Los jugadores del Real Madrid celebrando. Foto: Real Madrid

El Real Madrid consigue su pase a la Final Four

Darussafaka Dogus 78-89 Real Madrid

Real Madrid
Los jugadores del Real Madrid celebrando. Foto: Real Madrid

Ya se mascaba la tensión minutos antes de que comenzase el partido. El Darussafaka Dogus de David Blatt necesitaba una victoria para forzar un quinto encuentro de desempate en Madrid, y estos últimos buscaban otra victoria para forzar justamente el desenlace contrario: cerrar definitivamente la eliminatoria. Todo hacía presagiar un intenso choque entre dos de los mejores equipos del continente.

Ya de inicio, los turcos salían dominando con un 5-0 de salida, una desventaja que cortó inmediatamente el Real Madrid con un parcial de 0-11 que le colocó seis puntos arriba, desembocando en un tiempo muerto de David Blatt tras el cual, en una salida fulgurante, el conjunto verde obtuvo una nueva ventaja. Españoles y turcos estaban disputando un partido de ida y vuelta agradable para el ojo del espectador en un parcial que finalizaría con un igualadísimo 21-24.

El segundo cuarto comenzó «feo». Ambos conjuntos se focalizaban en tratar de defender con eficiencia, lo que perjudicaba al ritmo anotador que se había establecido en el primer período. Sin embargo, un parcial de 0-10 por parte de los madrileños -8 procedentes de Thompkins- provocaba que se marchasen en el marcador (28-36, minuto 16). Se llegó al final de los segundos diez minutos con un 38-45 que aventajaba a los merengues -con unas sensaciones inmejorables- a una nueva Final Four.

No contento con eso, el Real Madrid salió muy intenso con Luka Doncic al mando y una gran defensa que tan solo podían romper Wanamaker y un errático Clyburn penalizaba a los suyos. Parecía que tras superar los diez puntos de distancia (41-52), los visitantes podían romper el partido. Pero tres jugadas seguidas de tres puntos (dos triples y un dos más uno) del Darussafaka volvían a ajustar el marcador. Aún así, de nuevo con una gran defensa, el conjunto blanco volvió a abrir una pequeña brecha en el marcador que se culminó con tres tiros libres de Jayce Carroll que provocaba un increíble enfado de David Blatt provocando una técnica para el entrenador y su ayudante que hacían que el Real Madrid se fuera 58-72 a falta de diez minutos.

El tercer cuarto fue un quiero y no quiero para los locales, quienes veían que a pesar de jugar un fluido juego en ataque, el Real Madrid seguía siendo muy eficiente en ataque y hasta la mitad del período tuviera el partido controlado. Pero entonces, David Blatt ejercicio una defensa press sobre los blancos que no encontraban respuesta ante ella y recibían un parcial de 11-0 dando esperanzas a sus aficionados y que los acercaba a seis a fala de dos minutos.

Y apareció el de siempre para el Real Madrid

La pelota quemaba de nuevo. Y como no, el Madrid buscó a Sergio Llull. Y lo encontró. En primer lugar, rompió el parcial con un dos más uno y por si cabía alguna duda, anotó dos tiros libres que provocó la instante muerte del Darussafaka Dogus en la Euroleague.