Fuente: Bleacher Report

Hasta dónde puede llegar Alan Williams

Energía y compromiso al servicio de los Suns

alan williams suns
Comprometido y enérgico, ese es Alan Williams | Fuente: Bleacher Report

Con la baja confirmada de Dragan Bender para mes y medio la rotación de los Suns va a cambiar. Cierto es que estos cambios no serán drásticos, pero si es una buena ocasión para que Earl Watson de continuidad al jugador más enérgico de la plantilla: Alan Williams.

Para la mayoría de seguidores Williams es un completo desconocido. Formado en la universidad de Santa Barbara (máximo reboteador de la NCAA), no fue elegido en el Draft de 2015 y se marchó a jugar a la liga china. En la CBA terminó como máximo reboteador.

Los Suns sorprendieron y le firmaron un contrato de diez días el pasado marzo. Pero sorprendieron más aún cuando, sin apenas jugar, llegaron a un acuerdo por varias temporadas. Alan Williams no sumó casi minutos pero se ganó a los aficionados con sus celebraciones desde el banquillo y su compromiso. Un chico nacido y criado en Phoenix que cumplía su sueño de jugar para el equipo de su ciudad.

Compromiso, rol e influencia en el vestuario

El perfil de Williams a pesar de su rendimiento en la NCAA le dejó como undrafted por ser un interior bajito, poco atlético y con claras limitaciones en ataque. No tiene tiro, ni grandes movimientos al poste, ni velocidad para correr la pista.

Sin embargo Williams compensa todas esas carencias con un trabajo brutal en cancha. Un jugador muy enérgico, que contagia a sus compañeros, y que cuando tiene minutos deja buen rendimiento. Tiene muy claro su rol, sabe que es de los últimos jugadores de la rotación, pero cuando juega se deja la piel.

A pesar de la poca importancia que tiene en el desarrollo de los partidos Big Sauce se ha ganado no solo a los aficionados sino al equipo. Desde el minuto uno los comentarios de sus compañeros acerca de como Alan mejora la química del grupo fueron muy positivos. Un jugador que hace equipo.

Muestra pequeña, pero gran rendimiento

Pero, ¿y qué pasa cuando juega? Williams sorprendió a los aficionados cuando en el último partido de la pasada temporada dejó un doble-doble de 14 puntos y 12 rebotes, junto con tres tapones, en 22 minutos de juego. Claro que era el último partido de la campaña ante unos Clippers que no se jugaban nada y que dieron descanso a sus piezas importantes.

Esta temporada Alan Williams es, como se esperaba, el último jugador de la rotación. Solo la presencia de Derrick Jones Jr., que juega más en la D-League, y ahora de Ronnie Price con contrato de diez días evitan que Williams sea el último reserva.

El rendimiento del interior es cuanto menos sorprendente. Si bien la muestra es muy limitada y genera dudas, la estadística y las sensaciones son muy claras: todo apunta a que Williams es un jugador al que se le podría sacar más provecho.

Ante los Bulls sumó el cuarto doble-doble de su carrera (tercero de la temporada) y salió el siguiente dato a la luz: cuando juega más de 17 minutos siempre consigue doble-doble. Dato reducido pero que muestra su eficiencia.

Esta temporada solo ha jugado más de 10 minutos en cinco ocasiones:

  • 25 minutos vs Pacers: 15 puntos, 15 rebotes, dos robos y un tapón.
  • 23 minutos vs Bulls: 14 puntos, 11 rebotes y cuatro tapones.
  • 23 minutos vs Sixers: 12 puntos, 11 rebotes, cuatro tapones y dos robos.
  • 16 minutos vs Wizards: cinco puntos, ocho rebotes y un tapón.
  • 10 minutos vs Rockets: dos puntos, cuatro rebotes y un tapón.

¿Qué tipo de jugador es?

La duda es hasta donde puede llegar Williams. Dentro de sus limitaciones muchos creen que debe absorber mucho más tiempo de juego, otros dejarle en este rol pero con algo más de regularidad y algunos incluso le valoran como titular.

Pero con una muestra tan pequeña es imposible saber lo que puede ser Alan Williams. Lo que está claro es que su energía y compromiso (tanto con el equipo como con la ciudad) son del más alto nivel. Ahora con la lesión de Dragan Bender Earl Watson tiene la opción de turnarle con Jared Dudley y ver qué puede ofrecer con más continuidad.