Por | 12 septiembre, 2017
Fernando Lataillade (SB)

Tras las últimas lesiones que se han producido en los New Orleans Pelicans, Dell Demps y su equipo directivo han decidido completar la rotación con otro hombre más y se han fijado en el veterano escolta de 35 años, Tony Allen.

Según informa Shams Charania en su cuenta de Twitter, los Pelicans estarían negociando con él un contrato a razón de un año para que el jugador se incorporara a la franquicia tras conocerse las noticias de las lesiones que sufren Solomon Hill, alero titular del equipo, y Frank Jackson, rookie elegido en la posición número 31 del pasado Draft. Aún no se conocen los términos del contrato, pero su sueldo no sobrepasará los 3,29 millones de dólares de la bi-annual exception, pues es la franja que había entre los salarios de la franquicia actualmente y el límite salarial.

El equipo necesitaba un nuevo refuerzo que ayudara en la rotación y pudiera aportar minutos de calidad. Por ello, se decidió ganar espacio salarial traspasando a Quincy Pondexter, una segunda ronda y dinero en efectivo a Chicago Bulls. El elegido ha sido Tony Allen, escolta veterano y especialista defensivo que llega a New Orleans para aportar desde el día 1, ya que su equipo lo necesita. Allen promedió la temporada pasada unos buenos 9,1 puntos, 5,5 rebotes, 1,6 robos, 46 % en tiros de campo en 27 minutos de juego por noche con los Memphis Grizzlies.

Sin embargo, los aficionados vienen quejándose todo el verano del hecho de que no hay una política de fichajes que priorice a los tiradores, algo en lo que los Pelicans no destacan precisamente. De hecho, escasean en esa faceta del juego. Tony Allen es un jugador que puede aportar muchas cosas útiles a la franquicia, pero… ¿estará a la altura desde el perímetro? Su 27,8 % en tiros de campo, desde luego, deja mucho lugar a dudas.