El conjunto de Pablo Laso se lleva el primer partido de la eliminatoria ante el Darussafaka Dogus.

El Real Madrid sufre para llevarse la primera victoria de cuartos de final

Real Madrid 83-75 Darussafaka Dogus

Real Madrid
El conjunto de Pablo Laso se lleva el primer partido de la eliminatoria ante el Darussafaka Dogus.

El Real Madrid ha comenzado  la serie de cuartos de final de la Euroliga ante un Darussafaka Dogus que ha dejado claro desde el primer minuto que no va a poner nada fácil la vuelta de los Blancos a la Final Four de la máxima competición europea. Ambos equipos comenzaban con un buen acierto en ataque, los puntos conseguidos por la gran estrella de los turcos, Brad Wanamaker, eran respondidos por el pívot, Gustavo Ayón, lo que provocaba que el marcador estuviera igualado los primeros minutos de partido.

Al final del primer cuarto, el equipo dirigido por David Blatt, conseguía hacer sangre y gracias a un gran momento de Luke Harangody, lograban poner el 16-24 en el marcador. El Real Madrid salía al segundo cuarto con ganas de mejorar lo mostrado en el primer compás de partido, pero todos sus errores ofensivos permitían que el Darussafaka se siguiese distanciando en el marcador a pesar de no estar realizando un buen papel en ataque. Los visitantes ponían el marcador 25-36, momento en el que aparecía Sergio Llull para salvar a su equipo con dos triples que dejaban el partido 36-37 al descanso.

En el tercer cuarto el Real Madrid mostraba una cara completamente diferente. Tras no estar nada acertados en ataque, Gustavo Ayon y Sergio Llull lideraban a su equipo que controlaba por primera vez el partido y el marcador. Los de Estambul, lejos de darse por vencidos, continuaron luchando pero las aportaciones de Will Clyburn no eran lo suficiente y el partido llegaba a su último cuarto 61-53.

Comenzaban los últimos diez minutos de partido con un Real Madrid que quería finiquitar cuanto antes sus deberes. Carroll y Randolph que no habían tenido un buen partido hasta el momento, empezaron a estar finos en ataque y los blancos se conseguían poner con una ventaja de 12 puntos en el marcador. El base visitante, Wilbekin aparecía cuando más le necesitaba su equipo y conseguía igualar un partido al que le esperaba un final con la tensión propia de unos cuartos de final de Euroliga. Como de costumbre, el héroe del Real Madrid, Sergio Llull, se subía el equipo a sus espaldas y el partido terminaba con un 83-75. Los blancos consiguen de esta forma la primera victoria en una serie de cuartos de final en la que ha quedado demostrado que los chicos de David Blatt no van a regalar nada al equipo de Pablo Laso.