Por | Twitter: @Guille_Galindo | 11 septiembre, 2017

John Holland busca su hueco en los Cavaliers. El buen nivel de la liga de desarrollo, antigua D-League y actual G-League, ha propiciado que en los últimos años muchos sean los equipos que tiran de sus franquicias afiliadas en dicha competición para cubrir algunos huecos o terminar de cerrar la plantilla. Para favorecer todavía más este hecho, la NBA ha implementado una nueva normativa, conocida como Two-way contract.

Este nuevo contrato permite a las franquicias de la NBA hacerse con los servicios de dos jugadores de sus equipos afiliados sin que estos cuenten como miembros del roster oficial, que nunca debe superar los quince miembros. Eso sí, sólo podrán estar en el primer equipo durante un total de 45 días. El resto de la temporada continuarán en la G-League.

¿A qué viene este sermón? Básicamente, a que los Cavs ya han ejercido este derecho y han firmado a John Holland, escolta puertorriqueño de 28 años, que la temporada pasada deslumbró en Canton Charge, equipo afiliado a Cleveland Cavaliers en la G-League. Con 22.9 puntos (séptimo en la competición), 4.7 rebotes, 3 asistencias y 1.5 robos de media en los 37 partidos que disputó, fue galardonado con el premio al Jugador con Mayor Impacto en la liga de desarrollo.

Holland, que debutó en la NBA en los playoffs de 2016 con Boston Celtics, es conocido por muchos por su paso por el CB Sevilla en la 2012/2013, donde promedió 10.4 puntos y 2.8 rebotes. También ha pasado por Francia, Turquía y China, aunque ha sido en Canton Charge donde mejor ha rendido. Ahora, con este contrato temporal, le llega una oportunidad de oro para demostrar que tiene sitio en la NBA.

Overbooking en la plantilla

Con la incorporación de John Holland, los Cavs suman dieciocho jugadores en sus filas. El nuevo formato derivado del Two-way contract permite el 15+2, es decir, quince jugadores del roster oficial y dos “cesiones temporales”, por así decirlo, de la G-League. Por tanto, el refuerzo de Holland no cambia nada, e incluso probablemente llegue otro jugador en las mismas condiciones. Pero los Cavs, con o sin ellos, tienen un problema de overbooking.

Para solventarlo, dos jugadores serán cortados en las próximas fechas. A no ser que haya una oferta irrechazable por Iman Shumpert, todo parece indicar que Edy Tavares y Kay Felder serán los elegidos.

Tavares, la esperanza de David Griffin para solventar los problemas en el poste bajo, no tuvo suerte, puesto que se fracturó la mano derecha en un entrenamiento al poco de llegar a Cleveland, pudiendo disputar tan sólo un partido, en el que logró 10 rebotes y 6 tapones.

Felder, por su parte, contó con más oportunidades, pero nunca con la regularidad necesaria para triunfar, cosechando unos pobres números (4 puntos y 1.4 asistencias por partido) y terminando la temporada en Canton Charge. Este año, con los fichajes de Isaiah Thomas, Derrick Rose y José Manuel Calderón, encara la temporada como cuarto base de la plantilla, por lo que su salida está prácticamente asegurada.