William Montgomery

Gordon Hayward se despide de Utah con una cartita

En este artículo desmontamos al detalle sus palabras

Gordon Hayward Utah Jazz
Foto: Nil Alemany (SB) – Gordon Hayward no sorprende a nadie y se marcha a los Boston Celtics

 

 Todo salió como quien suscribe calculó tiempo a…Gordon Hayward rechazó las ofertas de Miami y Utah para irse a los Boston Celtics. Varios días después de comenzar la Agencia Libre todo el mundo NBA giraba alrededor de la decisión del de Indiana y el resultado fue el esperado. Pero no las formas. Formas éstas que Hayward quiso remontar a través de la carta de agradecimiento a Utah y sus Jazz publicada en «The Players Tribune». Porque da la sensación, al menos para mi, que la decisión de irse a Boston la tenía tomada desde hacía mucho tiempo. Lo que ha hecho estos días no es mas que esperar a ver si desde Utah o Miami le hacían cambiar de opinión. Nadie podrá nunca hacerme cambiar de idea a este respecto. Pero bueno, analicemos un poco su carta de despedida.

Ésta ha sido la decisión más difícil que he tenido que tomar en mi vida. Este fin de semana ha sido, probablemente, el  más largo de mi vida. Y hoy … bueno, hoy ha sido definitivamente uno de los días más locos de la misma. Pero quería asegurarme de que yo tenía este derecho. Como puede ver, me ha tomado un tiempo, gracias a todos por su paciencia. Ni siquiera puedo comenzar a contar el número de conversaciones que he tenido con mi esposa, Robyn, y el resto de mi círculo íntimo, cuando la temporada terminó, y todo el camino hasta esta noche, contemplando todo posible ángulo en cada dirección potencial. Mis reuniones con los tres equipos durante este proceso, Miami, Boston y Utah, fueron increíbles. No podría haber sido más impresionante. Cada reunión me dejó convencido de que el equipo con el que acababa de reunirme era el adecuado. E incluso después de haberme dormido anoche, mientras estaba inclinado pesadamente en una dirección … todavía no estaba 100 por ciento convencido de lo que quería hacer. Lo mas increíble es que, antes de que tuviera la oportunidad de tomar mi decisión, antes de que tuviera la oportunidad de sentarme a escribir esto, y antes incluso tuve la oportunidad de hablar de ello con la gente que amo, ya estaba leyendo informes sobre donde yo iba. Y supongo que así es como funcionan las cosas, en 2017. Pero lamento que tuviera que salir así. Esta fue una decisión que cambió la vida para mí y mi familia, y algo que tomamos muy en serio. Y desde el principio de este proceso, una cosa destacó como importante: yo quería que los fans y las organizaciones escucharan mi decisión directamente de mí. Después de siete años en Utah, he decidido unirme a los Celtics de Boston. Sé que será difícil de escuchar para los fanáticos de los Jazz, y realmente quiero que todos ustedes sepan que significan el mundo para mí y mi familia. En los últimos días, he estado verdaderamente desgarrado. Y sé que este proceso no es fácil para los fans, tampoco. Así que sólo quiero ser lo más directo posible sobre por qué me voy a Boston. En primer lugar, sin embargo, si no te importa, realmente me gustaría tomar un momento y expresar lo mucho que estos últimos siete años en Utah han significado para mí. Porque sólo hay una manera justa de decirlo: Han significado todo.

Hasta aquí podemos ver el interés de Gordon en hacer ver lo difícil que ha sido para él tomar la decisión de irse a Boston. Palabras por otro lado lógicas. Cada uno será libre de creérselas, yo no lo hago.

Cuando llegué a Salt Lake City en el verano de 2010, sé que es un cliché, pero es la verdad: yo era sólo un niño. Recuerdo la unidad. Conduje todo el camino hasta allí, con mi papá, desde Indiana a Salt Lake City, sólo para ahorrar dinero. Sabía que tenía todas estas expectativas como una selección de los 10 primeros … pero al mismo tiempo, yo sólo tenía 20 años. Este fue mi primer trabajo fuera de casa. Y yo estaba muy nervioso por todo lo que estaba delante de mí. Recuerdo mi primera rutina real como un profesional, encontrar un Metro cerca de mí (bueno, a una milla o dos de distancia), y sólo caminar allí, todos los días, así que podría usar mi tarjeta de metro como siempre he tenido. Y eso fue realmente todo para mí al principio: Práctica, Metro, y videojuegos. Yo estaba muy concentrado. Y entonces sólo pienso en lo lejos que he llegado durante mi tiempo aquí. Realmente he crecido en Salt Lake. Me he convertido en un hombre, y me he convertido en un profesional. He pasado de ser un niño … hasta ahora tener una esposa y dos hijos. He pasado de tener ansiedad por dejar a mi familia … por tener ahora una familia propia. Mucho me ha pasado durante mi estancia aquí, y sinceramente no puedo pensar en ninguna parte de ella que no haya querido. Este es un lugar especial, y sé que la impresión que se ha hecho en mí durará mucho más que la impresión que he hecho en él.

De verdad que esta parte es bonita, no lo niego. Incluso las referencias a su corta edad e inseguridades...Y sí, llegó a Utah siendo un niño y se va siendo un hombre. Algo que le debe, principalmente, a los Jazz. Pero eso ya lo sabe él perfectamente. Si tienes alguna duda de ello sigue leyendo su carta…

La organización de los Jazz, y todos los que participaron en el curso de mi carrera en Utah … más que nada, son las personas que hacen esta decisión tan difícil. Steve Stark y toda la familia Miller, son de primera clase en todo lo que hacen. Dennis Lindsey, si hay alguien que es responsable de la cultura ganadora en Salt Lake es él. Realmente podría seguir aquí, nombrar a la gente, para siempre. Yo era, literalmente, el último jugador de Jazz que jugó bajo las ordenes del entrenador Sloan, y siempre lo tomé como mucho más que una simple trivialidad. Eso fue algo que realmente me hizo sentir como parte del tejido de esta franquicia. Y esa tela es algo que ha significado mucho para mí, desde entonces. Y hay tantas personas que han sido parte de ese tejido, que han hecho un impacto tan grande en mi vida, gente que muchos fans ocasionales probablemente ni siquiera conocen. Y cuando pienso en dejar Utah ahora … son algunas de las personas que más voy a extrañar. Pienso en nuestro entrenador asistente, Mark McKown, que ha estado conmigo desde el primer día. Recuerdo que me llevó a Santa Bárbara como novato, con Jeremy Evans, cuando era nuestro entrenador de fuerza, nos llamó G-Dilly y J-Dally. Porque éramos novatos, y «todo lo que hicimos fue dillydally.» Imposible recordar ésto y no sonreir. Pienso en Doug Birrell, quien es nuestro terapeuta de masaje, que estaba allí desde el principio, con John y Karl. Y acabamos de tener … hombre, sólo horas y horas de conversación, a lo largo de los años. Todo, desde los argumentos hasta los debates, hasta el corazón a los corazones. Cosas que nunca se repetirán, algo que realmente aprendes a valorar como atleta profesional. Pero eso es lo que siempre se siente dentro de esta organización. Siempre ha habido una verdadera amistad aquí. Hay un círculo de confianza. Pienso en Isaiah Wright, que ahora es nuestro entrenador de fuerza, pero cuando llegué allí era sólo un niño pequeño y regordete. Y tenemos la misma edad, así que de muchas maneras hemos crecido juntos y hemos trabajado juntos en la franquicia. No puedo decirte cuánto aprecio el trabajo que me ha dedicado, sólo para hacerme un mejor jugador de baloncesto. Oh sí, y esa fiesta a la que me invitó cuando yo era un novato. Pienso en todos los grandes compañeros de equipo que he tenido aquí, como Jeremy. Nunca olvidaré el 2012, Jeremy estaba en el concurso de mates, y se supone que debo ayudarlo con uno. Y es la noche anterior, y estamos en nuestro hotel en Orlando, somos como dos niños que no estudiaron antes de la final. No tenemos nada. Y hombre, estamos en pánico, no tenemos ideas, estamos tratando de pensar en algo. Y luego finalmente terminamos encontrando a esta pequeña corte YMCA, cerca del hotel, como a las 3 de la mañana, y tratamos de conseguir unos cuantos representantes. Y ahí es cuando Jeremy piensa en su clavada donde le arrojo dos bolas a la vez . Así que lo practicamos una vez, literalmente una sola vez, y eso es todo. Por supuesto Jeremy termina clavándolo, y ganando el concurso de mates.

Que buenos recuerdos, oiga. Si…Gordon Hayward había llegado a una franquicia familiar… que a lo único que puede aspirar es a ser un hogar que fidelice a sus jugadores y no se marchen a las primeras de cambio. Se olvida comentar, el bueno de Hayward, que en su último contrato firmado con los Jazz éstos tuvieron que igualar la oferta, aceptada por él, que le hizo Michael Jordan en su intento de llevárselo a su franquicia. Cobrando un pastizal (una pasta hoy ensombrecida por el aumento de límite salarial que ha devenido en una locura de contratos), un dinero que aún no se merecía.

Pienso en el entrenador Snyder, en nuestra primera conversación, cuando nos reunimos para la cena después de que él fue contratado. Ni siquiera hablamos de baloncesto ni una sola vez. Ni una sola palabra. Era sólo la vida … y la familia … y quiénes éramos como individuos. Como entrenador,  Snyder es increíble en todos los aspectos del juego. Su liderazgo, su habilidad única para motivar y su insensata atención al detalle son cualidades especiales que extrañaré muchísimo. Hay un montón de gente que tengo que agradecer por donde estoy hoy como jugador de baloncesto, pero sinceramente ninguno más que el entrenador Snyder. Pienso en Johnnie Bryant, un tipo que fue entrenador de desarrollo cuando llegué aquí, y ahora está en el banquillo como asistente. Este verano pasado fue probablemente el verano más importante de mi carrera, el baloncesto-sabio, sólo entrenamiento para realmente dar el siguiente paso como jugador. Y Johnnie, él es el mejor que hay, él estaba allí, a cada paso del camino, conmigo. Él es el tipo que me estaba haciendo trabajar con Kobe. Él es el tipo que me estaba enviando textos, tarde por la noche, temprano en la mañana, sólo me anima, me empuja, «estudiar este vídeo», «mirar esta película de juego.» Él es realmente el tipo, al final del día , Que encontró el All-Star en mí. Y entonces sólo pienso en la gente de Utah, en general. Dicen que Salt Lake es un gran lugar para criar una familia, y sé que suena como algo que la gente suele decir. Pero pasas suficiente tiempo aquí … y te das cuenta de que es verdad. Y para mí, en lo que a eso se refiere, siento que estoy en deuda con Salt Lake, dos veces más. Porque no sólo ha sido esta la ciudad donde he empezado mi familia, y no sólo esta ha sido la ciudad que ha ayudado a criar a mis hijas durante los últimos años … pero mucho antes de eso, durante mis primeros años en la liga, También siento que esta ciudad me ayudó a levantarme. Y siento que esta ciudad me acogió, como parte de su propia familia.

¿De verdad alguien piensa que todo esto lo ha escrito improvisadamente un ratito después de decidirse a fichar por Boston?…no deja de ahondar en el mismo concepto, no se si conscientemente: Utah era su casa, los Jazz su familia. Se apoyó en ellos para levantarse, y luego para impulsarse camino de vestir de verde. ¿Hemos de sentir empatía por él? Yo no soy capaz, la verdad

Y sólo quería darte las gracias por eso. Y gracias por todo. La última vez que tuve una decisión tan difícil … fue en la universidad, durante mi segundo año, después de que perdimos a Duke en el campeonato nacional. Me había metido en los radares de la NBA como resultado de mi March Madness, y había proyecciones de que incluso podría ser una selección de primera ronda en el draft. Y así que tuve una decisión que tomar: ¿Debo dejar mi zona de confort en Butler y pasar a la NBA? ¿O debo quedarme otro año, darle otra oportunidad y tratar de terminar lo que habíamos iniciado, tratar de ganar un campeonato? Fue una decisión tan difícil. Pero había una persona que yo sabía que podía hablar con ella desde todos los ángulos, que yo sabía que me daría la perspectiva más inteligente y honesta disponible: el entrenador Stevens. El entrenador Stevens fue tan genial con todo eso. Él me ayudó a presentar mis opciones, y habló a través de ambos lados … pero al final, cuando yo lo necesitaba, también me dio mi espacio. Y también me hizo saber que era mi elección  y que él estaría allí para mí, en el otro lado de ella, de cualquier manera. Y por supuesto terminé decidiendo irme: declaré por el draft, y me redibujaron, y empecé mi nueva vida en la NBA en Utah. Pero siempre significó mucho para mí, saber cómo, en ese momento, incluso con nuestras vidas en esta extraña encrucijada juntos, el entrenador Stevens era alguien con quien yo podía contar. Y supongo que es bastante loco. Porque siete años más tarde, tuve que tomar una decisión aún más difícil  y de nuevo, el entrenador Stevens y yo nos encontramos en una encrucijada juntos. Y de nuevo, él era la persona que sabía que podía contar con más. Y ahora he decidido firmar con los Boston Celtics.

Se le olvida comentar al nuevo jugador de los Celtics que es plenamente consciente de la idiosincrasia de los Utah Jazz. Y él sabe mejor que nadie que a Utah no llegan estrellas, la única posibilidad de que cuenten con una en su plantilla es construirla ellos mismos…y muy de vez en cuando. D-Will, Kirilenko, Stockton, Malone, Griffith, Dantley…la lista es muy corta. Con su decisión no deja tocado un proyecto impecablemente construido, deja tocada a una franquicia que compite en inferioridad de posibilidades. Una franquicia en la cual, salvo sorpresa mayúscula, no podrá contar con ninguna estrella (o All-Star) en años. Gordon Hayward sabe perfectamente el grandísimo daño que hace a la franquicia que le hizo hombre y estrella, la franquicia que le dió las oportunidades que casi ningún equipo de la NBA hubiese tenido la paciencia de darle, ni el dinero…Lo sabe y le duele. He ahí la razón de esta carta. Pero no nos engañemos: el papel de Tom Brady le viene grande. Quizá de un paso al frente y se adapte al papel del tio del contrato multimillonario y jugador franquicia en los Celtics, puede. Ya veremos si tienen la misma paciencia en Boston que en Utah.

Había tantas cosas grandes que me tiraban en esa dirección. Había la cultura ganadora de Boston, como una ciudad, desde el Sox, a los Pats, a los Bruins. Había la historia especial de los Celtics, como una franquicia – de Russell, a Bird, a Pierce, y continúa. Había el asombroso potencial de este actual equipo de Celtics, desde la propiedad, hasta la oficina principal, a una talentosa lista con Isaiah, y Al, y todos los demás. Y por supuesto, había el entrenador Stevens: No sólo por la relación que hemos construido fuera de la cancha, sino también por la que empezamos a construir en la pista, todos esos años atrás, en Indiana. Y ese asunto inconcluso que tuvimos juntos, en 2010, cuando dejé Butler para la NBA … por lo que a mí respecta, todos estos años más tarde, todavía lo tenemos: Y eso es ganar un campeonato.

La carta termina con un guiño a los Celtics y su entrenador. Quiere ganar un anillo vestido de verde. No se…a mi no me salen las cuentas. ¿Cuando lo va a ganar? ¿en tres años, en cuatro cuando se le termine el contarto? O es muy optimista o muy iluso. O miente. Boston como ciudad/mercado, su «cultura ganadora», Stevens…esas son las razones de su marcha. No nos cuentes historias.