Por | Twitter: @D_Pena7 | 10 septiembre, 2017
Bobby Portis peleando en la pintura (via Garimba records)

Tras dos dudosas temporadas en las que, experimentando muchos cambios en su rol, probando la titularidad y disputando numerosos minutos en la Liga de Desarrollo, Bobby Portis no ha conseguido exprimir el potencial que venía demostrando en la Universidad de Arkansas, el ala-pívot, de carácter defensivo, de los Chicago Bulls se presenta ante la que debe ser una gran temporada de desarrollo deportivo y personal para él.

Metidos de lleno en un proceso de total reconstrucción, los Chicago Bulls, ante la falta de presente en su plantilla, podrán darle minutos e importancia a Bobby Portis, que se postula como uno de los líderes de la segunda unidad. Portis, de 22 años, se codeará con jugadores de la talla de Nikola Mirotic, de 26, que puede jugar en el puesto de alero, y Cristiano Felicio, de 25, que será quien que ocupe el puesto de pívot suplente. Los tres completarán un trío de promesas destinadas a demostrar, finalmente, todo el potencial que, sin duda, poseen.

Se espera que estos tres, junto a otros nombres como Justin Holiday o Denzel Valentine, que, ante la salida de Wade, uno podría ocupar la plaza de alero en el quinteto titular, den el salto que se espera y, acomodados en un ecosistema falto de competitividad, hagan relucir sus armas más valiosas.

Bobby Portis se encuentra en la misma situación en la que se hallaba Nikola Mirotic el pasado ejercicio: el final de su contrato rookie. Año en el que, al contrario que Nikola Mirotic, que, en un plantel más competitivo, no logró cuajar un buen año, debe, finalmente, explotar el talento defensivo que tiene, y combinarlo con las habilidades ofensivas que ha ido adquiriendo y mostrándonos en momentos puntuales. El año pasado, en dichos momentos fue en los que obtuvo más minutos, mientras el resto de la temporada, ante la carencia de protagonismo, se mantuvo alejado de las expectativas.

En 16.7 minutos por noche, los promedios de Bobby Portis registran 7.0 puntos por partido, con 5.0 rebotes y un 45.5% en tiros de campo. Datos pendientes de mejora, sin duda. Con el inevitable aumento de minutos, ya mencionado, Bobby Portis debe aumentar los registros de su ofensiva, y pulir las sensaciones y las estadísticas que crean su defensa.

Siendo nombrado SEC All-Freshman TeamSEC Player of the Year award, Bobby llegaba a la máxima competición de la mano de los Chicago Bulls, al ser elegido en la posición 22 en la primera ronda del Draft de 2015. Llegó el prototipo de jugador caracterizado por su rocosa e insistente defensa, mientras los fundamentos ofensivos que ya ha demostrado en discretas exhibiciones, los ha ido adquiriendo con el paso del tiempo.

Hablando de su etapa en Chicago Bulls, Bobby Portis fue enviado a la alineación titular tras el discutible traspaso que la cuestionada directiva de la franquicia de Illinois acordó con Sam Presti, enviando a Taj Gibson a los Oklahoma City Thunder. Durante esa etapa, que duró 12 partidos, los promedios de Portis ascendían hasta los 9.75 puntos, rozando la decena, y causando muy buenas sensaciones en la defensa, como os explicábamos en este artículo. Sin embargo, su mejor actuación llegaba en el primer partido de la serie de PlayOffs que enfrentó a sus Chicago Bulls contra los primeros en la clasificación de la conferencia, los Boston Celtics, encuentro en el que alcanzó, por tercera vez en la temporada, los 19 puntos, que acompañó con 9 rebotes, 3 asistencias y 2 tapones, completando un debut en PlayOff de ensueño, y siendo una de las razones por las que los Bulls sorprendieron llevándose una victoria en el TD Center de Boston.

Sus números en la estadística: per-36 de la última temporada son indicios, pruebas de que existe el talento del que hablamos. 15.7 puntos, 10.7 rebotes… incluso, Bobby Portis ha logrado alcanzar porcentajes notables desde el perímetro y desde la media distancia, al registrar un 52.6 por ciento en tiros de campo durante los 6 encuentros de PlayOff.

Sin embargo, el mayor potencial de Portis sigue siendo la defensa, y es que, a pesar de que los nuevos estandartes de la NBA suponen la producción ofensiva, el lanzamiento de 3… los especialistas defensivos siguen siendo un arma muy respetada y muy necesitada en cada franquicia, y la energía y disciplina de Bobby Portis pueden suponer dotes muy a tener en cuenta por cualquier combinado de los 30 que conforman la liga.

El año que viene, Bobby Portis será agente libre restringido, a no ser que, como debería ser, su impacto esta temporada sea suficiente como para valer su renovación. Así, el último año de contrato rookie supone, para el jugador, la oportunidad de reivindicar su puesto en la franquicia y en la liga, y dónde mejor que en un equipo de reconstrucción. Los interiores siempre tienen una cocción más lenta, un desarrollo más pausado, pero Bobby Portis debería estar ante su primera gran temporada en la NBA.