Por | Twitter: @muertedeatenas | 11 Enero, 2017
Ed Davis
Ed Davis, sin minutos en los Blazers/ ESPN

Terry Stotts sigue buscando respuestas para un equipo que, de momento, está rindiendo muy por debajo del nivel esperado. El último ejemplo está siendo Ed Davis, que ha pasado de ser parte imprescindible de la rotación para el entrenador de Blazers el año pasado, a prácticamente desparecer de la ecuación a partir de las Navidades.

No es un secreto para nadie que la defensa de es la gran debilidad de Portland; no sólo son 28 en la liga en puntos concedidos por partido con 111,5, son los peores en rating defensivo con 113, por debajo de equipos en completa reconstrucción como los Nuggets, Lakers o Nets. Estas cifras representan un claro descenso de los ya mediocres números de la 2015/16, donde los Blazers fueron capaces de meterse en los Playoffs a pesar de dicha defensa. Portland tuvo el 21er rating defensivo con 108, marca que si bien dejaba que desear, era bastante mejor que lo visto en lo que llevamos de año. Uno de los pocos jugadores que ayudaba a mantener a flote la retaguardia de los de Stotts era Davis, firmado el verano pasado procedente de Lakers y que desde el principio se convirtió en el mejor defensor interior. Con él en pista los Blazers concedían 3,7 puntos por cada 100 posesiones menos, que aunque pueda parecer poco era el mejor registro, y con diferencia, entre los regulares.

No sólo las estadísticas avanzadas respaldaban la labor de Davis, sino que Stotts tenía tanta fe en él que mandó a Meyers Leonard al banquillo para que pudiera esconder sus deficiencias defensivas emparejado con el ex de North Carolina. Davis permitió a Leonard jugar abierto en ataque como cuatro pero permanecer cerca del aro en defensa mientras él se encargaba de patrullar el perímetro. Sólo cuatro jugadores de entre la rotación de Blazers en 2015/16 estuvieron por encima de la media en la NBA en defensa, aunque Maurice Harkless y Al-Farouq Aminu apenas superaron esa barrera. Davis fue el segundo mejor, con 2,5 +/- defensivo, que es una estimación de basketball-reference.com sobre los puntos defensivos por 100 posesiones que un jugador contribuyó por encima de la media. Sólo Mason Plumlee le superó. El pívot titular de los Blazers también fue el único por delante en defensive win shares, con 2,7 por las 2,2 de Davis, pero en muchos más minutos.

Su valor, sin embargo, no se reducía sólo a sus aportaciones defensivas. Portland fue el tercer mejor equipo en rebotes ofensivos en toda la liga el año pasado, promediando 11,6 por encuentro y sólo por detrás de Pistons y Thunder. Davis era el principal responsable. Con él en pista los Blazers reboteaban mucho mejor, con un incremento del 3,5% hasta alcanzar un 27,9% de los rebotes ofensivos disponibles. Sólo los Thunder hubieran superado ese registro si lo trasladamos al total de la temporada.

Sin embargo este año Davis no está teniendo el mismo impacto y Stotts ha decidido ir en otra dirección, incluyendo de nuevo en la rotación al joven Noah Vonleh en su lugar. Cuanto menos sorprendente debido a la falta de desarrollo del ex de Hornets en su tiempo en la liga, lo que sí es cierto es que las prestaciones de Davis han caído, y la caída en rendimiento del ala-pívot natural de Washington D.C. es una de las razones por las que la defensa de los Blazers es incluso peor que en la temporada pasada.

Davis avisó al cerrar el curso pasado de que ganar algo de peso le ayudaría a defender en el poste bajo, y llegó a la pretemporada pesando casi siete kilos más, que de momento no le han ayudado y han lastrado la movilidad que le hizo fundamental en el esquema del entrenador Stotts: Portland es 1,8 puntos por 100 posesiones mejor en defensa con Davis en el banquillo. El registro en sí no es demasiado alarmante considerando al resto de la plantilla, pero sí si tenemos en cuenta que los Blazers necesitan de Davis en retaguardia y sus contribuciones en ataque son muy limitadas como para compensar la falta de producción en el otro lado.

Portland está tratando de mantenerse vivo en la lucha por los Playoffs con un récord de 16-23 y Stotts ha decidido recortar los minutos de Davis desde que Aminu volviera a la titularidad el 22 de diciembre contra Clippers, algo que se ha agravado en los últimos días. Davis no jugó en la victoria en casa contra Kings el día 28 y tampoco en la derrota en Oakland contra Warriors el 4 de enero ni en la derrota en doble prórroga en casa contra Pistons el domingo. Vonleh todavía no se ha convertido en el tipo de jugador muchos querían cuando salió de Indiana en la universidad, pero este año en limitados minutos está siendo de momento uno de los positivos en defensa. Leonard, a pesar de que los números dicen lo contrario, aporta otras cosas en ataque que, por ahora, le hacen más apetecible a Stotts.

Davis podría perfectamente recuperar su lugar si demuestra que puede tener el mismo impacto que el año anterior, pero con minutos limitados en la rotación interior va a tener que darse prisa. El otro día admitía lo desesperada de la situación de los Blazers, pero volvía a demostrar una vez más su sacrificio para con el equipo aceptando la reducción de su rol:

“El entrenador está en una situación difícil. Tiene que cambiar las cosas. Cuando lo estás pasando mal tienes que encontrar la respuesta correcta. Estoy bien. He estado en esta situación antes. Al principio de mi carrera pasé por cosas así y sé cómo llevarlas con madurez. Voy a ayudar a otros y voy a estar listo cuando me llamen”.

Contra Pistons ante ayer tal vez era complicado usar a Davis contra un entrenador como Stan van Gundy que juega con cuatro claramente abiertos, pero la defensa de Blazers no fue mucho mejor con él en el banquillo todo el encuentro. Con un equipo construido alrededor de un perímetro que no puede defender la única manera que van a tener los de Stotts de recuperar terreno perdido es con las contribuciones del resto.