Chicago Bulls: Razones de una racha ganadora

Cuatro victorias consecutivas para los de Illinois

Wikipedia (CC))
Wikipedia (CC))

Chicago Bulls, hace una semana estaba inmersa en una profunda decepción tras tres derrotas consecutivas frente a Charlotte (96-10), Phoenix (101-103) y Boston (105-100), y parecía que el proyecto se desmoronaba por momentos.

Juego decepcionante, falta de intensidad, problemas con los titulares,… mucha gente comenzó a cuestionar si el equipo encontraría la forma de salir adelante. El propio Jimmy Butler, declaró que el equipo no estaba jugando con el instinto asesino necesario para afrontar los finales de partidos y acabarlos con una victoria. Bien es cierto que esas derrotas no fueron abultadas pero, ese desvanecimiento a mitad del último cuarto empezaba a ser preocupante.

De la misma forma que ocurrió la racha de derrotas consecutivas, los Bulls han respondido y han conseguido llevarse la victoria en cuatro partidos consecutivos y llegar hasta el 15-8 que refleja la clasificación de la Conferencia Este ahora.

Dicho esto, vamos a dar un vistazo a los factores que han contribuido a esta racha de cuatro victorias consecutivas de los Chicago Bulls.

Más Intensidad Defensiva

Los Bulls se encuentran tras esta racha de 4 victorias en el quinto puesto de la liga en puntos permitidos por partido, concediendo (únicamente) 96.9 puntos. Pero durante su mencionada racha de tres derrotas, llegaban a permitir que ese número ascendiera hasta los 99 por partido. Sin embargo, cabe destacar que la defensa ha sufrido un cambio espectacular ya que en estas cuatro victorias (Clippers, New Orleans, Philadelphia y Memphis) los equipos han quedado en unos míseros 88.8 puntos. De risa si a ello le sumamos que sus oponentes se quedan en un 40.5 por ciento en tiros de campo.

En otras palabras, si Hoiberg ha encontrado una manera de parar a los equipos rivales en ataque, está claro que esto va a dar a los de Illinois más victorias que derrotas de aquí a final de temporada.

Cambios en el quinteto titular

En el momento de llegar a Chicago, Fred Hoiberg mencionó que él no tenía ningún miedo a variar el quinteto titular si la situación lo requería, y efectivamente, eso es lo que ha pasado.

La temporada comenzó con un Nikola Mirotic titular indiscutible tras su grandes partidos (solo al principio de temporada) y con un Joakim Noah relegado al banquillo. Pero dados los altibajos del hispano-montenegrino, ha tenido que volver a sentarse al lado de Hoiberg para ver iniciar los partidos junto a Noah, siendo Taj Gibson el que ahora juega como titular. Por ahora, los resultados de esa decisión han dado sus frutos.

Gibson no sólo ha añadido una sólida presencia defensiva al cinco inicial (claramente palpable), sino que Mirotic está afinando su puntería poco a poco al salir desde el banquillo. A principios de diciembre su porcentaje estaba en un 39 y con un 23.8 en T3, pero en el transcurso de la racha de victorias, su porcentaje global ha aumentado hasta el 46 por ciento y ha anotado el 50 por ciento desde la línea de 3. Puede ser, que este aumento se deba a que a un rival cansado le cuesta más llegar a defender un tiro de tres, o puede ser también que el sophomore esté recuperando esa muñeca que todos añoramos.

Contribución de la segunda unidad

Aunque el equipo en su conjunto no siempre ha estado a la altura en todo su potencial, los reservas han estado jugando bien en los últimos tiempos. En los últimos cuatro partidos, la unidad de banco tiene un promedio de 39,5 puntos por partido, incluyendo subidas de hasta los 52 y 51 puntos respectivamente contra Pelicans y 76ers.

Seguramente, esta no será la última vez que Hoiberg tiene que hacer malabares con la alineación, sin embargo, por el momento, este grupo ha logrado encontrar una forma de juego consistente de ambas unidades, algo bastante difícil de lograr en la NBA.

Nuevos roles bien aceptados

No existe tarea más difícil para un entrenador nuevo que llegar a un equipo que ha tenido éxito bajo el régimen de entrenamiento anterior y además, tratar de definir su estilo tanto en la franquicia como en la propia plantilla de jugadores. Pero a pesar de los movimientos no convencionales que Hoiberg ha hecho hasta el momento, ya se ha ganado el respeto de sus jugadores.

Por ejemplo, Noah estaba extremadamente frustrado por ser degradado al banco en esta temporada, pero, ¿quién puede culparlo?. El francés (no olvidemos que ha sido 2 veces All-Star) no había vuelto al banquillo desde mitad de su segunda temporada en la NBA y sin embargo no ha puesto sus intereses por delante de los del equipo. Y lo mismo puede decirse de Nikola Mirotic en cuanto a su reciente vuelta al banco.

La disposición de los jugadores para aceptar cualquier rol que el jefe les da no ha quedado en el olvido de Hoiberg que habló sobre ello en una entrevista para CSN Chicago:

«¿Sabes qué?, es un equipo muy generoso», dijo Fred Hoiberg. «Cuando los chicos están aceptando el cambio y los roles, no siempre pueden gustar, pero que estén aceptándolo y que no se quejen de ello es importante. Si cambia algo, es basado en lo que se ve, todo es más fácil cuando los chicos lo aceptan”.

Para finalizar, destacar que cuando el entrenador (en este caso Hoiberg) tiene un grupo de jugadores que están dispuestos a comprometerse con el sistema, mientras que sacrifican elogios personales en el proceso, las posibilidades del equipo para lograr el éxito a largo plazo seguirán aumentando a medida que avanza la temporada. Así que pensamos que éste es el camino que deben seguir para llegar lo más lejos en los Playoff.

Comments