Fuente: Wikimedia (CC)

Draft 15′: Milwaukee Bucks

Analizamos las opciones que tendrán en el draft

A falta de diez días para que se celebre el Draft de la NBA, en las oficinas de Milwaukee Bucks aún siguen trabajando y analizando que posibles jugadores pueden encajar mejor dentro del equipo, que este año tendrá las elecciones número 17 y 46 del Draft y donde se trataran de cubrir probablemente las posiciones interiores así como el perímetro, en donde el equipo de Jason Kidd ha mostrado mayores carencias durante toda la temporada.

Es evidente que tras la buena temporada de la franquicia de Wisconsin no va a haber la posibilidad de escoger a un jugador de la talla de Jabari Parker pero desde la dirección del equipo ya trabajan para buscar jugadores que se adapten a lo que necesita la plantilla y que puedan cubrir los déficits de la misma.

Uno de los nombres que ha sonado en los últimos días para la elección 17 es el Bobby Portis, procedente de la Universidad de Arkansas y que se postula como principal opción en el caso de que los Bucks pretendan reforzar su juego interior.

Durante la última temporada, Portis ha promediado 17,5 puntos, 8,9 rebotes, 1,4 tapones y 1,1 robos por partido, lo que nos habla de su versatilidad, ya que además ha promediado un 46,7% de triples aunque sí que es cierto que no ha lanzado demasiados durante el último año.

Por lo tanto, un interior tan versátil como Bobby Portis puede ser clave para abrir la pista y facilitar el trabajo a jugadores como Giannis Antetokounmpo y Jabari Parker, ya que abriría la pista y les permitiría penetrar y generar espacios con mayor facilidad.

Por otro lado, si en Milwaukee deciden mejorar el perímetro exterior una de las principales opciones seria Rashad Vaughn, de 18 años y procedente de la Universidad de las Vegas, en la que ha demostrado ser un tirador más que notable y un anotador prolífico, que podría encajar perfectamente en la idea de Jason Kidd de construir un equipo que sea capaz tanto de defender agresivamente así como de correr la pista y anotar en transición.

En su único año como jugador universitario, Vaughn ha sido capaz de anotar 17,8 puntos y atrapar 4,8 rebotes por partido, con unos porcentajes del 43,9% en tiros de campo y del 38,3% desde más allá de la línea de tres puntos.

Durante toda la pasada temporada, se ha podido comprobar como en muchas ocasiones al equipo de Jason Kidd le ha costado un mundo anotar en estático y aquí es donde Vaughn podría tener un papel fundamental, aportando desde el perímetro y abriendo el campo para facilitar la labor de otros jugadores, que es uno de los objetivos que se buscan de cara al próximo año.

Estas son solo dos de las posibilidades que se barajan en las oficinas del equipo de Wisconsin, donde también se ha rumoreado sobre otros jugadores como Kevon Looney (nacido en Milwaukee) y Christian Wood (Universidad de Las Vegas), en cualquier caso, saldremos de dudas en apenas diez días y veremos cuáles son finalmente los elegidos para jugar en el BMO Harris Bradley Center de cara a los próximos años.