Por | 2 Enero, 2017
Los Brooklyn Nets necesitan subsanar los conflictos últimamente sucedidos en el vestuario - Nil Alemany (SB)
Los Brooklyn Nets necesitan subsanar los conflictos últimamente sucedidos en el vestuario – Nil Alemany (SB)

Si ya de por sí es difícil en la NBA mantener a cada uno de los jugadores del vestuario en su sitio, en términos de rol y egos, hay que imaginarse esto en un contexto de equipo que no consigue muchas victorias y no ve reflejados sus esfuerzos en mejoras. Los Brooklyn Nets, a pesar de su filosofía de mantener todo en secreto y bajo llave, parecen estar teniendo problemas en el vestuario, que los mismos integrantes de la plantilla están intentando solucionar.

El New York Post fue el encargado de sacar la noticia a la luz, citando unas declaraciones de Sean Kilpatrick tras la vergonzosa derrota ante los Washington Wizards:

“Cuando sales a la pista así, eso es lo que va a pasar, especialmente cuando estás fuera de casa. No puedes hacer eso. Hubo un montón de conflictos verbales de ida y vuelta entre unos y otros en vez de jugar juntos, y esa no es la manera de ser un equipo”.

Es bastante obvio que la frustración debe ser bastante grande para un equipo que no consigue respuestas en pista y que posee un balance de victorias y derrotas abultado en sentido negativo. Y esto no iba a ser menos para los Brooklyn Nets, aunque nadie se esperaría conflictos de unos profesionales que están haciendo su trabajo. Para garantizar la tranquilidad, Brook Lopez también habló sobre este tipo de peleas, y aseguró que ha sido tratado por los compañeros de equipo:

“Fue en el vestuario. Lo solucionamos. Es importante que tenemos respeto por cada uno de nosotros y que tengamos la habilidad de responsabilizarnos entre nosotros. Fue frustrante. Fue un partido frustrante y emocional, y los chicos solo se desfogaron. No sé si fue necesariamente correcto o quién dijo qué, pero la cosa importante es que ocurrió“.

Otro punto de vista distinto encontramos en Kenny Atkinson, el entrenador de la franquicia neoyorquina. Es cierto que hasta el momento en la prensa especializada y los compañeros de equipos se mostraba cierta preocupación por lo ocurrido, pero el coach no concibe que las peleas sean algo malo:

“No creo que el conflicto sea malo. No voy a concertar una reunión de equipo solo porque dos integrantes del equipo hayan peleado. Soy un entrenador que abraza el conflicto. Tenemos peleas en la sala de vídeo, algunas brutales a veces”.

La preocupación principal para los Brooklyn Nets debe ser subsanar dichos roces en el vestuario, ya que no son precisamente un equipo que pueda permitirse contener muchos egos en la plantilla. Una vez solucionado el tema, el entrenador y GM tendrán vía libre para seguir centrándose en el espectacular proceso de reconstrucción que están realizando.