Por | 24 septiembre, 2017
Zach LaVine tendrá en Chicago una oportunidad para demonstrar maneras de lider. Nil Alemany (SB)

En la noche del draft, la franquicia del estado de Illinois dio un cambio de rumbo inesperado por todos. Después de insistir durante las dos temporadas anteriores en un proyecto que estaba condenado al fracaso decidieron derribar todo lo construido y comenzar a sentar las bases de un nuevo proyecto. El primer movimiento lo hicieron en la noche del draft dejando a todos con la boca abierta al enviar a su estrella, Jimmy Butler y el pick 16 de ese draft a cambio de de Zach LaVine, kris dunn y el pick 7 de ese draft.

Sin duda, lo mas atractivo para Chicago era la incorporación de LaVine, considerándolo en muchos casos el jugador para liderar esta reconstrucción.

Sin embargo, ahora el jugador crea ciertas dudas sobre si es el jugador indicado para ser el abanderado de los Chicago Bulls en el nuevo proyecto, por eso, la voces críticas no ven indicada la renovación del alero si no capaz de encontrar su sitio en la franquicia de Illinois, actualmente con un contrato de 3,2 millones y quedando como agente libre restringido en 2018 lo que tendría que hacer que en el próximo verano la franquicia tenga que tratar su renovación.

En este apartado voy a tratar, tomando en cuenta dos factores, si Zach LaVine debería ser renovado por los Chicago Bulls a final de la temporada 2017/2018.

Lugar perfecto para desarrollarse como jugador

Ahora mismo Chicago es una franquicia en reconstrucción, por eso a mi juicio, considero Chicago como un buen lugar para que el alero pueda desarrollar como el gran jugador al que apuntaba hace un par de año.

En primer lugar debido a que al no tener una gran competencia va a tener minutos de sobra para demostrar si es ese jugador para liderar el proyecto, también porque la franquicia llevan tiempo buscando jugadores de sus características, joven y atlético, hay que tener en cuenta que es un jugador con 22 años de edad, así que está en la edad de desarrollo y, en mi opinión, llega al lugar perfecto para encauzar por fin su carrera hacia un jugadores importantes de la liga.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es como va a ser su adaptación al Hoiball, el baloncesto que lleva queriendo imporner el entrenador del equipo desde que llegó pero sin éxito puede favorecer el desarrollo de LaVine. Si la apuesta es por un baloncesto rápido con uso de mucho tiro exterior pueden dar al alero el hábitat ideal para que por fin comience a convertirse en un anotador al que los defensores no puedan dejar ni medio metro de distancia, ya que ha mostrado tener buena muñeca para el tiro exterior y que por sus características físicas puede ser un buen penetrador. Y, sin lugar a dudas, en Chicago oportunidades no le van a faltar.

 

Y por último, la sociedad que puede formar con los jugadores que vino a la ciudad del viento, Kris Dunn, y Lauri Markkanen, lo cierto es que el que fue ya su compañero en los Wolves y el propio LaVine necesitan dar ya ese paso adelante y convertirse en jugadores a tener en cuenta para el futuro, y con Markkanen, es cierto que todavía se le tiene que ver de lo que es capaz en la mejor liga del mundo, pero que ya nos ha dejado a todos impresionados tras su europeo. Ambos coinciden en que han llegado a un equipo muy apropiado para que puedan pulir sus defectos y un estilo de juego propio para que puedan funcionar los 3 juntos en la pista, ya sea por el ambiente y por características de ambos. 

Nil Alemany (SB)

Líder de la franquicia en un futuro

En este aspecto, en mi opinión, y tras lo visto en su antiguo equipo, me crea ciertas dudas que Zach LaVine vaya a ser el jugador que vaya a liderar está franquicia si la reconstrucción resulta exitosa y Chicago se convierte en uno de los aspirantes a ganar la NBA.

El principal motivo es que teniendo galones en su anterior etapa en Minnesota no fue capaz de conducir al equipo a conseguir ni siquiera pelear por un puesto de Playoff, aunque si es cierto que no tuvo malos números para ser novato, 13.7 puntos, 3.2 asistencias, y 2.9 rebotes por partido, siempre se le ha considerado un jugador para la galería, no un jugador importante y que pueda decidir partidos con sus jugadas. Por si fuera poco, tras su lesión, la mejoría de Minnesota fue considerable en ambos lados de la pista, tanto en sus compañeros, como en el juego del equipo.

A mi juicio, se puede convertir en un jugador que puede acumular mucho balón sin ser capaz de producir eficientemente para el equipo, y eso es lo peor a la hora de liderar una franquicia ganadora.

¿Renovación o no?

Es obvio que la temporada es muy largo y que LaVine tiene que demostrar mucho viendo el potencial que tiene, pero si tuviera que tratar la franquicia su renovación, en mi opinión, se le debería renovar pero no como el líder del equipo, si no como un jugador importante, sinceramente no creo que sea el jugador adecuado para liderar unos futuros Bulls ganadores, pero si veo con buenos ojos ser importante a la hora de ser un gran anotador en momentos clave, un jugador de rotación que aporte anotación y energía desde el banquillo y que siempre es necesario en equipos ganadores. Es verdad que hasta que los Chicago Bulls todavía es una incógnita si la reconstrucción resultará exitosa, y el rendimiento del propio Zach LaVine.