenido que realizar el señor Pat Riley para reunir a la competitiva plantilla que cuenta actualmente y que pocos esperaban una vez que se produjo la marcha de LeBron. Dragic, Gerald Green, Winslow o los sorprendentes Whiteside y Tyler Johnson secundan a la perfección a Wade y Bosh.

Otro equipo que a base de reforzarse bien en verano está experimentando un esperanzador inicio liguero son los Hornets. Los dos Jeremy, Lin y Lamb, y sobre todo, Nicolas Batum, están logrando que el equipo haya pasado de ser el peor lanzador en triples la pasada temporada a situarse en una correcta mitad de la clasificación actualmente. El escolta francés está jugando su mejor baloncesto desde que llegara a la NBA, siendo el segundo mejor anotador, reboteador y ladrón del equipo, repartiendo las mismas asistencias que Kemba Walker y promediando un 40% en triples. Al igual que Charlotte, Detroit también cuenta en su casillero con más victorias que derrotas. El entrenador y director de operaciones de la franquicia, Stan Van Gundy, parece haber dado con la tecla para que Andre Drummond termine de explotar. La salida de Monroe invitaba a rodear al pívot formado en Connecticut de forwards que con su tiro exterior no entorpecieran en la pintura al bueno de Drummond, siendo Ilyasova y la revelación Marcus Morris los que estén permitiendo tal cambio. A su vez, Reggie Jackson está demostrando que no se equivocaron en verano al ofrecerle el gran contrato con el que disfruta hoy día.

Diferente es la situación en la que se encuentran inmersas las franquicias de Boston y Orlando. Ambas cuentan con un plantel joven y prometedor, del que se espera que sea la base de próximas temporadas en las que cuenten con aspiraciones reales. Ya es bien sabido en la liga que la principal figura de los Celtics es su entrenador Brad Stevens, responsable de que un equipo sin estrellas pueda «competir de tú a tú» contra otros que cuentan con mejores jugadores. En cuanto a la franquicia de Florida, al bloque Payton-Oladipo-Harris-Vucevic se les ha unido otro francés que está de moda: Evan Fournier. Contra todo pronóstico, el escolta se ha convertido en la principal referencia ofensiva del equipo.

De los trece aspirantes a playoffs que se mencionaron en párrafos anteriores, queda por nombrar a los tres que a día de hoy se encuentran con balance de victorias/derrotas negativo: Bucks, Wizards y Knicks. Éstos últimos, gracias a los fichajes de jugadores de colectivo como Robin López y Afflalo y, sobre todo, al rookie letón que hace unos meses la afición no quería (Carmelo tampoco), están mostrando una imagen que poco tiene que ver con la de la pasada campaña. En cambio, Wizards y Bucks están actualmente varios escalones por debajo de lo que se espera de ellos. Washington ya no cuenta con la veteranía de Pierce, pero tienen quizá el mejor backcourt de su conferencia; mientras que Milwaukee tiene como único objetivo mejorar los resultados de la esperanzadora temporada anterior, contando con el flamante fichaje Greg Monroe como líder que guíe al equipo.

Todavía quedan muchos partidos, traspasos de jugadores, lesiones inoportunas, bajones a mitad de temporada que hacen decir adiós a los playoffs En la otra conferencia Golden State y San Antonio siguen a su ritmo, a años luz del resto, los cuales tendrán que pelear al máximo para lograr el billete de la postemporada. En definitiva, queda un mundo por jugarse, pero la Conferencia Este ha dado un paso al frente en este inicio de temporada 2015/16 y, por el bien del espectáculo, esperemos que no sea un simple hecho pasajero.

Comments