Por | Twitter: @MisterVladi4 | 10 Julio, 2017
Skal Labissière se ha convertido en uno de los jugadores favoritos de la afición. Daniel Prieto (SB)

De candidato número 1 para liderar su promoción en el draft a casi quedar fuera de la primera ronda tras un mal año universitario, Skal Labissière es uno de los grandes talentos de los Sacramento Kings. Un jugador con un físico y unas cualidades técnicas que no dejan indiferente a nadie cuyo techo es muy difícil determinar.

Labissière, de 2,13 metros de altura y 220 centímetros de envergadura, goza de una buena movilidad y velocidad para su altura, algo que sumado a su buen rango de tiro le permite poder jugar tanto de ‘4’ como de ‘5’, una cualidad muy valorada actualmente en la liga.

El punto más fuerte en el juego de Skal Labissière son sus habilidades ofensivas, entre lo que destacan su buen juego de pies y sus movimientos uniformes, que hacen del haitiano un jugador peligroso de espaldas a canasta y muy certero a la hora de lanzar el gancho para anotar. Otra de las virtudes de Skal es su tiro de media y larga distancia, el cual goza de una mecánica rápida, que sumada a su envergadura y la altura a la que suelta la bola, hace muy complicada la labor de defenderle. Por otro lado Labissière prefiere el pick&pop que atacar el aro, en parte gracias al ya citado tiro que posee, algo que ayuda a abrir espacios en la zona para sus compañeros.

A nivel defensivo se puede decir que Labissière es mayormente potencial. Su mejor arma a la hora de defender el aro propio es el tapón, teniendo instinto para ello y manejando muy bien los tempos a la hora de bloquear el tiro. La falta de kilos de Skal le hace sufrir algo debajo del aro a la hora de defender a interiores muy fuertes, pero esa ligereza le ayuda a ser un buen defensor del pick’n’roll, pudiendo defender a los exteriores de manera satisfactoria y sabiendo cuando debe hacer el cambio y quedarse con el “pequeño”.

El rebote es la faceta más floja en el juego del joven interior, teniendo un desempeño bastante flojo a la hora de rebotear en defensa. Esta inconsistencia reboteadora se produce debido a su falta de peso y a mostrarse “blando” a la hora de atacar los rechaces, algo que deberá ir cambiando según vaya sumando minutos en la NBA.

Paso por la NCAA y Draft

Skal Labissiere, durante un partido contra Ohio State (Fuente: Today's Fastbreaks)
Labissière aterrizó en la universidad como futuro número 1 del draft. Today’s Fastbreaks

Skal Labissière llegaría a la Universidad de Kentucky con la etiqueta de ser el máximo candidato de su promoción a primera posición del draft. Siendo valorado con 5/5 estrellas por los scouts y la ESPN, convirtiéndose así en una de las mayores promesas del panorama universitario gracias a los 26 puntos, 12 rebotes y 4.5 tapones que promedió durante su último año en el instituto.

La temporada freshman de Skal bajo la tutela de John Calipari, entrenador de Kentucky y leyenda de los banquillos universitarios, sería fácilmente calificable de fracaso. Con un año marcado por la irregularidad, la falta de actitud y las actuaciones discretas el haitiano firmaría unos pobres promedios de 6,6 puntos, 3,1 rebotes y 1,6 tapones en unos escasos 16 minutos por partido, unos promedios muy alejados de lo que se espera de un candidato a ser la primera elección de la camada.

Labissière pasaría un único año en los Wildcats antes de dar el salto a la NBA, pero no sin antes ver como su valor caía hasta vigésimo octava posición del draft, siendo seleccionado por unos Kings que escogerían a Georgios Papagiannis y a Malachi Richardson antes de que su nombre sonase por la megafonía del Barclays Center de Brooklyn.

De Sacramento a Reno

Skal Labissière llegaría a los Sacramento Kings tras ser intercamiado la misma noche del draft por lo Phoenix Suns en un traspaso que enviaba a Marquese Chriss a Arizona a cambio de Georgios Papagiannis, Bogdan Bogdanović y el ya mencionado Skal Labissière. Un traspaso que, en vista de los acontecimientos, puede ser uno de los grandes movimientos de los últimos años.

La primera parada del haitiano en la NBA sería la Summer League de Las Vegas, una competición en la que los nuevos rookies, jugadores con menos de tres años de experiencia en la liga y otros invitados luchan por hacerse un hueco en las rotaciones de los equipos.

En dicha competición Labissière sería una de las pocas alegrías de los californianos en una de la peor liga de verano de los últimos años de los Kings. El joven interior sería el líder del equipo en anotación, rebotes y tapones, firmando un sólido 11-5,8-1 en 24 minutos sobre el parqué.

El buen hacer de Skal en las ligas le verano no le serviría para hacerse con hueco en el equipo, siendo asignado junto con el resto de novatos a los Reno Bighorns, equipo afiliado de los Sacramento Kings en la D-League, con la finalidad de que el power foward mejorase su físico y se fuese amoldando al ritmo de juego de la NBA.

Labissière disputaría 17  partidos en la liga de desarrollo promediando 15 puntos, 7.6 rebotes, 1.3 tapones y 0.9 robos en 31 minutos por noche. Unos números que lo situarían como el interior de la plantilla más anotador y el segundo máximo reboteador del equipo. Además de ser el quinto jugador de la plantilla a nivel de rating defensivo y ser el tercero en el índice de winshare defensivos hasta su marcha definitiva a la NBA.

Durante su etapa en la D-League Labissière también coquetearía tímidamente con la NBA, siendo convocado por Dave Joerger, entrenador de los Sacramento Kings, en varios partidos. Aunque su presencia en la pista sería escasa, disputando únicamente 52 minutos desde el inicio de la temporada hasta la llegada del All Star; siendo su actuación más destacada los 8 puntos y 3 rebotes que firmó en 15 minutos frente a los Milwaukee Bucks.

Un All Star movido y nuevo rumbo

Este año el All Star llegaría cargado de emociones para los integrantes y aficionados de la franquicia de Sacramento, la estrella y cara del equipo DeMarcus Cousins sería traspasado a los Nueva Orleans Pelicans a cambio del novato Buddy Hield y el pick protegido de este año. Un movimiento que sacudiría la liga y significaría el cambio de planes en la capital de California, que daban por finalizada la ‘Era Cousins’.

Los Kings decidían deshacer el proyecto en plena lucha por la octava plaza de los playoffs y comenzar una reconstrucción en la que los más beneficiados serían el pívot de segundo año Willie Cauley-Stein y el propio Skal Labissière, el cual entraría de golpe en la rotación para no volver a salir de ella.

El joven interior vería como en los cuatro siguientes partidos posteriores al All Star superaría ya el número total de tiempo de juego hasta el momento, aumentando su producción en pista de forma consistente. Labissière disputaría 10 veces más minutos en los últimos 25 partidos de la temporada que en el resto de su año rookie, mostrándose como uno de los grandes valores de futuro para la franquicia californiana.

Skal Labissière P MP/P PTS/P TC% RBT/P AST/P TPN/P ROB/P
Pre All-Star 8 6.5 2.5 46.2% 1.5 0.1 0.0 0.3
Post All-Star 25 22.4 10.8 54.1% 6.0 1.0 0.5 0.6

El aumento de los minutos vendría acompañado de una fuerte evolución en el juego del haitiano, quien tendría una aportación regular en pista. Labissière alcanzaría al menos los 5 rechaces en 17 de los últimos 25 partidos, además de lograr dobles dígitos en anotación en 14 partidos.

El buen juego mostrado por el joven interior de los Kings durante el último tramo de la temporada dejaría a la afición con ganas de más, la cual presenció destellos del gran potencial que el ala-pívot atesora. Destacando los 25 puntos y 6 rebotes que firmó contra los Houston Rockets o el 32-11 frente a los Phoenix Suns, la anotación más alta de la promoción hasta ese momento.

Inicios duros con un futuro prometedor

Skal Labissière no tuvo una infancia fácil, natural de haití, sufrió en sus carnes los horrores del terremoto que asoló en 2010 su país. Labissière vio como su casa de derrumbaba y él quedaba atrapado bajo los escombros de ella junto con su familia. Skal pasaría horas debajo de ellos hasta que su padre lo rescataría entre ellos, pero la cosa no había acabado ahí, Labissière no podía mover las piernas producto del aplastamiento que habían sufrido, peligrando así su sueño de jugar en la NBA.

Su historia llegó a oídos de Gerald Hamilton, un empresario que dirige la fundación Reach Your Dream, el cual decidió llevarse a Labissière a Estados Unidos y que así pudiese alcanzar su sueño. A partir de ahí la historia ya es sabida por todos, de potencial número 1 del draft a convertirse en uno de los grandes valores de los Sacramento Kings, pasando por tener que ganarse los minutos en el barro de la D-League y firmar un esperanzador final de temporada cuando la afición de los de California estaba más necesitada de nuevas estrellas.

Actualmente Labissière se encuentra en el Trainning Camp de los Sacramento Kings para disputar sus segundas ligas de verano, las cuales dieron comienzo esta misma madrugada, enfrentando al conjunto de Sacramento con los Phoenix Suns con derrota de los californianos. Se espera que éste sea un mero trámite para un jugador que como ha podido confirmar Dave Joerger será el ‘4’ titular del equipo la próxima temporada, una situación totalmente opuesta a la vivida por el haitiano hace un año.

  • Patricio Carmona

    El gran acierto de Divac, lo gordo es que eligió antes a papagianis, el caso es que acertó y Labbisiere va a ser una estrella

  • cvlebra

    Correcto artículo.