Rajon Rondo, clave en los Pelicans. Fuente: ESPN (CC)

Los Pelicans y Rondo, Rondo y los Pelicans… Rajon Rondo necesitaba esto. Y los New Orleans Pelicans también. Rondo necesitaba los Pelicans igual que los Pelicans necesitaban a Rondo. Y por fortuna, se han encontrado. Una relación de conveniencia que en NOLA está empezando a dar sus primeros coletazos en forma de organización de juego y un gran movimiento de balón. Porque Rajon Rondo está llevando el juego del equipo al siguiente nivel.

Y es que la ecuación era bastante simple; los New Orleans Pelicans necesitaban un base que organizara el juego tras el traspaso de Tim Frazier y Rajon Rondo necesitaba un equipo que le diera minutos de calidad en un sistema de juego que le beneficiara. Y así ha sido. La alianza de NOLA con el veterano base está produciendo que veamos de nuevo a ese Rondo que por momentos parecía que no volveríamos a ver, con un impacto en la ofensiva que, números en mano, es el mejor que ha desplegado en su carrera. 

El sistema de juego, clave en su rendimiento

Lo primero que hay que analizar del rendimiento de Rajon es el sistema de juego de los Pelicans, algo que se criticó mucho cuando se conoció su fichaje. Con Jrue Holiday de base… ¿puede realmente Rajon Rondo, siendo un base completa y absolutamente diferente, conseguir minutos de calidad con él en pista repasando el nivel que ha mostrado en los últimos años? Pues parece que esas dudas se están disipando a medida que pasa el tiempo. De hecho, esa pregunta ya tiene respuesta; Jrue Holiday es mejor con Rajon Rondo en pista.

El problema era la eficiencia de Jrue Holiday, uno de los problemas que los New Orleans Pelicans arrastraron este inicio de temporada. Se está viendo que no puede llevar él sólo el peso de la organización de juego y, a la vez, tener también capacidad anotadora. Hasta la llegada de Rajon Rondo, el californiano promediaba un 42,7 % en tiros de campo y un 21,4 % en triples, pero desde que juega con él, sus porcentajes están en un 49,5 % en TC y un 30,8 % desde el triple. Jrue ya no tiene que crear sus propios tiros y puede ser más eficiente, algo que además también se muestra en su forma de jugar y sus movimientos en la pista, que nos deja aún más clara la conclusión de que Jrue Holiday es más eficiente como escolta.

El sistema ofensivo tiene todo lo que el base necesita; tiradores fuera y los dos mejores pívots de la NBA dentro. Y Rajon lo único que tiene que hacer es hacer llegar los pases. Él es un facilitador para que E’Twaun Moore, Jrue Holiday y Darius Miller, los tres mejores tiradores del equipo, puedan desarrollar su juego off-ball y, por otro lado, DeMarcus Cousins y Anthony Davis reciban la cantidad de balones suficientes para desarrollar su juego. Algo que, por ejemplo, Jrue Holiday no puede hacer debido a su elevado número de pérdidas; Jrue promedia hasta la llegada de Rondo 2,9 pérdidas y 6,5 asistencias por las 1,7 pérdidas y 7,3 asistencias de Rajon Rondo en sus 12 partidos disputados.

El impacto de Rajon Rondo

Otro motivo por el que Rajon Rondo está volviendo a renacer de sus cenizas es que, analizando algunas de sus estadísticas avanzadas, se puede apreciar que en ningún momento de su carrera ha podido hacer sombra de tal impacto. Y una de las estadísticas que más peso tienen es, sin duda, el ORtg, estadística que mide el impacto ofensivo de un jugador por 100 posesiones. una de las estadísticas más exactas de la NBA.

Y es que en doce partidos jugados, Rajon Rondo tiene la mejor marca de su carrera como profesional, con 115. Su segunda mejor marca en este aspecto la encontramos en la temporada 2008-2009, con 114 puntos por 100 posesiones. La siguiente mejor marca la encontramos en la temporada siguiente, la 2009-10, con 111. ¿Qué nos dice esto? Pues al ser una estadística de rendimiento conjunto (es decir, suya y de sus otros 4 compañeros en pista), esto quiere decir que Rajon está lo suficientemente bien rodeado como para hacer que el equipo tenga un muy buen rendimiento ofensivo, tal y como ocurría en esa época con Paul Pierce, Ray Allen y Kevin Garnett en su equipo. Obviamente no son comparables las dos compañías, pero si que es cierto que si esto se mantiene a lo largo de la temporada, será una estadística muy fuerte al fin y al cabo. 

Cabe destacar también, no para entender su rendimiento este año, sino para entender el de los últimos tres años, que en estas tres últimas temporadas, Rajon tiene dos de sus tres peores ORtg en su carrera; su peor marca con un 95 en el curso 2014-15 con Boston y Dallas y un 98 (tercera peor marca de su carrera) el curso pasado con los Chicago Bulls. Su mejoría con respecto a estos últimos años nos hace pensar que podemos estar asistiendo a regreso del mejor Rajon Rondo.

Mucho en muy poco, el secreto de su productividad

Y sus números confirman su estado de gracia. En 23,8 minutos de juego, sus promedios son de 7 puntos, 3,8 rebotes, 7,3 asistencias, 0,7 robos, un 47,5 % en tiros de campo, y un 30,8 % en tiros de tres. Previsiblemente, sus minutos subirán (aún cuentan los 5 minutos jugados ante Atlanta Hawks y los 14 ante Toronto Raptors), pero lo que está claro es que está produciendo mucho en muy poco. Efectividad es la clave de su juego, que ofrece destellos de calidad en cortos periodos de tiempo y capitaliza mucho más su papel de facilitador, justo lo que tiene que aportar al equipo, pues es el motivo por el cual fue fichado. Y es el motivo por el cual se  ha hecho un hueco importantísimo en el equipo.