Por | Twitter: @Guille_Galindo | 19 abril, 2017
Cavs
Cavs antes del partido, por Erik Drost (CC)

Han llegado los Playoffs. Ha llegado la hora de ponerse serio. Y los Cavs han dejado atrás unos dos meses nefastos de final de regular season para volver a activarse en la parte crucial de la temporada. Claves eran estos dos primeros partidos de playoffs ante Indiana Pacers para comprobar si la mala racha pasada era un espejismo o es que realmente el equipo no da más de sí. Dos victorias seguidas en The Q han dado tranquilidad a la parroquia de Ohio, pero todavía queda mucho por mejorar.

Porque tanto en el primer duelo, donde los Cavaliers ganaron por la mínima, como en el segundo, los Cavs volvieron a cometer los mismos errores que les han costado más partidos de los esperados a lo largo de la temporada. Errores que bien pueden impedir a Cleveland revalidar el trono de la NBA. Veamos los tres más importantes:

Los problemas defensivos

Los Cavaliers han sido uno de los peores equipos de la competición en rating defensivo en la 16/17. Algo inaceptable para el actual campeón. De momento, el equipo continúa por los mismos derroteros en este aspecto, recibiendo más de 110 puntos de media entre los dos partidos.

Sin ir más lejos, Paul George se fue al descanso en el Game 2 con 18 puntos y un 6 de 9 en tiros. No obstante, el equipo apretó los dientes en la segunda parte, y el dos contra uno que hicieron a la estrella de los Pacers fue fundamental en la posterior victoria. Este hecho, sumado a la entrada de Iman Shumpert, que fue decisivo en tareas defensivas, impidieron al ’13’ de Indiana repetir lo logrado en la primera mitad, anotando tan sólo 4 puntos en el tercer cuarto, lo que le permitió a su rival coger ventaja en el marcador.

Esperemos que este halo de luz y esperanza no se desvanezca, y que por fin veamos a unos Cavs serios atrás.

Grandes ventajas desperdiciadas

Posiblemente sea por exceso de relajación, pero es algo que no se puede consentir. Ya perdieron una ventaja de 26 puntos ante Atlanta Hawks en regular season, que a la postre les costaría el primer puesto en el Este, y ha estado a punto de pasarles de nuevo en los dos partidos que llevamos de playoffs.

En el Game 1, terminaron el tercer cuarto con 8 puntos de distancia. Bien, pues CJ Miles tuvo sobre la bocina la canasta ganadora que hubiera puesto el 0-1 en la serie. Falló, pero no exime de responsabilidad al equipo.

Igual o peor ha sido el Game 2, el cual, tras un gran tercer cuarto, dominaban los Cavs por 18 puntos. A dos minutos de que finalizara el encuentro, la distancia se había reducido a 4. Finalmente LeBron puso punto y final a la historia con un espectacular tapón, pero el problema en los últimos cuartos es evidente, y Tyronn Lue debe corregirlo cuanto antes. Un partido perdido en playoffs puede suponer vacaciones anticipadas.

Sólo anota el Big Three

Kyrie 37, Love 27 y LeBron 25 para hacer un total de 89 puntos. 89 de los 117 que anotaron en total Cleveland Cavaliers en el segundo partido de la serie. Una auténtica barbaridad. Es lógica la dependencia del resto del equipo con respecto al Big Three, destinado a liderar la franquicia. No obstante, eso no quita que sea preocupante la falta de anotación del resto. Que a la larga es necesaria para conseguir anillos.

Tan sólo Deron Williams, que está firmando un buen mes de mayo, se salvó de la quema, con 9 puntos. El resto, cifras muy bajas: Shumpert 5 puntos, Thompson 4, J.R. y Frye 3, y Korver y Jefferson 2. A pesar del rol de escuderos que llevan, sus puntos se antojan necesarios para seguir pasando rondas, especialmente cuando el las tres bestias no tengan un buen día.

El equipo ha mejorado, es obvio, y tiene hambre y ganas de lograr de nuevo el título. Pero, para ello, deberán mejorar (y mucho) en estos tres aspectos.