Por | Twitter: @PabloWeasley15 | 11 septiembre, 2017
terry rozier
thornton krell (CC)

Es bien sabida la falta de escrúpulos del General Manager de los Boston Celtics, Danny Ainge. Mientras el equipo mejore, le da igual desprenderse de dos piezas importantes del vestuario como son Isaiah Thomas y Jae Crowder. Pocos se esperaban que fuera capaz de negociar semejante trade. Es por eso por lo que últimamente haya habido rumores de muchos jugadores que podrían sufrir algo parecido, y entre ellos está Terry Rozier.

Durante una aparición del sábado en el 98.5 The Sports Hub con Adam Kaufman, Rozier fue preguntado si se pone nervioso al oír su nombre mencionado en posibles conversaciones comerciales:

La risa de Terry no es casual. Debido a que no es la primera vez que Ainge cuelga el teléfono al oir el nombre de Terry Rozier en una posible transacción. Un ejemplo es cuando Orlando Magic estuvo escuchando ofertas para Serge Ibaka y uno de los posibles destinos era Boston. Sin embargo, en la fecha límite de febrero, Jared Weiss de Celtics Blog señaló que los Celtics “no estaban dispuestos a incluir Rozier” en cualquiera de sus ofertas.

Rozier fue el pick #16 en el draft 2015 de la NBA de Louisville. Él ha sido un jugador de rol en dos temporadas con los Celtics, estableciendo máximos de carrera la temporada pasada con 74 partidos jugados, 5,5 puntos, 3,1 rebotes y 1,8 asistencias por partido.

A pesar de lo que sugieren sus estadísticas, Rozier vale más que eso. Sobretodo destacando su destreza defensiva. Terminó la temporada pasada ocupando el octavo lugar en el equipo con 1,4 defensive win shares. Pero no solo fue eso, Terry junto con Gerald Green fueron claves en la primera ronda de playoffs contra los  Chicago Bulls. Cumpliendo a la perfección sus funciones como jugadores de rol. Aunque también jugó 300 minutos menos que cualquier jugador antes que él en la rotación.

Parece que Terry Rozier es uno de esos jugadores que son sagrados para Danny. Sin embargo, no hay que tentar a la suerte. Ainge es un experto en dejar sus sentimientos atrás, si es que los tiene. Para ello  es el  idóneo para el puesto de General Manager de los Boston Celtics.