Por | Twitter: @Guille_Galindo | 12 noviembre, 2017
LeBron James (beats by dr dre)

LeBron James parece no contentarse con ser el mejor jugador de la historia de Cleveland Cavaliers y el único que está tirando del equipo en uno de los peores momentos desde su regreso, y ha dejado caer que estaría más que interesado en ser el dueño de la franquicia en un futuro.

Así se lo ha confirmado al periodista Jason Lloyd, de The Athletic, aunque ha dejado claro que no es algo que se plantee ahora ni mucho menos, tanto por todo lo que le queda por vivir como jugador como por la poca probabilidad de que Dan Gilbert vaya a poner en venta la franquicia:

“Ser el dueño de cualquier equipo sería una locura. En el caso de Cleveland, si la puerta se abriera y estuviera en ese momento en la posición financiera necesaria, y bien rodeado, obviamente apostaría por ello. ¿Pero quién sabe si Dan va a vender la franquicia? Ahora mismo tenemos una relación de jugador/dueño, pero una vez esa relación acabe, si esa conversación puede tener lugar, lo tendrá. Pero ahora mismo no”.

Demasiados problemas tiene ahora LeBron (los Cavs van 4-7) como para pensar ahora en ser propietario. Sin embargo, el hecho de no descartarlo en un futuro y su ya conocida mala relación con Gilbert podrían desembocar en un James haciéndose con los servicios del equipo de su vida.

Una obsesión que viene de lejos

No es la primera vez que LeBron James habla de hacerse con una franquicia. De hecho, él siempre ha mostrado públicamente su deseo de convertirse en dueño de uno de los 30 equipos de la NBA. No obstante, ha sido una vez rebasada la treintena cuando el ’23’ ha insistido más en este hecho, consciente de que se encuentra en una etapa diferente de su carrera.

La última vez que se pronunció al respecto fue también ante un periodista de The Athletic, esta vez Ken Berger, donde aseguró que ser el propietario de una franquicia sería “su siguiente paso”.

El dinero no sería un problema

Hablaba LeBron sobre tener una estabilidad financiera para poder afrontar este reto. Evidentemente eso es indispensable, pero con tener un buen contable que le administre decentemente sus ganancias, el alero no debería tener problemas en asumir este coste.

Según Forbes, LeBron es el segundo deportista que más dinero gana al año (84 millones de dólares), sólo superado por Cristiano Ronaldo, que alcanza los 90. A lo largo de toda su carrera ha cosechado ya más de 200 millones contando únicamente sus contratos, por no olvidar (si es eso posible), que firmó un acuerdo vitalicio con Nike por un billón de dólares.

Si a eso le sumamos que, basándonos de nuevo en Forbes, la última estimación de los Cavs nos sitúa el valor de la franquicia en 1.2 billones, las cuentas salen. Difícil no soñar con esta posibilidad.

  • Patricio Carmona

    Seria un dueño increíble, primero porque tiene carácter, recluta como nadie y entiende de baloncesto y del negocio de la NBA