Por | Twitter: @Laura170178 | 5 diciembre, 2017
Marco Belinelli
Marco Belinelli está disputando su mejor temporada en la NBA – Nil Alemany (SB)

Pese a la pésima clasificación, con un récord de 5-18 y el penúltimo puesto de toda la NBA (peor han hecho solo los Chicago Bulls), en el vestuario de Atlanta no hay caras largas y Marco Belinelli, que viste la octava camiseta diferente en once temporadas, con 31 años está disputando la mejor temporada estadística de su carrera en cuanto a puntos (12 por partidos), asistencias (2.6) y robos (1.2) en 25.6 minutos. El transalpino, que ya ha asumido su rol de “sexto hombre” y sale siempre desde el banquillo, está lanzando con el 40% en triples, pero los otros números nos indican que está haciendo bastante más en la cancha, a parte lanzar desde más allá del arco.

“Que las victorias no habría llegado desde el cielo lo sabíamos,” – contó el jugador a La Gazzetta dello Sport – “pero luchamos siempre hasta el final. No como pasaba en Sacramento, que perdíamos sin echar el alma en campo. Además, tuvimos muchas lesiones”.

Este es un año importante para Marco Belinelli, que se convertirá en agente libre el próximo verano, y por supuesto espera poder seguir en la mejor liga de baloncesto del mundo.

“Es un año importante para mí, desde luego,” – sonrió el italiano – “además el coach y los compañeros me otorgan mucha confianza. Es cierto que el hecho de que mi futuro esté en el aire me hace jugar quizás algo más agresivo”.

El traspaso desde los Hornets del pasado verano fue inesperado, y el italiano se encontró a jugar en una franquicia con pocas ambiciones.

“No pienso en ello, yo pienso en jugar. Es más, esto quizás te da más motivaciones. Ganamos contra Cleveland, uno de los mejores equipos… Luchando y con paciencia creo que podemos sacar algo positivo. Me llevo muy bien con el entrenador y sus asistente, somos un equipo joven que intenta mejorar día tras día”.

Con diez temporadas NBA a sus espaldas, Marco Belinelli tiene claro cuál es su objetivo.

“Quiero mejorar y convertirme en un jugador más completo. Tengo mucha pasión hacia el baloncesto y quiero ganar todavía algo”.

Uno de sus puntos débiles siempre ha sido el aspecto defensivo, pero algo está progresando también bajo este punto de vista.

“Hoy en día no me considero un gran defensor, pero creo que he mejorado. No singularmente, pero he aprendido a hacerme encontrar en la posición y en la situación correcta en el sistema de juego del equipo. Sigo trabajando en ello”.