Fuente: Mark Runyon (CC)

Dwyane Wade podría estar acercando posturas con Cavs y Lakers

El efecto LeBron/Kobe también atrae al de Chicago

Fuente: Mark Runyon (CC)
Fuente: Mark Runyon (CC)

Dwyane Wade y Miami Heat siguen sin ponerse de acuerdo y la estrella y buque insignia de los de Florida desde 2003 parece tener claro que si no consigue lo que quiere en South Beach lo conseguirá en otra parte. Muchos son los que dicen que se trata solamente de una medida de presión que el 3 de los Heat está ejerciendo sobre Pat Riley y compañía para conseguir su propósito, pero también es cierto que esto está causando que los aficionados empiecen a ver su marcha como algo real.

Así, el periodista Chris Mannix indica que Wade y los Lakers tendrían interés mutuo en firmar un contrato si no saliera la opción Heat, tal y como ya avanzábamos en SomosBasket. Poco tienen que ofrecer los Lakers deportivamente a corto plazo, y más en el Oeste, pero Wade ya ha ganado mucho en ese aspecto durante su carrera y puede que estuviera interesado en embolsarse más dinero sacrificando el aspecto deportivo, además de salir a pista junto a uno de los jugadores más competitivos de la historia como es Kobe. Además, se trata de Los Angeles y de los Lakers, así que nada puede descartarse y tienen mucho espacio salarial que ocupar.

Por otro lado, el padre de Wade se dejó ver recientemente en un acto público vistiendo la camiseta de entrenamiento de los Cleveland Cavaliers. No se sabe muy bien a que vino esa aparición en medio de las negociaciones con los Heat, pero los rumores sobre que Wade y LeBron (recordemos que Wade es considerado por LeBron como uno de sus mejores amigos) podrían juntarse de nuevo no han parado de sonar desde que se supiera que el de Chicago podía salirse de su contrato en verano.

Sea como sea, los Heat siguen siendo la primera opción de Wade y Pat Riley debe darse cuenta de que para ellos perder a Wade no es solamente perder a un buen jugador, es perder al corazón del equipo y la afición tardaría muchos años en perdonárselo. Aún queda mucho para saber el desenlace de este mini-culebrón, así que siéntense y pónganse cómodos.