Por | 13 noviembre, 2017
Will Barton
Will Barton (Foto: Laura Cristaldi, SB)

Cuando en el deadline de febrero de 2015 Denver Nuggets traspasaba a Arron Afflalo (por aquel entonces, un escolta claramente al alza) y Alonzo Gee a Portland Trail Blazers por una primera ronda del draft, Will Barton ponía rumbo a Denver junto a Víctor Claver y Thomas Robinson en el típico movimiento entre franquicias para cuadrar salarios.

Barton había sido elegido por Portland Trail Blazers en la segunda ronda del draft del 2012 con el pick 40 tras haber jugado dos años en la NCAA para los Tigers  de la Universidad de Memphis, en los que promedió 15,2 puntos, 6,5rebotes y 2,9 asistencias.

​ En su año freshman había jugado todos los partidos como titular, liderando al equipo en minutos por encuentro y en puntos, con 12,3 por partido, explosionando como jugador en su segunda campaña, en la que lideró la Conference USA en anotación, con 18,7 puntos por partido, lo que le valió ser elegido jugador del año, formando parte del mejor quinteto de la conferencia.

La prensa especializada daba por hecho que los de Colorado le cortarían como a la postre hicieron con sus dos compañeros, ya que el objetivo en el traspaso de Afflalo de unos Nuggets en reconstrucción, era simplemente el pick de primera ronda.

Además, el de Baltimore no parecía encajar en el roster de los de la High Mile City, ya que era un jugador residual en la rotación de los Blazers, con los que promedió en sus tres temporadas en Oregón unos escasos 3,6 puntos, 1,6 rebotes y 0,8 asistencias en 10,5 minutos de juego.

Pero Tim Connelly, al ser spiring (terminaba esa temporada su contrato rookie), decidió darle una oportunidad y el escolta no defraudó, jugó 28 partidos con los Nuggets en los que promedió 11 puntos, 4,6 rebotes y 1,9 asistencias en 24,4 minutos de juego, dejando un gran sabor de boca en los aficionados del Pepsi Center.

Dichos números le valieron la renovación, firmando en la agencia libre (era agente libre restringido) un nuevo contrato con Denver Nuggets por tres años y 11 millones de dólares, estando cobrando en la presente temporada 3.533.333 $, cifra muy escasa para su actual rendimiento.

Tras una muy buena primera temporada y una irregular segunda (se perdió 22 partidos por una lesión de tobillo), Will Barton entra en su último año de contrato.

Empezó la pretemporada con mucha ansiedad debido a su escaso papel en el final de la campaña 2016 – 17 y su obsesión por ganarse en los entrenamientos los minutos de juego de los que careció tras volver de su lesión y coach Malone tuvo que charlar con él para terminar con ese stress innecesario.

Mike le pidió que se relajara, diciéndole que confiaba plenamente en él y le garantizó que jugaría una media de 25 minutos por partido.

Desde entonces, volvió a jugar con la alegría que le caracteriza y fue el mejor jugador del roster en la pretemporada, culminando la misma con 26 puntos, el máximo del equipo, junto con cinco rebotes, tres asistencias y tres robos en el último partido contra Oklahoma City Thunder, en el que además hizo una excelsa defensa sobre Paul George.

will barton
Will Barton está listo para la nueva temporada (Foto: Laura Cristaldi, SB)

En cuanto a su papel en la recién comenzada campaña, Malone pretende que no solo se dedique a jugar como escolta, sino que dada su versatibilidad y la carencia de aleros que tiene la actual plantilla, brille también en el perímetro como tirador olvidándose de la necesidad que parece tener de llevar siempre el balón en sus manos.

En efecto, estamos viendo este año a un polivalente Will Barton, jugando muchos minutos como alero bajo, supliendo con acierto a Wilson Chandler, y como escolta cuando es necesario, teniendo la responsabilidad en el manejo de la pelota en los minutos que comparte pista con Jamal Murray (por ejemplo en el último partido contra Orlando Magic, dada la ausencia de Gary Harris).

Como alero, está cumpliendo con buena nota, ya que ha mejorado mucho su tiro exterior (40,6% de efectividad en tiros triples, la mejor marca de su carrera), su capacidad reboteadora (5,4 por partido) y su defensa en el 1 contra 1, que él atribuye a que “está más encerrado en ese extremo de la cancha” aunque tiene que mejorar en juego sin balón, especialmente en cuanto a cortar la zona y ganar buenas posiciones de tiro.

Como escolta, al ser cortado Jameer Nelson el día antes de comenzar la regular season, ha tenido más minutos de los que el mismo Malone esperaba, compartiendo backcourt en la segunda unidad con un irreconocible Enmanuelle Mudiay (parece que este puede ser su año). De momento, su rendimiento está siendo extraordinario, repartiendo incluso 3,2 asistencias (la segunda mejor marca en sus seis campañas como profesional).

En cuanto a su futuro en Colorado, la franquicia tenía hasta el 16 de octubre para prorrogar su actual contrato, pero Will Barton rechazó una oferta de renovación de unos 40 millones por cuatro años (que es lo máximo que Denver podía ofrecerle), por lo que se convertirá en agente libre sin restricciones al término de la presente campaña.

El front office encabezado por Connelly ha manifestado su deseo de renovar al alero, pero hay que recordar que deberán afrontar el próximo verano la también prórroga del contrato de su jugador franquicia, Nikola Jokic  y todo dependerá de lo que el resto de clubes estén dispuestos a pagar por él.