Por | Twitter: @VictorArrufat | 21 abril, 2017
Giannis Antetokounmpo milwaukee bucks
Erik Drost (CC)

Tremendo partido el de anoche, de una serie que nos tiene locos, ya que esta serie que enfrenta al sexto del Este, los Milwaukee Bucks, contra el tercero de la misma conferencia, los Toronto Raptors, ha empezado de la mejor manera. Este inicio sorprendente de un equipo a priori peor, hizo a los de Canadá poner toda la carne en el asador, y con Lowry ya sí, en estado de gracia se llevaron un partido muy reñido, a cara de perro.

Por ahora empate a uno, con el que decir que no gana nadie es injusto, con este resultado ganamos todos los amantes de la NBA, menudos partidos más ajustados. Por una parte, los de Kidd sacan lo mejor de ellos durante toda la temporada: la efectividad, la alternativa ofensiva y la agresividad combinada con algo que nos está gustando un poco más estos playoffs, y es la defensa. Que pese a que los Raptors muevan el balón de lujo y provoquen muchos fallos, están un escalón por encima de lo normal. Mientras que los de Casey tienen mucho talento tirando de grandes defensas con Ibaka, Carroll y P.J. Tucker, protagonistas de esta serie, y sobretodo subsistiendo a base del tiro exterior.

El encuentro empezó con el pabellón siendo una olla a presión, algo que ayudó para que los suyos salieran tan arengados, y pusieran ya tierra de por medio. Ya que los locales empezaron con un Khris Middleton muy fino desde fuera, lo que hizo que desde el principio los ciervos se fueran en el marcador. Todo esto ante unos Raptors sin reacción alguna pese a los tiempos muertos de Casey, con buen movimiento de balón pero malas selecciones, jugando sin media distancia y estando muy inferiores en actitud. el cuarto finaliza con el abrumador 12-32, que demuestra la superioridad.

En el segundo cuarto, el fondo de armario de los Milwaukee Bucks salió mucho más fuerte que el de los canadienses, con la inclusión de hombres como Dellavedova, Beasley y Greg Monroe. Este último fue de lo más destacado y dio una referencia en ataque, esto sumado a la defensa de su equipo, al gran porcentaje de triple y a que los de Toronto no tuvieran enchufados a Lowry, ni a DeRozan, dio el resultado de una ventaja casi insalvable. Más de 30 puntos lo que cerraba casi el partido y hacia perder la cabeza a un Ibaka que, enfurecido por la situación, hizo una falta técnica, 30-57 al final de este.

El tercer cuarto fue un tanto más conservador ya que con el partido decidido ninguno de los dos equipos arriesgó en gran medida ni mucho menos. La defensa de los de Wisconsin seguía a la altura que exigen estos playoffs, lo que juntado con ataques largos, era lo mejor para mantener el marcador. Pese a esto los visitantes intentaron sacar algo del cuarto pero no llegaron a bajar de los 20 de diferencia. Marcador final del cuarto, 78-46.

Sin embargo, estando todo decido, el último cuarto fue más dinámico que el aburrido tercero, donde algunos jugadores dejaron bonitas jugadas. U otros se reservaban para el siguiente encuentro, con felicidad absoluta, o caras largas tras la contundente derrota recibida en el banquillo. Finalmente los menos habituales, redondearon el marcador, haciendo que esto acabara 77-104

  • Txingudi

    Y ahora que se pongan en una fila los que tengan ganas de debatir que los RAPTORS son, con diferencia, el peor ataque de los 16 equipos de Play-Offs!!!!! solo Valanciunas podría dar una vuelta a un sistema tan lamentable.
    Pero esa remora la tenía muy clara. Lo que está decepcionando de Toronto es su defensa!!!!!
    Una noche más, y van tres!!!!! incapaces de ajustar sobre MONROE!!!! una noche más TUCKER suplente y Middleton jugando como en el patio de casa….. lo que les puede salvar es que mi confianzxa en KIDD es tan escasa como la que tengo en Casey-