Por | 5 diciembre, 2017
La defensa, uno de los grandes problemas de los Nets, pasa por nuevos ajustes. Nil Alemany (SB)

Los Brooklyn Nets se encontraron con 43 puntos en contra del letal ataque de los Houston Rockets en el primer cuarto la noche del Lunes. Los Nets tienen la segunda peor marca defensiva de la liga y los Rockets se aprovecharon de ellos. Fue ahí donde, en un tiempo muerto, Atkinson se sacó un as de la manga con una zona 3-2.

“Cuando anotaron 43, fue: ‘Tenemos que hacer algo, muchachos’. Todavía anotaron muchos puntos. Ayudó a retrasarlos. Los hizo detenerse y pensar un poco “, dijo Kenny Atkinson a los medios después del partido.

Atkinson tenía la esperanza de ayudarles con ese planteamiento y así sucedió. En el segundo cuarto los Rockets solo anotaron 23 puntos, que permitieron a los Nets acercarse a 7 después de la brecha de 19 que tenían que afrontar al final del primer cuarto. Llegando al descanso con un resultado de 55-66 que dejaba un mejor sabor de boca entre los neoyorquinos.

Ejecutaron un variación de la 3-2 habitual, más parecida a una zona mixta 1-2-2, colocándose un jugador en la parte superior de la botella, cubriendo el tiro libre y el triple frontal, dos jugadores cubriendo los flancos del perímetro (alas) y dos interiores cubriendo la zona y  el espacio entre los alas y la línea de fondo. Esta defensa género muchos estragos entre la potente ofensiva de Houston, viendo como se frenaba en seco su anotación en los primeros momentos en la que la usaron. El hombre del lado débil en la zona 3-2 o 1-2-2 debe mantener un pie en la pintura para ayudar a rebotar y un pie en caso de que la pelota se lance hacia atrás al hombre en su zona. El lado débil es crucial para ayudar a la defensa y asegurar el rebote.

Esto podría funcionar particularmente bien para los Nets, ya que no poseen mucha altura y luchan para cubrir el pick-and-roll. Los pick-and-rolls se vuelven más difíciles de desarrollar ya que normalmente no tienen a quien bloquear y no hay opción de ejecutarla con esperanzas de que funcione. Estás eligiendo un hombre que realmente se supone que debe permanecer en su zona. A veces, el perímetro se abre y generalmente hay al menos un jugador abierto cuando los jugadores están rotando, pero obliga a los equipos a tomar rápidas decisiones que acostumbran a no ser las acertadas, que generalmente se convierten en un tiro exterior de poca calidad o una pérdida, ya sea por robo o mal pase que se va fuera del campo.

Atkinson explicó que jamás antes habían practicado algo asi y que no es una idea descabellada seguir poniéndola en practica dados los excelentes resultados.

“Tal vez en un partido como este, descubras algo. Tal vez es una estrategia que podemos usar en el futuro. Pero pese a  no haberlo practicado mucho, fue interesante “, admitió el entrenador de los Nets.

Atkinson presumió de que sus jugadores pensaron que era un movimiento inteligente y valiente.

“Comenzaron bien. Tuvimos que hacer algo para echarlos a perder, no fallaron, probablemente, los primeros nueve o 10 disparos. Ese fue un gran llamado por parte del entrenador para cambiarlo. Funcionó para nuestro beneficio… Definitivamente puedo ver que respondemos si un equipo se calienta”, dijo Isaiah Whitehead.

“Definitivamente”, dijo Joe Harris. “Es la primera vez que realmente lo hacemos. Ni siquiera lo practicamos mucho. Hicimos un buen trabajo con nuestra capacidad de luchar y ser agresivos. Pudimos recogerlo bastante bien sobre la marcha “.

De nuevo, la zona ya nombrada también ayuda a los equipos que juegan ”Small Ball” (pequeños) , si la comunicación es adecuada. Los jugadores necesitan saber cuándo cambiar y dónde deben estar. Esto ayuda con las alineaciones de pequeños porque obliga a todos a apretarse dentro de la pintura y atrincherarse al rebote, mientras que jugadores como Rondae Hollis-Jefferson, Caris LeVert y Spencer Dinwiddie pueden prosperar con sus largos brazos en las líneas de pase e interceptar pases perpendiculares.

Además, los Nets juegan al ritmo más rápido en la NBA. Se muestra en el lado ofensivo de la pelota, particularmente donde prosperan. Son segundos en la NBA por puntos por juego detrás de Golden State Warriors. Lo que esto hace para la defensa de Brooklyn puede cambiar las reglas del juego.

Al jugar en la zona, hay menos presión sobre el hombre que cubre la pelota. Ayuda cuando los jugadores están cansados ​​de correr arriba y abajo por la cancha en transición y en la ofensiva de movimiento de media cancha. Hay más ayuda cuando se desborda a alguien individualmente o porque alguien debe cambiar y ayudar. Entonces, claro, “perezoso” podría no ser la palabra, pero es bueno para los equipos que no pueden darse el lujo de agotar toda la energía en el lado defensivo.Se reduce el ritmo porque obliga a los equipos a balancear la pelota en todo el perímetro, en lugar de permitir canastas fáciles por la pintura. A menudo, contra cualquier tipo de zona, las ofensivas colocarán a su jugador más alto en el centro de la pintura para atraer cuantos más defensores puedan, ya sean defensores del perímetro o los dos tipos inferiores. Es la responsabilidad del lado débil del hombre bajo ayudar en el “estacionamiento” en la zona. Incluso si un pívot amaga con tirar desde media distancia, los Nets lo pararían y lo forzarían a doblarla a posiciones exteriores. Mayoritariamente prefieren fallar un tiro de 3 que de 2. En fin, baloncesto moderno.

Por supuesto, está la parte negativa. Los equipos se aprovecharan de estas zonas si falta comunicación y no producen ayudas con rapidez. La pelota siempre se mueve más rápido que el jugador, por lo que todos los jugadores tienen que estar 100% compenetrados, con que uno de los jugadores este mal colocado se iría al traste esta zona y seria como un queso Gruyere, repleto de agujeros.

El esquema ofensivo completo de Brooklyn es como un reloj. Repleto de engranajes que necesariamente tienen que encajar unos con otros para funcionar correctamente. Hay muy pocas individualidades, sino más bien un esfuerzo colectivo.

Así es como deben estar en defensa y es por eso que una zona puede funcionar para ellos a veces. El lunes, los Nets dieron una lección de como hacer una zona. El primer hombre en la línea jugó lo suficientemente bien como para cubrir el base en la línea de 3 puntos. Los otros dos jugaron a nivel excelente,pero cortaron las líneas de pase con asiduidad que se requería. Por lo general, el reloj de tiro se le hace corto al rival ya que no conseguían mover el balón con efectividad y encontrar la forma adecuada de finalizar las jugadas.

Atkinson dijo que cuando concedes 114 puntos por partido durante 19 encuentros, lo mejor quizás es probar cosas nuevas. Y eso es exactamente lo que hicieron. Cambiaron el esquema durante la mayor parte del segundo cuarto y regresaron al juego. Houston se ajustó ya llegando al descanso, pero es entonces cuando te vuelves a ajustar en un hombre a hombre o continúas con una zona D.

El siempre humilde Atkinson admitió que ya lo había visto antes, pero no estaba seguro de cómo funcionaría.

Siempre lo pensé, nunca tuve agallas como nuevo entrenador, ‘Hombre, me encantaría jugar en una zona. Nadie hace. ¿Por qué no puedo? “Sé que Don Nelson lo hizo, Rick Carlisle lo hace, esos muchachos que tienen cierta credibilidad en esta liga. Un tipo como yo [no]… Lo tiramos en un tiempo muerto. Tenemos una parada. Si hubiesen marcado, probablemente nunca hubiésemos jugado de nuevo. Nos detuvimos y seguimos jugando“.

No te sorprendas si ves a los Brooklyn Nets jugando en zona a toda velocidad cuando lo necesitan. El éxito, incluso si es limitado, generará repetición.