Fuente: Steve Harp (CC)

La conexión canadiense de Utah Jazz

Trey Lyles y Olivier Hanlan hablan ante los medios

Trey Lyles respondió tranquilamente, como es él, a las preguntas de los medios en su presentación en Utah. Teniendo que hacer un aterrizaje emocional desde la noche del Draft hasta su llegada a la que será su nueva casa: SLC. Olivier Hanlan tuvo que arrancarse a hablar en francés ante los periodistas cuando su nuevo jefe, el GM Lindsey, le pregunto cómo se decía en francés «mochila de color rosa» que son las que tienen que llevar obligatoriamente los novatos en los Jazz. Así de distendido fue el ambiente. Durante todo el tiempo que duró la rueda de prensa Dennis Lindsey y Quin Snyder no perdieron detalle de la escena, siendo cada uno de ellos el centro de las miradas, talentos versátiles que aterrizan en la capital del estado mormón tras una intensa noche del Draft. Pero el punto mas destacable de la intervención del GM fue cuando destacó la personalidad de sus nuevas adquisiciones fuera del campo, cuestión capital en SLC.

«Este fue un Draft profundo, y tuvimos algunas decisiones difíciles que tomar, pero al final del día estos chicos se destacaron en relación a la posición donde fueron elegidos. »

Se insistió en el interesante recorrido de Lyles en la universidad, debido a los sacrificios que hizo en su primer año en el Kentucky. Los Wildcats tuvieron quizás la plantilla más talentosa en el país la temporada pasada.  Lyles jugaba de alero para dar cabida a Willie Cauley -Stein y Karl  Anthony Towns en la pintura. Lyles es un claro Power Foward y tuvo que tomarse con calma el cambio de posición, nunca se quejó por los minutos en pista o por su falta de protagonismo, nunca se resistió contra el papel que le asignaron. Lo que le permitió ahondar en el desarrollo de las cualidades que le llevaron a ocupar el puesto de alero: su manejo del balón y su movilidad. Habilidades que él piensa van a ayudarlo como profesional.

«Creo que se puede aplicar a la perfección» dijo Lyles. «Después de haber hecho estos sacrificios en la universidad, al entrar en la NBA voy a tener adaptarme igualmente. Estaré jugando con un grupo de chicos que han estado en la liga por mucho tiempo y han conseguido establecerse. Así que, para mí, será una forma de adaptación similar en este caso».

Lyles y Hanlan se pondrán a trabajar de inmediato. Van a empezar a practicar para la liga de verano de la próxima semana. Harán los preparativos para la próxima temporada, y lo harán mientras se acostumbran a su nuevo entorno. Para Lyles su papel es claro: inicialmente él será el cuarto interior en la rotación de Quin Snyder, dependiendo de lo que haga los Jazz en la próxima agencia libre que comienza la semana que viene. El canadiense puede jugar en varias posiciones, y su movilidad y manejo de balón podrian proporcionarle minutos en la posición de alero. El caso de Hanlan es un poco diferente, aún no tiene garantizado un lugar en el roster de la temporada regular, y los Jazz tienen cuatro bases en el equipo. Esto puede cambiar en la agencia libre, claro está, pero si no hay cambios la competencia por los minutos podría ser un problema para el que fuera jugador de Boston College. Hanlan tiene una gran capacidad para anotar, algo que el equipo necesita en la posición de base principalmente. Olivier se ganó a la organización de los Jazz con un muy buen workout. Snyder tiene un gran concepto de su talento físico y su IQ.

 «Tengo muchas ganas de jugar en un sistema que crea muchos mas espacios en el que puedo ser decisivo con mis decisiones y hacer que el balón llegue a mis compañeros»

Lyles y Hanlan participaron en el mismo workout para los Jazz, quizá algo mas que una coincidencia, ya que los dos canadienses conectaron bastante bien. Queda por verse si los dos son capaces de, como rookies, tener un impacto inmediato en lo que será un equipo de Utah con mucho talento joven ya demostrado la pasada temporada. Aún así, Lindsey y Snyder están entusiasmados con los dos,por su presente y su futuro.

Fuente: Steve Harp (CC)
Fuente: Steve Harp (CC)