Por | Twitter: @Sandro_96_ | 16 noviembre, 2017
Kyle Kuzma se está ganando los minutos de la rotación. – Kiffer Creveling (CC)

Luke Walton pronto supo que tenía un problema, aunque bendito problema debió pensar tras la Summer League; la rotación interior de los Lakers, especialmente en el puesto de ‘4’, fue el tema que más artículos de opinión abrió en Los Ángeles con respecto a los Lakers durante la pretemporada, y es que tras el rendimiento de Kuzma, había muchas ganas de verle jugar, el rookie no falló en la preseason, siendo uno de los jugadores más consistentes del equipo de Luke Walton. El entrenador californiano tenía una decisión importante que tomar en su segunda temporada como entrenador jefe en la NBA. La rotación interior de los Lakers era un dilema para el propio Walton.

Walton optó de primeras por una solución poco polémica de cara al inicio de temporada aunque advirtió de que sería algo temporal que variaría dependiendo del rendimiento de cada uno de sus pupilos y de las necesidades; Randle seguía siendo el ala-pívot titular aunque con su crédito bajo mínimos, Larry Nance saldría desde el banquillo y Kuzma esperaría su oportunidad desde el banquillo contando, a priori, con pocos minutos pero los suficientes para intimidar con su tiro exterior; pronto demostró Walton ser un entrenador valiente relegando a Randle al banquillo tras un mal inicio de temporada con números bastante pobres, limitando sus minutos por noche para darle la titularidad a Larry Nance Jr y un buen número de minutos a Kuzma convirtiéndose en la referencia en el juego interior de la segunda unidad. Los dos jugadores que en principio partían con menos posibilidades que Randle no le fallaron, dando un buen nivel.

Walton pronunció unas palabras sobre los 3 interiores que batallan por un puesto de inicio, justo antes de la lesión de Nance, en la que hablaba de que todos se llevan bien, que entrenan muy bien. Pese a ello, de sus palabras se notaba que prefería a Larry Nance y el rookie Kuzma por delante de Randle.

El cambio en la rotación tras el inicio de temporada

La temporada empezó con Randle siendo el 4 titular, tal y como había sido durante las dos pasadas temporadas, pero pronto cambió la mente de Walton de idea. El hecho de sentar a Randle dejó clara las intenciones de Walton. Nadie era intocable en su equipo. Es probable que sin la aparición de Kyle Kuzma nada de esto hubiera ocurrido, pero el inesperado rendimiento del rookie ha obligado a tomar estas decisiones al entrenador californiano. La rotación interior de la pasada temporada era lo lógico antes de la irrupción de Kuzma en la Summer League debido a que Nance daba mucha energía a la rotación interior desde el banquillo con su defensa e intimidación.

El lugar de Larry Nance nunca estuvo en duda en la rotación de Luke Walton ya que se trata de uno de los jugadores más agresivos en defensa, con mayor implicación táctica y con más capacidad de defender en zona, aspectos dónde tanto Randle como Kuzma flojean. La capacidad de Nance en defensa le aseguraba un buen número de minutos por noche pese a la presencia de Kyle Kuzma por lo que Walton tenía que decidir entre Randle y Kuzma.

El cambio se hizo palpable durante los siguientes partidos hasta que llegó la lesión de Larry Nance que le tendrá de baja hasta por lo menos, fechas navideñas, lo que dará un margen a Randle y Kuzma de manejarse con más minutos para cada uno de ellos.

La presencia en pista de Larry Nance es decisiva en defensa ya que aporta una intensidad de la que carece una buena parte de la plantilla laker, razón por la que en más de una ocasión el power-forward de Ohio ya fue alabado la pasada temporada por su entrenador.

Un hueco para Kuzma

Kyle Kuzma merecía un hueco en la rotación después de destacar en verano. Se ha convertido en el mayor candidato a robo del Draft y su rendimiento ha ilusionado a los aficionados hasta el punto de que hay dudas entre que rookie ilusiona más a muchos laker. No tenía mucho sentido no utilizarle y dejarle en el banquillo.

A pesar de que se trata de un jugador sin posición definida en la NBA, ya que puede jugar en distintas posiciones, su hueco natural sería la posición de ala-pívot, aunque bien podría jugar de alero e incluso de escolta en algunas situaciones. De momento en la NBA le hemos visto más de 4 que de otra cosa, aunque en verano si que llegó a jugar en múltiples posiciones, de ahí surgió el debate sobre su mejor posición en la pista.

Con sus más de 2,06, su rol ideal podría ser el de ‘4’ abierto, pero como ya demostró en la Liga de Verano, puede adaptarse a varias posiciones en los dos lados de la pista por lo que las variantes crecen en una liga en la que cada vez es menos estable la posición del jugador sobre la pista.

En ataque se puede destacar su capacidad para jugar en varias posiciones, su tiro exterior, su velocidad/habilidad en las transiciones, su capacidad para penetrar buscando la canasta… es un jugador inteligente, pero en defensa tiene lagunas importantes que tendrá que corregir con el tiempo. Es un jugador que lee muy bien el ángulo del rebote, se posiciona muy bien en la pista dependiendo de cual sea su lugar, es buen defensor lateralmente, pero su mayor flaqueza está en el poste.

Kyle Kuzma llegó a la NBA procedente de la Universidad de Utah, tras una temporada notable, promediando 16 puntos, 9 rebotes y 2 asistencias, con un porcentaje del 50%. Su porcentaje en el juego exterior ha mejorado notablemente respecto a su rendimiento en la universidad, ya que en Utah apenas superó el 30% en tiros de 3. Estuvo tres años en la universidad y estuvo cerca de cumplir un cuarto año, tras muchas dudas, terminó decidiéndose a presentarse al Draft celebrado el pasado Junio. Precisamente era el problema para encontrarle una posición definida en la NBA, lo que más hacía dudar a los expertos…

 

La situación de Randle. ¿En qué lugar le deja todo esto? ¿Renovará?

Es evidente que es el más perjudicado de la decisión de Walton de sentarlo en el banquillo y prácticamente relegarle a ser el tercer ala-pívot de la franquicia, algo que todos en la franquicia saben que es insostenible.

No soy adivino ni mucho menos pero no hace falta serlo para decirlo con claridad. Randle no renovará. De ninguna manera. De hecho las decisiones de Walton parece que van encaminadas en esta dirección primando el futuro de la franquicia más que la competitividad del equipo en algunos casos, ya que hemos visto a Julio sentado el último cuarto en algunas ocasiones a pesar de haber sido de lo más destacable.

Desde mi punto de vista, es un error de la franquicia no construir un juego interior en torno a Randle porque a pesar de que todavía no ha demostrado todo el potencial que posee, ha demostrado en sobradas noches ser uno de los jugadores de su Draft con mayor potencial. Dicho esto tampoco se puede hipotecar el equipo con un máximo a un jugador que -por ahora- no se lo merece. Randle no ha demostrado ser un jugador dominante en la pintura en muchos de los partidos que ha disputado en la NBA aunque será una pérdida dolorosa para la afición angelina ya que Julio es uno de los jugadores más queridos y valorados por la ‘Lakersnation’. Una pérdida incluso más dolorosa que la de D’Angelo, es posible.

Esta temporada se ha visto al Randle más agresivo, precisamente después de salir del quinteto, tanto en ataque como en defensa, dónde era más criticado desde su llegada a la liga. A pesar de su mejoría parece que la decisión está tomada, Randle pedirá una cantidad cercana a su máximo en verano, ya que es habrá varias franquicias dispuestas a ofrecérselo por necesidad o porque crean en su potencial pero los Lakers no tienen esa intención. Otra opción es que los Lakers si no pueden conseguir nada mejor para su juego interior, y tampoco lograran atraer a ninguna estrella de la agencia libre, al final opten por igualar la millonaria oferta que Randle acepte… que visto lo visto los últimos años… tampoco es una opción descartable.

El traspaso de Randle es la opción más probable de aquí a final de temporada. De hecho su falta de minutos no ha sentado mal -al menos que se sepa- en las altas esferas de la franquicia ya que consideran que el ala-pívot de Texas terminará saliendo de la franquicia más pronto que tarde por lo que no tendría mucho sentido situarle por delante en la rotación de dos jugadores que si que pueden formar parte de los planes de futuro del equipo angelino, Nance y Kuzma.

El mayor déficit en la trayectoria de Randle en la NBA ha sido su capacidad defensiva. Al contrario que Kuzma, no es un jugador que haya demostrado inteligencia en la pista, por lo que todo su físico a veces, queda en segundo plano. Ha tenido dos años para mejorarlo. Suficiente para Magic Johnson, Walton y Pelinka, al parecer.

Para terminar con esto, Randle es un jugador merecedor de ser titular en alguna de las 30 franquicias de la NBA en la posición de ‘4’ y no tendrá problemas para encontrar alguna franquicia que pierda la cabeza cuando quede libre en la agencia libre.

El lugar de Zubac y Bogut

Dos casos muy distintos pero igualmente afectados por el exceso de jugadores interiores en la franquicia angelina. El primero impresionó la temporada pasada y el otro vino como un teórico suplente de Brook López pero prácticamente no cuenta con minutos y podría forzar su salida de cara a los Playoffs si algún contender estuviera interesado en adquirir sus servicios.

Aquí ya apuntamos en verano que Zubac tendría problemas para entrar en la rotación de los Lakers tras anunciarse la llegada de Brook López, pero lo que no se esperaba en aquel momento es que también se incorporaría al equipo un pívot veterano como Bogut, cuyo fichaje carece de sentido, ya que en principio, los Lakers deberían dedicar esta temporada, si, a conseguir el mejor récord posible ya que no tienen su ronda del Draft pero también a probar y desarrollar a todos sus jóvenes prometedores que han llegado procedentes del Draft en los últimos años, Zubac pertenece a ellos.

El pívot croata terminó la pasada temporada con unos números prometedores de 7,5 puntos y 4,2 rebotes en 16 minutos de juego. Unos números interesantes a sus 20 años y sin haber destacado especialmente en el baloncesto europeo debido especialmente a su edad y al no haber jugado en ningún equipo europeo del máximo nivel. No parece lo más sensato para Lakers ni para el propio chaval pasarse una temporada entera prácticamente inadvertida, sin contar en la rotación y viendo a sus compañeros desde el banquillo. A pesar de ello, es un jugador que tiene cierto valor en el mercado, por lo que si Walton no confía en exceso en él, tampoco sería descartable que le pudieran traspasar, buscando una ronda futura del Draft.

El caso de Bogut es completamente distinto y opuesto. El pívot australiano ha pasado de ser titular en los Warriors a ser suplente de los Lakers, tras haber pasado por Dallas y Cavaliers, teniendo una lesión grave. Habrá que ver si Bogut no trata de salir en caso de que pueda interesar a algún contender de cara a los Playoffs. A pesar de su inactividad, es un pívot aprovechable por su capacidad defensiva como demostró en los minutos que estuvo en pista frente a los Sixers siendo el único jugador capaz de parar a Embiid en defensa.