Por | Twitter: @VictorArrufat | 12 octubre, 2017
¿Quién le quitará el trono al Fenerbahçe?

En apenas horas empieza ese regalo de los dioses, ese campeonato que nos permite ver a los mejores jugadores de Europa peleando por ser el mejor del viejo continente. Una lección de baloncesto semanal en los jueves noche que no te debes de perder, muchos la llaman Euroliga, la madre de todas las competiciones habidas y por haber al margen de la NBA. Y en SomosBasket, la vamos a seguir contigo, así que súbete a este carro y empieza a disfrutar del buen baloncesto, el baloncesto de calidad. Hoy descuartizaremos parte por parte a los indeseados de esta Euroliga, presentando posiblemente los cuatro equipos con menos renombre y seguimiento en España.

Maccabi Tel Aviv, como pollos sin cabeza

Euroliga
En Israel hay mucha ilusión, pero la competitividad es enorme.

Este año, los israelíes son un equipo a evitar como siempre, pues jugar con ellos a domicilio siempre es una complicada hazaña a lograr. Y más este año, conociendo su backcourt, un juego exterior en el que Neven Spahija ha basado casi todo su ataque, configurado por dos locomotoras muy técnicas, como son Pierre Jackson y John DiBartolomeo. Los que aunque en ocasiones parecen pollos sin cabeza, pueden romper el partido con cuatro buenas acciones seguidas, y son los mayores culpables de que sus ataques duren menos de 15 segundos, lo que afecta mucho al ritmo del partido. En ocasiones negativamente para su equipo, pues ese estilo alocado que caracteriza a la pareja exterior provoca muchas pérdidas y contraataques contrarios, pese a que le permite también originar más puntos y alternativas ofensivas.

En cuanto al juego interior, hay que marcar en negrita a Artsiom Parakhouski, pívot con mucho baloncesto, y una concepción del juego exquisita, sabiendo que hacer donde estar y cuando actuar (todo lo contrario a los exteriores). Aunque bajo mi punto de vista, le falta una pizca de rebote y calidad, lo veo triunfando en la liga de Israel, pero pasando serios apuros en competición europea. Me gustaría añadir, que se complementa muy bien con Jonah Bolden, el cual tiene el rebote y desequilibrio que le faltan al bielorruso. Para acabar el quinteto esta la estrella, el famoso alero americano que indaga por estos equipos, Deshaun Thomas, es la estrella de este equipo, que pese a no amasar tanto el balón como Jackson y DiBartolomeo, es el doble de productivo, y bastante mejor defensor que sus compañeros.

Su punto débil, a parte de ese juego sin control, y las perdidas consecutivas a este, es la defensa, una defensa que es peor de lo que parece. Pues como equipo tienen muchísimo que mejorar, sobretodo en el tema ayudas, e individualmente, lo pasarán mal ante equipos que tengan jugadores físicos en las posiciones más alejadas del aro. En conclusión, un equipo con mucho a mejorar, y que esta bastante lejos de los mejores de Europa, aún así nunca te puedes fiar de los de Tel-Aviv, ya que si mejoran su defensa y aprenden a complementarse no los descarten como un conjunto que va a dar guerra.

BC Khimki Moscow, a medida de Shved

Shved es de lo mejor de esta Euroliga en cuanto a anotación.

En cuanto al Khimki, es un equipo muy bien gestionado, a las ordenes de un viejo conocido de nuestro baloncesto español como es Giorgos Barztokas. Pues han hecho un equipo a la medida de Alexey Shved, el cual se ha echado a lomos a su Rusia natal, y esta ilusionando mucho a la afición del club de Moscú, ya que tanto en ataque como en defensa las tres posiciones más alejadas del aro están orientadas a su rendimiento. En ataque, lo tiene muy claro el ex entrenador blaugrana, balones a Shved, con un playmaker puro sin afán anotador, como es Stefan Markovic (otro ex de nuestro baloncesto nacional), y un jugador que origina espacios y que prácticamente sólo recibe para finalizar como James Anderson.

En cuanto a la defensa, también han liberado más al buque insignia de este equipo, pues al ser un jugador polivalente, puede defender al peor exterior del equipo rival. Debido a que Markovic, en labores defensivas le va a echar una mano, emparejándose con el mejor base/escolta del equipo rival, al igual que James Anderson, que rendiría también si le tocará defender a un 3 que le complicará mucho la papeleta a Alexey (ambos bastante cumplidores en defensa).

Por otra parte, el juego interior, al igual que el exterior está muy bien compenetrado, algo que será una de las bases de este equipo. Pues combina a un jugador sin tiro, ni recursos en el poste bajo, pero muy generoso como Malcolm Thomas, con otro que es más explosivo, avaricioso, tirador y sutil en este ámbito del juego, Anthony Gill. Una dupla de altura, que en defensa sufre exactamente lo mismo, pues el de San Diego es posiblemente el mejor jugador defendiendo el aro de su equipo, mientras que Gill es más descuidado en este apartado. Y esa es una de las virtudes del Khimki, como todo esta igualado, engrasado a la perfección, ajustado de manera que nadie note las fallas del resto.

Así que cuidado con los rusos, que defensivamente prometen guerra, y en ataque tienen posiblemente al mejor generador del viejo continente. Estos van enserio, y aunque no se les tenga tan en cuenta, guarden sus espaldas y vigilen de reojo.

Anadolu Efes, una gran maquinaria a engrasar

Coge la cámara, que estos tíos van enserio.

El conjunto procedente de Turquía ilusiona y muchísimo en casa, pues las incorporaciones que han hecho, están a la altura de un equipo top. Ya que como 5 inicial tienen a Errick McCollum, Ricky Ledo, Justin Dolleman, Derrick Brown, y Vladimir Stimac, dirigidos por un entrenador de altura, de gran reputación, y viejo conocido de nuestra liga, Velimir Perasovic.

Con cuatro jugadores que producen mucho en ataque, los de Estambul, apenas tendrán problemas para meter mano a la defensa rival:

  1. Errick McCollum, jugador muy rápido y técnico en el uno contra uno.
  2. Ricky Ledo, con infinitos recursos, con gran explosividad y mucha creatividad.
  3. Vladimir Stimac, que sin balón se mueve como pez en el agua y su gran posicionamiento y capacidad ofensiva le regalan muchos puntos fáciles.
  4. Y por último el ex del Barça Lassa, Justin Doelleman, que aporta al equipo esa magia, ese arte que necesitan, un hombre muy inteligente y técnico que le da el toque de calidad al equipo

Además de tener también un banquillo de tres estrellas y media con Brock Motum, Bryant Dunston, Krunoslav Simon y Josh Adams, que hacen de nuevo que el ataque no será un problema. Y la defensa realmente tampoco, son jugadores, quitando de Doelleman, duros en este apartado, y con un aguante a su rival excelente. El problema de este equipo reside en que tanto en ataque, como a la hora de proteger su aro, juegan partidos diferentes, cada uno se centra en cumplir su trabajo y no ayudar a que los demás cumplan el suyo. Algo que se vio reflejado en el primer partido de liga, donde el Anadolu Efes ofreció una defensa poco homogénea, y se mostró muy lento en la transición defensiva. A parte de un tiro de tres muy poco efectivo.

Subjetivamente es un equipo, que a medida que se encuentra más rodado, y jueguen más veces juntos, el nivel aumentará de manera considerable. Hay que darles crédito, pues de los 10 más importantes del roster, tan solo 2 jugaban el año pasado en el mismo equipo, si Perasovic engrasa bien la maquinaria encontraremos un equipo distinto y mucho más férreo, que puede competir con los mejores.

Žalgiris Kaunas, ¿Quién no querría bailar con ella?

En Europa no hay rival menor, nunca te fíes de Sarunas Jasikevicius.

El equipo lituano sea posiblemente el más débil de los cuatro mencionados en este artículo, sobre todo por el rendimiento jugador a jugador, y por su liga menos competitiva. Y lo son más aún viendo su nivel en liga, donde ante equipos que en España jugarían en LEB Oro o LEB Plata, se le han atragantado partidos, por su poco talento ofensivo, y sus faltas de concentración graves. Pues pro mucho trabajo que haya tras el resultado final, sin despreciar a nadie, estos hombres no están a la altura del Real Madrid, del CSKA o del Fenerbahçe.

Sin embargo, en casa el equipo de Sarunas Jasikevicius aún tiene algún chance de sacar resultados positivos, por su gran trabajo táctico y su radiante afición. Un trabajo táctico que pese a que en defensa día a día da mejores resultados (nadie ha conseguido marcarle más de 73 puntos en 6 partidos, y sólo un equipo más de 70), es muy mejorable. El coach se ha encomendado a la intensidad individual para defender a su rival, algo que le funciona bien en Lituania, pero que en Europa tiene las horas contadas, y a un sistema de ayudas un tanto cuestionable. 

En cuanto al ataque, la pizarra del lituano saca a relucir el brillo que sus jugadores no tienen, con Kevin Pangos a los mandos, juegan siempre muy rápido en cuanto a lo que el movimiento de balón se refiere, provocan muchos desajustes defensivos, e incluso encuentran puntos fáciles. Lo único que tácticamente es un quebradero de cabeza para el cuerpo técnico del Zalgiris Kaunas, es la vulnerabilidad de su sistema, lo fácil que los rivales lo rompen, y como les obligan a jugar al ritmo que sus oponentes quieren. 

  • Patricio Carmona

    Espero muchisimo del Maccabi, Norris Cole y sobre todo Pierre Jackson a nivel Euroliga la deben romper.

    • Víctor Arrufat

      les falta un jugador más organizado que no juegue a ese ritmo de locura