Por | Twitter: @roixo94 | 6 Julio, 2017
Danilo Gallinari deja los Denver Nuggets y se une a Los Angeles Clippers. Foto: Laura Cristaldi, SB.
Danilo Gallinari deja los Denver Nuggets y se une a Los Angeles Clippers. Foto: Laura Cristaldi (SB)

Los Angeles Clippers no han dicho la última palabra en términos de competir, ni siquiera ha pasado una semana desde que se produjo la marcha de Chris Paul rumbo a los Houston Rockets, y la franquicia angelina ya tiene perfilada casi toda su plantilla de cara a la próxima temporada. Con la reciente llegada de Danilo Gallinari, los Clippers, consiguen esa amenaza desde el ala que tantos años llevan buscando. El alero italiano llegará a Los Angeles mediante un Sign&Trade que involucra a tres equipos, los propios Clippers, que adquieren a ‘Gallo’, los Atlanta Hawks, que adquieren el pick de primera ronda de 2018 de Houston Rockets (en propiedad de Clippers tras el ‘trade’ de Chris Paul), a Jamal Crawford y a Diamond Stone, y los Denver Nuggets, que adquieren a Paul Millsap y una futura segunda ronda.

Pero, ¿encaja Danilo Gallinari en Los Angeles Clippers? ¿beneficia el estilo de juego de los angelinos al italiano? En principio el alero es el complemento perfecto para el equipo de Doc Rivers, alguien que juegue de 3, con buena muñeca, y que se le caigan los puntos de las manos. El principal problema de Danilo Gallinari es su físico, no sólo por su tendencia a lesionarse varias veces por temporada (que también), si no tras las lesiones de rodilla que ha sufrido previamente, su velocidad lateral ha disminuido considerablemente, sufriendo contra aleros mucho más veloces que él, la pasada temporada jugó más del 50% de sus minutos como 4, y parece que esa es su posición ideal de cara a un futuro no tan lejano. A pesar de que tendrá minutos también como ala-pívot en Los Angeles, la mayor parte del tiempo tendrá que disputarlo como alero, acompañando a Blake Griffin y DeAndre Jordan en el “frontcourt”, sobre todo en los minutos “clutch”, donde Doc Rivers acostumbra a meter a sus mejores anotadores en pista. Respondiendo a la otra pregunta formulada anteriormente, la respuesta es que, si Danilo Gallinari se adapta bien a su nuevo rol, encajará perfectamente, si por el contrario, quiere seguir teniendo el mismo protagonismo que tenía en los esquemas de Mike Malone, lo más probable es que entre él y Blake Griffin cortocircuiten el juego del equipo.

Si por algo se caracteriza Blake Griffin es por la gran cantidad de balón que acumula (lideró a los Clippers en Usage Percentage la temporada pasada, 28%), el ala pívot, aparte de ser capaz de crear su propia ofensiva (normalmente desde el poste, tanto alto como bajo), es un jugador que crea muchísimos espacios y atrae mucho la atención de las defensas, por lo cual tener un tirador tan fiable a su lado, como es Danilo Gallinari (39% T3), le vendrá de perlas. Pero Gallinari no sólo se verá beneficiado por los espacios que crea Blake Griffin en las defensas, jugadores como DeAndre Jordan, el cual provoca que las defensas se cierren en torno a él, o Austin Rivers, que también logra atraer rivales gracias a su capacidad de penetrar defensas, beneficiarán considerablemente al italiano. Remitiéndome al argumento anterior, si Danilo Gallinari logra entender que en los Clippers no tendrá el protagonismo que tuvo en Denver y sigue con sus buenos porcentajes desde más allá de la línea, será el fichaje perfecto. Personalmente, confío en que desde el momento de acordar su nuevo destino, Gallinari ha entendido que tiene que dejar de lado el protagonismo y trabajar codo con codo con todo el equipo para volver a los Playoffs, objetivo principal de la franquicia californiana y del propio jugador, que no disputa un partido de postemporada desde 2013.

Pero no todo es perfecto en el fichaje de Danilo Gallinari por Los Angeles Clippers; a pesar de ser uno de los mejores jugadores ofensivos de la liga, el otro lado de la cancha no es precisamente donde el jugador se hace notar, y volver a disputar muchos minutos de alero, como hará bajo las órdenes de Doc Rivers, no beneficiará en absoluto al equipo, ni al propio jugador. Cuando él, Blake Griffin y DeAndre Jordan coincidan en pista, Gallinari estará emparejado con el miembro más pequeño y probablemente más ágil del “frontcourt” rival, y como ya hemos mencionado anteriormente, en los emparejamientos ante aleros más veloces que él es donde realmente sufre. Afortunadamente, compartir pista con el “backourt” formado por Patrick Beverley y Austin Rivers, dos buenos defensores (sobre todo Beverley, incluido en el “First-Team All Defense) puede ayudarle a disimular sus carencias lo máximo posible, esto sumado a DeAndre Jordan, uno de los mejores defensores de aro de toda la liga, hará que Gallinari no se vea tan expuesto, donde compartía muchos minutos con jugadores como Jameer Nelson, Kenneth Faried o Nikola Jokic, que no destacan precisamente por sus prestaciones defensivas.

A pesar de que con toda seguridad Danilo Gallinari será el alero titular escogido por Doc Rivers, es de prever que dispute bastante minutos con la segunda unidad, como ya hemos mencionado anteriormente, la posición en la que mejor se desenvuelve es la de ala-pívot. Actualmente, Los Angeles Clippers tan sólo cuentan con Brice Johnson como ala pívot reserva, y a pesar de que se cuenta con reforzar la posición de 4 con otra contratación, tampoco han salido a la palestra rumores que involucren jugadores que se desenvuelvan en ese puesto, por lo que seguramente no llegue nadie que pueda asegurarse más de 10-15 minutos en la rotación. Una de las opciones que tiene Doc Rivers sería colocar a “Gallo” de 4, acompañando a la segunda unidad. Esto beneficiaría al equipo enormemente, reduciendo la cantidad de minutos por partido de Blake Griffin, algo bastante positivo viendo su historial de lesiones.

En mi opinión, Doc Rivers y Jerry West han acertado enormemente con esta contratación, a pesar de que en mi opinión, el precio (65 millones en 3 temporadas) es algo elevado, los Clippers adquieren a un gran jugador y sobre todo, se deshacen del contrato tóxico de Jamal Crawford. El tres veces Sexto Hombre de la Temporada cobra 13 millones por temporada, y sus prestaciones han disminuido considerablemente durante esta última temporada, y a sus 37 años ha pasado claramente el pico de su carrera. La franquicia ha dado un gran paso adelante, preocupándose por el presente, pero sin dejar de lado el futuro.