Por | 15 noviembre, 2017
Rajon Rondo, uno de los mejores pasadores y bases más carismáticos en la historia de los Boston Celtics (Foto: Kowarski CC)
El jugador de Nueva Orleans espera aportar organización de juego. (Foto: Kowarski CC)

Rajon Rondo, nuevo jugador de los New Orleans Pelicans, afronta su temporada numero 12 en la NBA. De hecho, debutó el otro día contra Atlanta en un igualadísimo partido que se llevaron los de Rondo por 1 punto (106-105). En este partido Rondo jugó únicamente 4 minutos en los que nos dejó 2 puntos y 2 asistencias en una sencilla actuación. Poco a poco, parece que se va adaptando al equipo y va dejando atrás su pulbalgia.

¿Qué va a aportar Rajon Rondo en NOLA?

Ya a un lado su humilde debut, pues tampoco se pueden sacar conclusiones ya que no le dio tiempo a jugar casi nada, analizamos lo que puede aportar cuando empiece a coger ritmo con Davis y Cousins. Podríamos ver a un big three imparable en la pintura y desde fuera, ya que Cousins y Davis tienen un buen rango desde la línea de triple, algo que ayuda gracias a la capacidad de organización de Rajon Rondo y le complementa, pues su tiro no es algo destacable.

Con la llegada de Rondo a la actividad ya en pista, sin tapujos, se esperan un gran numero de asistencias y de entradas espectaculares, tal y como nos tiene acostumbrados el ex campeón de la NBA. Si mezclamos la elegancia de los pases de Rondo, la potencia en mates de Cousins y la técnica de Davis, podrá salir de ahí algo muy grande y que devuelva la ilusión a más de uno en Nueva Orleans.

Rondo, contento con su debut

Después del partido el jugador afirmó haberse encontrado muy cómodo con sus compañeros, expresando que estaba ilusionado por volver a jugar. A parte, también le preguntaron sobre su estado físico y el dijo que su cuerpo le respondió bien. Por lo demás, el jugador bromeó con los periodistas y se vio la buena adaptación del jugador a la franquicia. Por último, pudimos ver como elogiaba a sus compañeros, lo cual es fundamental para la química del equipo.

Luchar contra el bajón es el objetivo

Después de hablar de su rendimiento, hablemos de números y estadísticas. Como todos sabemos, Rondo es un gran pasador que supera normalmente las 6 asistencias por partido de sobra y que también pasa la barrera de los 10 puntos casi siempre que se le dan minutos. Sin embargo, en la temporada pasada con los Chicago Bulls promedió 7,8 puntos 6,7 asistencias y 5,1 rebotes (números muy pobres para un jugador de su calibre). Esperemos que este año le respeten las lesiones y podamos ver al Rondo que a todos nos gusta de vuelta.

Recordemos que es una vez campeón de la NBA, una vez seleccionado para el mejor quinteto defensivo del año , 4 veces all-star y seleccionado en el mejor quinteto de novatos de la NBA.

Sin embargo, existe un atenuante. Sin duda Rajon Rondo es un excelentísimo base, pero… ¿qué hay de sus últimos dos años?

Con los años, la carrera de Rondo se a visto afectada por subidas y bajadas continuas debido a las lesiones que le han impedido destacar todo lo que debía o que los sistemas no eran los apropiados para él. En Boston llegó a promediar más de 20 puntos por partido y mas de 10 asistencias. Pasaban los años y su nivel subía hasta que después de un par de años gloriosos en Boston donde llegaron dos años consecutivos a las finales, las lesiones apoderaron de él.

En 2015 y ya con los Celtics en reconstrucción, fue traspasado a Dallas y su nivel bajó considerablemente. Hizo partidos de mas de 20 puntos de anotación pero no logró mucho más. Meses más tarde firmó con los Sacramento Kings por un año con su actual compañero Cousins y hizo algún que otro triple-doble, liderando la NBA en asistencias. Y al año siguiente fue traspasado a Chicago para formar un proyecto ambicioso con Butler, Wade y él mismo, un completo fracaso.

Este verano, sin embargo, ha apostado por New Orleans en lo que podría ser un proyecto ambicioso y duradero si todo sale bien y la química con las dos torres funciona.

Su adaptación, el siguiente paso

En más de una ocasión el jugador ha dicho lo bien que se siente en un a franquicia como es los Pelicans y no parece dar síntomas de una mala relación con ninguno de sus compañeros y cuerpo técnico. El mencionado núcleo con Cousins, uno de sus mejores amigos, y Davis, gran jugador off-ball, dependerá mucho de su química. Pues, por muy buenos que sean, si no tienen química dentro de la cancha, no prosperarán.

Tampoco nos olvidemos de los demás compañeros. Un ejemplo es Jrue Holiday. Al ser el base titular del equipo, no tendrá tanto el balón como acostumbra a tenerlo. Sin embargo, se espera que juegue de escolta (como el año pasado con Tim Frazier). Que encajen es esencial entre estos dos jugadores, pues se pueden complementar a la perfección en el sistema.

Ya por terminar (en parte, porque lleva dos minutos jugados y ya no nos quedan más cosas de las que hablar del debut), sólo nos queda desearle suerte en su nueva etapa en los Pelicans y que por fin le respeten las lesiones. Queremos volver a ver al Rondo de antaño con un juego sublime a la par que espectacular que nos enamoró a todos en los Celtics.

  • Aburto Cornelio Alexander Lizz

    quiero 10 partidos juntos y sacar conclusiones. Muero por ver a ese team completo. La NBA necesita un cambio de sistema, el small ball no me gusta, pero no soy ciego, ya que es el ritmo que impera. Sin embargo, estos gigante creo que pueden ser el antídoto perfecto.

  • Pingback: Otra noche de récord para los Warriors | SomosBasket()