Fuente: Raptors Debate

Marquese Chriss mejora su producción desde el All-Star

El rookie evidencia su mejora en varios apartados

marquese chriss
Fuente: Raptors Debate

Desde el parón del All-Star Marquese Chriss recibe más minutos por el cambio de rotaciones en Phoenix. Earl Watson le utiliza como ala-pívot principal e incluso como único interior en largos tramos de partidos. Como consecuencia, Chriss mejora sus números y es el jugador más sólido del equipo en el último mes.

Un inicio complicado

Tras una pretemporada muy buena, en la que fue el rookie con mejores números junto a Joel Embiid, Chriss comenzó por delante de Dragan Bender en la rotación, como ala-pívot suplente. Pero esto apenas duraría siete partidos, en los que jugó 13 minutos por encuentro y dejó porcentajes y números muy pobres.

Watson quiso compensar las dos unidades y mandó a Jared Dudley al banquillo, para que Chriss fuese el titular. Sus minutos aumentaron, aunque no demasiado, y sus problemas de faltas le mandaban rápidamente a pedir el cambio. También dejaba flashes de su talento y, de vez en cuando, buenas actuaciones.

Año nuevo, nueva oportunidad

Con el inicio de 2017 Chriss se confirmaba como un jugador efectivo, especialmente en defensa, donde más sufren los Suns, y Watson le recompensaba con cada vez más minutos. Sufre, desde luego, contra grandes jugadores, pero cada vez su defensa deja mejores sensaciones.

En ataque sus números seguían siendo bajos, con malos porcentajes, y en rebote mostraba sus carencias en el box out. Un jugador que ataca bien el rebote ofensivo por su físico, pero que debe mejorar su trabajo atrás.

Desde el All-Star

Con Tyson Chandler en el banquillo, Chriss es el principal interior. Bender sigue recuperándose tras su operación, Alex Len deja sensaciones ambiguas y Alan Williams continúa con el trabajo sucio. Lo que deja a Chriss como el principal interior de los Suns desde finales de febrero.

Desde entonces se le ve mucho junto a Len o Williams en pista, como stretch-forward, o como la pasada madrugada contra Miami Heat como único interior. Sus problemas con el rebote defensivo son evidentes, mientras en ataque mejora mucho sus porcentajes, controla mejor las faltas y defiende cada vez de forma más efectiva.

  • Antes del ASG: 7.6 puntos y 3.5 rebotes, con un 42 por ciento en tiros de campo, 29 en triples y 63 en libres, en 19 minutos por encuentro.
  • Después del ASG: 12.9 puntos, 5.4 rebotes, con un 54 por ciento en tiros de campo, 44 en triples y 62 en libres, en 27 minutos por encuentro.

Por supuesto con más minutos se consigue inflar estadísticas, pero en el caso de Chriss las sensaciones son cada día mejores. Ahora falta por ver cómo desarrolla su juego y su físico durante las próximas temporadas.