Por | 18 abril, 2017
jimmy butler
Matt Sisneros (CC)

Los Chicago Bulls se llevaron de forma sorprendente el game 1 de la serie ante Boston Celtics, jugándose éste en Boston, una sorpresa para la gran mayoría de espectadores (incluido un servidor). Si veía cierto margen de éxito en dicho encuentro, venía directamente ligado a una pobre actuación de Isaiah Thomas dado el estado anímico en el que se encontraba, aunque siempre cabía la posibilidad de que revirtiera sus emociones y acabara anotando 50 puntos. Al final, no ocurrió ninguna de las dos cosas (aunque se quedó más cerca de lo segundo). Entonces, ¿cómo pudo Chicago lograr una gesta que se antojaba bastante inalcanzable?

Hay que destacar sobre todo el pobre nivel de prácticamente el resto de los jugadores de Boston, a excepción de Horford y Bradley, y lógicamente no es posible esperar que un equipo de verdad como lo son los de Brad Stevens rindan por debajo de sus posibilidades durante toda la serie. Sin embargo, también hubo ciertas cosas a favor de Chicago que deben aprovechar si realmente quieren cumplir con el objetivo que tanto parecen desear: Eliminar a Boston Celtics de los Playoffs.

Destrozar a Boston bajo el aro

Si algo quedó claro en el primer encuentro de la serie, era que a pesar de que Chicago ya no es ese equipo dominador bajo los tableros como lo era a principios de temporada, sigue siendo lo suficientemente capaz como para controlar con contundencia a uno de los peores conjuntos de la liga en este apartado. Sin duda alguna, el hombre más importante aquí debe ser Robin Lopez, el cual finalizó el primer encuentro con 14 puntos y 11 rebotes, contribuyendo de forma notable a los 20 rebotes ofensivos que lograron los de Fred Hoiberg durante el encuentro. En total, la diferencia en el tablero se tradujo en 17 rebotes, 53 para los visitantes, y 36 para los locales.

¿Por qué es tan relevante esta faceta del juego para Chicago? Principalmente porque no van a conseguir tiros tan claros ni los van a anotar con tanta efectividad como Boston Celtics, motivo por el que van a necesitar contar con todos los lanzamientos que puedan para intentar equilibrar su falta de acierto. En el primer encuentro de la serie Chicago acabó con un 42% en tiros de campo mientras que Boston lo hizo con un 43%, la diferencia recae en que Chicago contó con 6 lanzamientos más, lo que le permitió anotar dos tiros extra que acabaron siendo claves en una victoria por tan solo 4 puntos. Si miramos los otros dos apartados anotadores, Boston intentó 19 tiros libres por los 23 de Chicago, mientras que en el apartado de triples intentó 12 más que los de Illinois, finalizando además con una mayor efectividad (recordemos que Chicago llegó a comenzar el encuentro con un 0/11 en triples). Los de Fred Hoiberg no han sido en toda la temporada un conjunto demasiado fiable de cara al aro, y no van a comenzar a serlo en Playoffs por arte de magia, por lo que deberán centrarse en conseguir todas las oportunidades que puedan para sumar puntos.

Encontrar a “la mano caliente”

Durante el Game 1 hubo un factor determinante que acabó haciendo que el partido decayera del lado de Chicago: El tremendo nivel mostrado por Bobby Portis. Bien, si no podemos esperar que Boston juegue por debajo de su capacidad durante toda la serie, tampoco podemos esperar que un jugador tan joven como Bobby Portis, y con sus primeras experiencias en Playoffs, pueda rendir constantemente de la increíble forma en la que lo hizo en ambos lados de la cancha. Sin embargo, sí que debe ser trabajo de Fred Hoiberg el identificar al jugador que mejor se encuentre en ese momento, y darle rienda suelta en pista. 

Esto es algo que ha estado ocurriendo durante toda la temporada, y durante el mes de marzo fue Nikola Mirotic el jugador que más en forma estuvo junto a Jimmy Butler para forzar la clasificación a la postemporada. Sin embargo, en el primer encuentro de Playoffs, una fecha clave, se vino abajo (oh, sorpresa), con una actuación pésima tanto en ataque como en defensa que le costó ver cómo Bobby Portis hacía lo que en teoría debería haber sido su trabajo. En una plantilla tan irregular como ha sido la de Chicago durante todo el año, hay pocos jugadores en los que confiar ciegamente a estas alturas más allá de Robin Lopez, Jimmy Butler, y desde hace ya unas cuantas semanas Rajon Rondo, y es por ello que Fred Hoiberg no debe dudar en otorgar minutos extendidos a los jugadores que mejor rendimiento demuestren en el momento, pues será determinante para poder competir con unos Boston Celtics que a buen seguro lograrán volver a encontrarse a sí mismos.

Jimmy Butler en modo LeBron James

Lógicamente, si Chicago quiere tener alguna oportunidad de seguir apretando en esta serie, necesitan que Jimmy Butler rinda al 120%. Tras el partido de la otra madrugada, Dwyane Wade vio reflejado en Jimmy Butler el trabajo que LeBron James hizo en 2009 con Derrick Rose y los propios Chicago Bulls, encargándose de “conseguirnos 30 puntos, y entonces ir y defender al tío que anota 30 puntos”. Obviamente, defender a Isaiah Thomas durante toda la noche y luego intentar anotar 30 puntos es un absoluto suicidio dada la velocidad a la que juega el base de Boston. Sin embargo, sí que es algo que debe ocurrir en ciertos momentos del encuentro:

Tal y como refleja el periodista Kelly Scaletta, Jimmy Butler defendió en un total de 7 posesiones a Isaiah Thomas, anotando éste únicamente 4 puntos. Como siempre, con los grandes anotadores como Isaiah Thomas, no importa lo que hagas, no vas a poder evitar que anoten 30 puntos si realmente desean hacerlo, sin embargo, sí que puedes dificultarle la tarea, o reducir su efectividad como fue este caso, si colocas a tu mejor hombre sobre él, y éste tiene la motivación suficiente como para enfrentarle cara a cara sin miedo. En resumen, los Chicago Bulls van a necesitar al Jimmy Butler más Jimmy Butler de toda la temporada si realmente desean seguir con este extraño juego en el que han entrado al desafiar a un equipo que, sobre el papel, es considerablemente superior a ellos.

  • Txingudi

    Más alla de lo paranormal que resultó el tema reboteador en el primer partido, las opciones de BULLS pasarían por encontrar de una vez un patrón de juego Redden. Simplemente aludir a que un jugador meta todas, o a que Butler se multiplique hasta el infínito me parecería arrodillarse a rezar y esperar un milagro. Probablemente no suceda tal milagro.
    Personalmente creo que los Bulls deben olvidar de una vez el mito del triple y trabajarse los indirectos para potenciar la media distancia, que es donde residen sus virtudes. Por supuesto encomendarse a RONDO y que este sea capaz de marcar un ritmo defensivo básico para sobrevivir a los Celtics. Y por supuesto no abandonar el doble poste en la rotación, con agresividad, pero doble poste. Tampoco vería mal que Mirotic jugase minutos de 3, pero esto sin trabajo previo de pizarra no lo veo. No creo que HOIBERG vaya a evolucionar para nada en todo esto. Opino que se va a encomendar sin más a los veteranos y punto. Favoritos los Celtics. Incluso palando esta noche y colocando el 0-2, favoritos los Celtics-

  • JCarlos

    Bueno,no fue tan sorprendente,los Celtics llevan todo el año con esa irregularidad,sobre todo cuando paran y estan un poco desconectados,necesitan jugar mas a menudo,estar mas en caliente,y otro problema que han tenido es el rebote,han perdido y han dado muchas segundas oportunidades,pero eso ha pasado bastantes veces esta temporada,es tiempo de hacer ajustes,de centrarse y creo que para los Orgullosos Verdes todo va a ir bastante mejor,espero que no se pongan nerviosos por perder el factor cancha.